Tendencias

Copas menstruales: una alternativa ecológica

copas menstruales

Son económicas, higiénicas, cómodas y duraderas, una opción favorable para el ciclo menstrual.

Es una preocupación para las mujeres todos los meses tener toallitas higiénicas, compresas o tampones debido a que se acerca el periodo menstrual. Una opción que muchas veces genera incomodidad, pues a más de alguna le ha pasado que genera irritación y también se corre el riesgo de que puedan moverse.

También, se debe estar atenta de cambiar cada ciertas horas y, por lo mismo, en el día puedes llegar a usar entre cuatro a cinco dependiendo del flujo menstrual. Además del gasto monetario que se genera mes a mes, también contaminan el planeta irrisoriamente ya que se usa por un breve tiempo.

No obstante, existe un método alternativo logrando mayor comodidad, seguridad, economía, higiene e incluso son ecológicas, hablamos de las copas menstruales. ¿Qué son, por qué adquirirlas y cómo se utilizan? En Nos Magazine te resolvemos estas dudas.

Sí a la copita

La copa menstrual, copa para la regla o copa vaginal es un recipiente de silicona médica que se introduce en el interior de la vagina, al igual que un tampón, manteniendo todo el flujo en la copa.

Su material está hecho para que todas las mujeres, aquellas que incluso presentan alergias, puedan usarlo. La razón: no se utiliza ningún aditivo químico que afecte al organismo.

A diferencia de los métodos convencionales, la copa menstrual se puede usar hasta 12 horas en el interior y tiene un uso ilimitado, es decir, puedes quitártela y ponértela las veces que quieras mientras estés en tu ciclo. A penas se termine tu periodo, debes esterilizarla con agua hirviendo, la guardas en su bolsa y ya está lista para la siguiente menstruación.

Además se ahorra considerablemente más que los tampones o toallitas higiénicas, pues su tiempo de vida es de hasta 15 años. Por otra parte, incluyen distintas medidas dependiendo de si iniciaste alguna relación sexual o si has tenido hijos.

¿Por qué preferirlas?

  • Son económicas, solo gastas una vez cada 15 años aproximadamente y ya está.
  • Son ecológicas, son una solución para ser amigables con el medio ambiente.
  • Son higiénicas, pues no debes preocuparte de si te manchaste, además cada vez que finaliza tú ciclo debes esterilizarla.
  • Puedes llevarla hasta 12 horas, en cambio el método convencional debes estar atenta en cambiarte seguido.
  • No absorben la humedad vaginal, pues a diferencia de los tampones que sí lo hacen, la copa no reseca.

¿Cómo aplicarlas?

Siempre debes tener en cuenta que depende de cómo sea más cómodo para ti, es por eso que existen distintos métodos para introducir, solo debes sentirte cómoda y descubrir cuál técnica es mejor.

Una técnica que muchas utilizan es sentarse en el inodoro con las piernas abiertas, doblar la copa como se muestra en el embalaje, colocar la copa doblada en la vagina y girarla para asegurarse que está encajada.

Cuando quieras vaciarla, debes sentarte otra vez en el inodoro, insertar el dedo índice por un lado para quitar el vacío y facilitar su extracción, halarla y listo.

Un método que invita a olvidar los tampones y  toallitas, siendo una alternativa adecuada para el medio ambiente y tu comodidad en este proceso natural.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar