Taller para Padres

Mamá, papá… ¡Quiero ser youtuber!

Mamá, papá… ¡Quiero ser youtuber!

Más de alguna vez tu hijo o hija te pidió el celular para ver vídeos en YouTube que muestran cómo niños o adultos abren nuevos juguetes, hacen slimes o se realizan la captura de pantalla del computador mientras juegan su videojuego favorito. Canales de YouTube tan diversos que, probablemente, han inspirado a los niños a querer grabarse. Pero ¿qué hacer ante esta tendencia? Suscríbete en esta nota  para saber qué responder cuando te digan que su sueño es ser youtuber.

Según la encuesta Forbes, Ryan fue el youtuber que más dinero ganó en 2018 (22 millones de dólares) con su canal Ryan ToysReview Se trata de un niño estadounidense de siete años, quien se graba abriendo juguetes y jugando con ellos, lo que le ha generado alrededor de 17 millones de personas suscritos en su canal.

Y es que estos videos son tendencias para los más pequeños de la casa. Así lo asegura la primera Radiografía Digital a niños y jóvenes de 5 a 17 años, elaborado por VTR en 2018, donde lo que más hacen los niños es ver videos con un 36 %, incluso la muestra indicó que el youtuber chileno Germán Garmendia es el favorito con un 24 % de las preferencias.

Los videos que los niños y niñas buscan en Internet son variados: juguetes, videojuegos, manualidades o simplemente ven a influencers, lo que ha inspirado a muchos a manifestar: ¡Mamá, papá, quiero ser youtuber! Pero ¿qué hago si mi hijo o hija me dice que desea tener un canal de YouTube?

Alicia Saavedra, psicóloga talquinaAlicia Saavedra, psicóloga talquina especializada en clínica infanto adolescente, recomienda que, en primera instancia, los padres y madres deben informarse sobre lo que significa ser youtuber. Después de tener claro eso, se les pregunta a los niños qué es ser youtuber para ellos y, a partir de ahí, pedirles que les expliquen para qué, con el fin de indagar si será un pasatiempo o lo están pensando como un trabajo a futuro.

“Si como padre o madre estoy comprometido con el desarrollo emocional de mi hijo o hija y quiero que experimente en el mundo de la tecnología, entonces debo ser lo suficientemente responsable para asumir el rol de acompañarlo en esa experiencia. Supervisar los videos que sube, quiénes son sus seguidores y qué tipos de comentarios responderá”, comenta.

No obstante, si como adulto decido que no sea youtuber por temor a la exposición, la psicóloga aconseja que la mejor forma de comunicárselo es conversando cara a cara: “Buscar un momento tranquilo y plantearlo desde la preocupación que les genera que él o ella se exponga en las redes sociales. Mostrarle las ventajas y desventajas, explicarle que están conscientes que la decisión le genera una emoción incómoda, pero que ustedes como papás tienen que velar por su bienestar”.

En ese sentido, es esencial no terminar la charla con un “porque yo digo que no” o “yo soy quien manda”, pues las negativas siempre son vividas como frustraciones en los niños, por tanto es importante conectar con esa emoción, calmarle y contenerle. “Si veo que mi papá o mamá está interesado en mis gustos, conecto, sintonizo con él o ella, porque nos une un objetivo en común”, señala Ps. Alicia.

Ventajas y desventajas

Según la psicóloga una ventaja de ser youtuber es el tiempo que comparte la mamá o el papá con su hijo, pues son los mediadores, son ellos quienes guiarán el aprendizaje y acompañarán al niño o niña. Mientras que la desventaja radica en que, si no se realiza la supervisión y/o acompañamiento adecuado, la persona queda expuesta a muchos factores de riesgo, por ejemplo, comentarios mal intencionados, críticas negativas, acceso libre a que cualquier persona pueda conectarse con su hijo o hija, revisar material o información no apta para su edad y replicarla. “Todas estas cosas conllevan a una baja autoestima, inseguridad en la toma de decisiones, vergüenza, frustración, entre otras características. Pero ojo, esto ocurre si no se realiza el acompañamiento adecuado”, finaliza la especialista.

“Típico shileno”

Uzziel Misle, más conocido como “Típico shileno”, es un joven chillanvejano que partió en 2012 subiendo videos de música, en 2014 empezó a grabarse, pero su punto clave fue en 2015. Actualmente graba videos con su primo, Uzziel Padilla, en su canal de YouTube “Típico shileno”, que cuenta con 881 mil suscriptores.

“Llegó un momento que subimos un vídeo titulado Colegio v/s universidad y causó furor, subieron las visitas, suscriptores y ahí pensamos que mucha gente le gustaba, entonces nos dimos cuenta que podíamos hacer esto”, cuenta Uzziel sobre su comienzo.

Respecto a la experiencia que ha adquirido durante estos años declara que le ha servido para aprender a editar videos, hablar mejor, fomentar su creatividad y también para salirse de su zona de confort: “Es como una autoterapia lo que hacemos, nos alimenta mucho espiritualmente”.

Un consejo que da a los niños y niñas que desean seguir su camino es que en “Internet hay ventajas y desventajas, puede que lo vea su tía como también un desconocido, entonces se expone a que le pueden hacer memes, escribir cosas negativas, como también cosas positivas, y un niño quizás no va a saber manejar eso. Pero también está el lado bonito, se aprende harto, si hay niños más retraídos, el hecho de soltarse en la cámara, también los ayuda como persona”, señala Uzziel.

Por último, el chillavejano deja en claro que cualquier persona puede ser youtuber. Están los que se graban recorriendo el mundo, otros hablando solo con la cámara, también los tutoriales de cocina o de ejercicios matemáticos, incluso hay algunos que se registran leyendo. Está claro que YouTube es una multiplataforma para una variedad de gustos que, en el caso de un niño o niña, debe ser supervisada.

 

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar