EntrevistaLo nuevoTaller para Padres

“El juego cumple un papel fundamental en el proceso de aprendizaje de los niños”

Vania Riquelme Soto, Magíster en Educación Inclusiva

En tiempos de pandemia y de confinamiento en casa, las familias no solo se han debido organizar con los deberes laborales o escolares, sino que también con actividades que velen por el bienestar y desarrollo integral de los más pequeños de la casa, sobre todo, de quienes presentan Necesidades Educativas Especiales (NEE). En torno a esta realidad, cabe preguntarse ¿Están las familias preparadas para asumir esta responsabilidad?

Vania Riquelme Soto, Educadora Diferencial y de Párvulos, Magíster en Educación Inclusiva y docente del Centro de Formación Técnico Santo Tomás Los Ángeles – en las carreras Técnico en Educación Parvulario y Técnico en Educación Especial-, en entrevista entrega pautas a los padres, respecto de cómo llevar a cabo esta tarea pedagógica en casa.

Estando en casa ¿en qué tipo de actividades necesitan invertir tiempo los padres de niños con NEE, que les permita a ambos vincularse emocionalmente?

Es importante hacer de estos tiempos complejos, momentos agradables y que los padres puedan enseñar a sus hijos de una manera distinta, más lúdica, con menos estrés.

Frente a esta nueva realidad, donde los padres deben asumir un rol para el que no están preparados es dónde el juego cumple un papel fundamental en el proceso de aprendizaje de los niños y especialmente en aquellos que presentan NEE.

¿Pero sabrán los padres cómo jugar con sus hijos y usar las herramientas adecuadas de acuerdo con su edad?

Lo que debemos saber es que existen distintos tipos de juegos por cada etapa del desarrollo de los niños y en cada una de ellas adquieren un aprendizaje distinto, por ejemplo: en el juego funcional alrededor de 0 a 2 años el niño explora, juega con sus juguetes de causa/efecto y es en estos momentos, donde aprende a concentrarse, a pensar y desarrolla su creatividad.

De los 3 a 6 años, el niño da vida a los juguetes e imita a los adultos. Según las personas que participan encontramos también los juegos individuales y grupales, los primeros son importantes para el desarrollo personal, pero hay que poner atención en los tiempos de aislamiento que pueden tener en juegos de pantallas. Por otra parte, tenemos los juegos grupales o de reglas, donde aparece el agrado por la compañía, se reflejan las relaciones interpersonales donde existen normas, cooperación e interacción y el sentido competitivo.

Complementario a lo anterior, el juego de construcción es transversal a todas las etapas. Potencia la coordinación visomanual, mejora la motricidad fina, aumenta la capacidad de atención concentración, estimula la creatividad y el juego con otros.

¿Cómo es esto en el caso de los niños con necesidades educativas especiales?

Ahora llevándolo al plano de nuestros niños con necesidades educativas especiales, como aquellos que presentan Síndrome de Down o déficit intelectual a los cuales se les dificulta el lenguaje, o la construcción de ideas y pensamientos porque tienen un bajo vocabulario, es necesario buscar que el niño nos imite o siga instrucciones. Se debe acentuar las sílabas de las palabras para que puedan discriminar los rasgos acústicos de los sonidos y así puedan ampliar el número de palabras que expresan. Para ello podemos jugar al “veo veo” con tarjetas de imágenes para descripción, memorices por categorías, juegos de roles, dramatizaciones, karaokes, juegos de resolución de problemas cotidianos, como, por ejemplo, “si me pasara esto… ¿qué haría?”

También es importante trabajar la psicomotricidad fina, a través de juegos de encajar, trasvasije, lanzar, pulgas locas, la pesca milagrosa, enroscar tuercas a pernos de distintas dimensiones, etc.

¿Qué juegos recomiendas para niños que presentan trastornos del lenguaje?

Con aquellos niños que tienen dificultad para organizar mentalmente la producción de sonidos, frase y oraciones, debemos modelar los enunciados mal estructurados u omitidos por el niño poniendo el énfasis prosódico a los tipos de palabras que le dificultan, ya sea nexos gramaticales, conjugaciones verbales y usos de pronombres. Para ello recomiendo jugar a las rimas, contar silabas con material concreto, incluso con sus propios juguetes; también formar palabras en cadena, ludo de palabras con estaciones, alargar oraciones agregando una palabra cada vez, juegos de soplos con bombilla o pelotitas de plumavit, juego de gestos, etc.

¿Y para los menores que presentan trastorno de déficit atencional con o sin hiperactividad?

En este caso, para quienes presentan dificultad en la capacidad de autocontrol, impulsividad, atención-concentración, planificación y organización es importante trabajar con juegos grupales o de reglas, tales como “el nervioso”, en el cual cada integrante tiene una cantidad de naipes y comienzan a contar de manera secuencial. Cuando coincida el número con la carta, gana el primero en taparla con la mano. Con este juego se trabaja la atención-concentración y el niño está atento a sus cartas, las de sus compañeros y a la secuencia numérica.

Otros juegos son los de construcción como jenga, legos o de destreza, en el cual el niño debe encajar en un tiempo determinado una cantidad de figuras geométricas antes que se cumpla el tiempo. Se trabaja la percepción viso espacial, concentración, atención, perseverancia y confianza, la misma función cumple el juego bop it. También ayudan otros tipos de juegos individuales, como rompecabezas, encontrar diferencias, hacer mapas para encontrar el tesoro y así trabajar la capacidad de planificación y organización.

¿Qué juegos aconsejas realizar con menores que presentan Trastorno del Espectro Autista (TEA)?

Para niños que tienen dificultades en el lenguaje y la comunicación social es muy importante la interacción. En estos tiempos son los padres los protagonistas del modelaje social positivo que quieren que sus hijos aprendan. Esto, a través de los diferentes juegos y poder reforzar la comunicación, compartiendo intereses, estableciendo contacto visual, enseñando a escuchar y saludar, también despedirse, preguntar cómo estás, tomar turnos, y trabajar la empatía. Acá les menciono algunos juegos que pueden realizar:

El Juego funcional y el juego simbólico, como “la hora del té”, jugar juegos de roles como “el supermercado” con cajero/cliente, o el doctor/paciente. Es importante que intercambien roles, ya que con este tipo de juegos trabajan la comunicación, habilidades sociales como cortesía y resolución de problemas.

Cuándo presentan intereses restringidos, como los dinosaurios, Pokemón, se deben involucrar al juego, pero con una intención funcional, por ejemplo, ¿se enfermó Pikachu?, ¿qué podemos hacer?

Otros juegos de interacción social, “la momia”, “el monstruo de las cosquillas”. Es fundamental que durante el juego se expresen emociones, como sentir dolor y se realicen acciones como acostarse, examinar, poner inyección, intentar que el juego imite las acciones reales.

¿Qué mensaje puedes entregar a las familias respecto de la importancia del juego?

Que el juego no es una pérdida de tiempo, por el contrario, a través de él nuestros hijos tienen la posibilidad de aprender de una manera divertida que les permite investigar, manipular y explorar teniendo una mayor comprensión del mundo que los rodea. Por otra parte, desarrollan sus habilidades motrices, sociales, se vuelven más autónomos y adquieren normas y valores.

Si lo comparamos con las exigencias de la educación formal, donde los estudiantes en las aulas deben desarrollar sus capacidades de forma integral adquiriendo aprendizaje en distintos ámbitos tales como lo moral, espiritual, afectivo y físico podemos percibir que el juego desarrolla los mismos ámbitos que la educación formal, de tal manera el juego se torna una herramienta esencial en el desarrollo de habilidades, en especial en estos momentos de confinamiento y no solo para nuestros niños con NEE, sino también para fortalecer los lazos afectivos en todos los miembros de la familia.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar