Sin categoría

Quincho Purísima. Una apuesta diferente para cualquier panorama familiar

El matrimonio compuesto por Hernán Eguiluz y Valeria Jobet -propietarios de la Casa del Peluquero en Talca- apuesta por entregar en un espacio natural a 10 minutos de la capital maulina, un centro de eventos que puede ser utilizado como zona de recreación y entretención con un concepto diferente: aprovechar el entorno rural convirtiéndolo en toda una experiencia para los niños gracias a una pequeña granja animal, pero también para el resto de la familia debido a la completa infraestructura y servicios que es capaz de ofrecer.

Hernán Eguiluz y Valeria Jobet son dueños del Quincho Purísima, un proyecto que se está recién iniciando y que busca renovar los panoramas familiares cotidianos.

El matrimonio de empresarios, dueño de la Casa del Peluquero en Talca, aspira posicionar esta iniciativa como una propuesta que incentive a las familias a dejar de lado los típicos panoramas que se priorizan en la ciudad.

¿Cómo? Desarrollando un concepto único e innovador para la ciudad de Talca que considera brindar a la familia, y especialmente a los niños, entretención de forma distinta gracias a la infraestructura y los servicios que los clientes pueden encontrar en este centro de eventos.

“Son 10 mil metros cuadrados de terreno que están a orilla de camino en un sector muy tranquilo que se llama Purísima, en un entorno muy campestre. Allí construimos este quincho donde también tenemos una pequeña granja animal, entonces queremos darle ese concepto, asociado a este pequeño parque porque en Talca no existe esto y ahí podemos diferenciarnos, siendo muy flexibles, además, en los servicios que entregamos, trabajando de día en cumpleaños de niños con la granja animal y de noche también con distintos tipos de fiestas y celebraciones. Sabemos que a la gente le gusta salir y aquí hay una alternativa diferente a 10 minutos de Talca con un concepto muy atractivo”, señala Hernán Eguiluz.

En efecto, la idea es entregar diferentes opciones para distintos tipos de eventos, el que el cliente necesite, pero todo en un amplio entorno natural, diferenciándose de otros panoramas que se dan en recintos más cerrados y con menos espacios. Así, la idea de Hernán y Valeria es clara: ofrecer un lugar cálido que sea la prolongación de la casa donde, especialmente los niños, puedan tener contacto con la naturaleza.

PROLONGACIÓN DEL PATIO

¿Cómo surgió este proyecto? Valeria cuenta que a Hernán le gusta mucho compartir con sus amigos y que la familia disfruta del aire libre y de los animales. Por ahí se fue configurando la idea de contar en un lugar cercano a Talca con un espacio donde hacer asados y poder tener perros, gallinas, patos o conejos. “Todo lo que no podemos tener en el patio de la casa”, precisa Hernán.

Así adquirieron este terreno de 10 mil metros cuadrados ubicado en el kilómetro 7 del camino Las Rastras, en el sector de Purísima, muy cerca de Talca, donde Hernán comenzó la construcción de este quincho que sin darse cuenta se convirtió en un centro de eventos y en una idea de negocio.

“Tenemos dos niños y en nuestra casa no podemos tener un perro o un quincho para recibir a mis amigos, entonces compramos este terreno justamente para hacer la extensión de la casa, poder tener animales y que nuestros hijos tuvieran contacto con la naturaleza y el campo. La idea nació para los niños, con juegos, una piscina, un quincho, que al final terminó siendo un centro de eventos”, dice Eguiluz.

El empresario agrega que, de hecho, los niños nunca habían visto gallinas, por ejemplo, y que se asustaban las primeras veces, pero que ahora van al gallinero, las toman, les hacen cariño y sacan los huevos. “Es distinto el contacto que tienen los niños hoy con el campo. Se ensucian, se embarran, juegan con los cuatro perros que tenemos. Vamos todos los días a entretenernos y lo pasan excelente”, enfatiza Hernán.

“Uno como padre quiere que los hijos crezcan sanos, que compartan con la naturaleza, que tengan contacto con los animales, porque eso va generando un ambiente distinto en su crianza. La gente entendida en salud infantil siempre limita el tema de la televisión y que los niños se desarrollen más en el exterior porque eso tiene muchos beneficios, se enferman menos y son más creativos. Todo eso que pensamos para nuestros hijos, lo fuimos trabajando y se convirtió en este proyecto”, complementa Valeria.

CARACTERÍSTICAS Y SERVICIOS

De esta manera, lo que partió como un proyecto familiar, hoy tiene 300 metros cuadrados de construcción distribuidos en un quincho exterior e interior que utiliza las mismas campanas y que permite usar esta infraestructura tanto en invierno como en verano, una suite completamente equipada, una piscina de 6 x 12 metros y una granja animal, además de amplias áreas verdes y estacionamientos.

“Es un lugar muy de estilo colonial, con puertas y manillas antiguas, con una linda fachada de ladrillo, un portón grande de madera y una piscina con cuatro tipos de luces diferentes que perfectamente puede recibir de 50 a 70 personas. Tiene un quincho interior y otro exterior con parrillas grandes, un salón en altura con ventanales para poder ver la piscina. Hay 5 mil metros cuadrados empastados y el resto de tierra destinado a estacionamientos y al pequeño parque de animales que es algo sencillo pero que no está en Talca”, describe Hernán.

Y es en esa infraestructura y entorno que este matrimonio de empresarios quiere entregar un servicio integral. “Aun cuando nuestro norte son los niños, se pensó en forma bien transversal porque la idea también es darle espacio al público adulto. Si se quiere ocupar para un cumpleaños de niños, un asado con los amigos o un bautizo de día, o si se quiere celebrar en la noche algún matrimonio o una ocasión especial, el Quincho Purísima está disponible”, refuerza Eguiluz.

Para eso, Hernán y Valeria han pensado que es necesario entregar un abanico de opciones de entretención para los clientes con una sola idea, que las personas lleguen solo a disfrutar.

En ese contexto, Quincho Purísima ofrece todo lo necesario para realizar un evento: el local completamente equipado, amplias parrillas, decoración, mantelería, vajillería, refrigeradores, cooler, servicio de preparación de comidas, juegos inflables, paseos en ponys, canchas de fútbol, asados campestres, todo lo cual complementa la oferta de la infraestructura de los salones, la piscina y la granja animal, a lo que se agrega una suite equipada donde los asistentes a cualquier evento pueden hacer uso de ella para descansar, cambiarse de ropa, hacer dormir a los niños, entre otras posibilidades.

“Queremos que, si se hace un cumpleaños, sea un concepto de cumpleaños distinto. Celebrar una fiesta en un lugar así, se transforma en una ocasión diferente, y para los niños probablemente el recuerdo de ello sea más potente. Ese es el concepto”, dice Hernán. “Es una alternativa más campestre para que los niños estén en el fondo conectados con la naturaleza y se desmarquen un poco de actividades como la televisión, por ejemplo. Sacar a los niños de ahí y que disfruten de la naturaleza, que compartan con los animales”, subraya Valeria.

Y es también una opción para los adultos porque la idea es aprovechar el entorno de fiesta. “Eso es lo que quiere poder entregar este quincho, porque acá los papás, en un cumpleaños de niños, tienen la posibilidad de ocupar las instalaciones para disfrutar con los amigos y con la familia. Esa fue la idea principal cuando la pensamos para nosotros, pero que luego decidimos entregarla como un servicio para los papás con este parque animal para los niños, y con la posibilidad de darle al quincho otros usos”, indica Hernán.

PROYECCIÓN

El Quincho Purísima ya fue inaugurado y como esta pareja de empresarios sabe que la gente cada vez está buscando más estos espacios para desestresarse, están confiados que el proyecto tendrá una buena acogida porque hay elementos que los diferencian y los potencian como una opción diferente e innovadora.

“Hay una filosofía, si se quiere, detrás de esta iniciativa, que es pensar esto como la extensión del hogar, con una completa infraestructura donde poder pasar momentos familiares y especiales, con la opción de conectarse con la naturaleza y entregar esa posibilidad especialmente a los niños con esta pequeña granja donde pueden tocar a los animales y conocerlos, en un entorno campestre bien arreglado, con absoluta seguridad como un factor que es importantísimo, y con variedad y complementariedad de los servicios porque cualquier cosa que las personas requieran, la tenemos. En definitiva, que la gente llegue solo a disfrutar de este espacio con la familia o con los amigos”, resume Valeria.

A esto, la empresaria agrega también su declaración de principios. “Nosotros vamos a entregar lo mejor, que esté bien organizado y a ofrecer calidad. Tanto Hernán como yo somos muy exigentes y nos gusta brindar un buen servicio. Eso lo tenemos muy claro, queremos que resulte y que sea un proyecto a largo plazo, que pretendemos ir perfeccionando a medida que la gente lo vaya enriqueciendo con su experiencia. Queremos tener el mejor servicio de centro de eventos con este concepto de quincho familiar como la extensión de la casa”, destaca Jobet.

Dirección: Kilómetro 7 camino Las Rastras, sector de Purísima, Talca – Chile

Teléfono: +56 9 6646 2182

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar