Sin categoría

Michelle Piffaut, diseñadora. “Toda mujer tiene un potencial escondido”

Michelle Piffaut, diseñadora

Desde pequeña supo que el diseño debía ser parte de su vida, pero no cualquier área, sino que el de vestuario, logrando formar su propia marca. Una mujer trabajadora, positiva, energética y, por sobre todo, muy cercana a su familia.  

Es imposible no maravillarse con los diseños de Michelle Piffaut, dueña de la marca que lleva su mismo nombre. Son estilos elegantes, femeninos, con telas exclusivas y siempre con un sello personal. Y es que esta diseñadora angelina, a sus 40 años, ha logrado formar una carrera en el mundo de la moda tanto en Los Ángeles como en Santiago.

Michelle, además de preocuparse de todos los detalles del vestuario, también realiza un trabajo psicológico con cada una de sus clientas, tratando de plasmar toda la personalidad de ellas en sus creaciones: “Con mi profesión ayudo a muchas personas, pienso que toda mujer tiene un potencial escondido, siempre hay algo que potenciar, siento que debo buscar lo bello de cada mujer”, confesó.

En una entrevista en profundidad, la diseñadora conversó relajadamente con Nos Magazine sobre su vida, trabajo, familia y sus metas personales.

¿Cómo recuerdas tu infancia?                                               

Una infancia feliz, marcada siempre por mi familia, de harto “choclón” situados en el campo, muy tranquila. También viví temporalmente con mis abuelos, ellos también son parte importante de mi vida, sobre todo mi abuelo materno quien era médico, al igual que mis padres, Fernando Piffaut y Paulina Rivera, ellos siempre me inculcaron que con trabajo y perseverancia todo era posible.

¿Y cómo se fueron desarrollando tus estudios?

Estuve primero en el Colegio Alemán, luego me cambié al Colegio Teresiano y después entré a estudiar, con solo 17 años, Diseño en la Universidad Católica de Temuco, en ese momento era el único centro superior que impartía esta carrera. Mis papás siempre me dijeron “estudias Diseño pero en una universidad, no en un instituto”, así que me fui a vivir a Temuco, era mucho estudio, trabajo y me iba bien, incluso durante mi carrera fui becada por excelencia académica, desde tercero tuve el mejor promedio por lo que me mantuve hasta quinto año estudiando gratis.

¿Por qué diseño?

Michelle Piffaut, diseñadora

Siempre lo supe, de hecho mis compañeras de básica, que ahora son clientas mías, me dicen: “Pensar que llevas 35 años vendiéndome cosas” porque recuerdo que en el colegio vendía ropa para muñecas, así que toda mi vida me gustó y nadie pudo sacármelo de la cabeza. Mis papás siempre fueron muy apoyadores y me decían que estudiara lo que quisiera ya que sería feliz. No así mi abuelo, él estaba preocupado de que estudiara una carrera que no fuera tradicional o convencional, sin embargo, dos años antes de fallecer él me dice que se equivocó, que realmente se siente orgulloso de lo que he logrado y nunca pensó que una profesión así se pudiera desarrollar en Los Ángeles.

 ¿Cómo se fue formando tu trayectoria?

Hice mi práctica profesional en el Teatro Municipal de Santiago, fue una experiencia extraordinaria, donde aprendí  corsetería y confección de alta costura, vi cosas maravillosas que tenían harto bordado, brillo y transparencia. No obstante, fue una época dura porque te das cuenta que es un rubro extremadamente sacrificado, incluso una vez estuvimos 20 horas trabajando para tener a tiempo las colecciones de ópera.

Luego, cuando salí de la universidad a los 23 años, llegué a Los Ángeles y trabajé en Casa García, estuve a cargo de la fábrica. En ese momento me casé con Gonzalo Canales y tuve a mi primer hijo Agustín, volví a trabajar después de los tres meses de tenerlo y cada vez era más difícil dejarlo, por esta razón me atreví y empecé a trabajar de manera particular en mi casa.

Seda, lentejuelas y lino

En 2007 nació la marca Michelle Piffaut, al principio dedicándose solo a vestidos de fiesta pero progresivamente, por las mismas clientas, se incluyó ropa de calle. Actualmente la tienda se ubica en Oscar Concha 208 en Los Ángeles y también Michelle atiende en Santiago cada dos semanas. Su premisa es clara: lo que se está usando en el Fashion Week de Nueva York o cualquier pasarela del mundo, también se usará acá.

¿Cómo ha sido el desafío de liderar tu marca?

El desafío no ha sido fácil pero es bonito, con muchas satisfacciones personales y al mismo tiempo agotador porque debemos preocuparnos de aspectos contables además de ser artista. Al principio partí con una modista, fuimos creciendo y ahora contamos con un equipo multidisciplinario de nueve personas: una peluquera, podóloga y siete operarias, cada una con su especialidad. La idea es que las personas entren en la mañana para hacerse los pies, manos, peinado, vestirse y salgan de aquí listas, hacemos un cambio de imagen completo.

¿Cuál es tu estilo?

Siempre abstraemos la tendencia, lo nuevo y lo que te queda bien a ti. En este momento trabajamos con muchas hombreras, diseños minimalistas, bordamos bastante los vestidos de novia, mucha espalda, estilo hippie chic, es decir, seda natural y caída fluida. En cuanto a la ropa de calle, nos inspiramos en lo oversize, en la tendencia de no sentirse apretada, todo relajado, suelto y con materiales muy nobles.

¿Cuál es el sello diferenciador de la marca Michelle Piffaut?

Michelle Piffaut, diseñadora

Las telas. Trabajamos con seda, brocato, lentejuelas metálicas, guipur, que es un encaje muy duro fácil de cortar, bordados, lino, entre otras, nos mantenemos muy “in” con los materiales. Nuestros proveedores son fábricas nacionales, indias, españolas, chinas y estadounidenses.

Adicionalmente, ahora tenemos un nuevo proyecto que es nuestra línea de perfumes, tenemos cinco esencias de mujeres y tres de hombres, nos inspiramos en las cinco esencias más vendidas en el mundo, Ange, Clear de lune, Michelle, entre otras, con el fin de abarcar distintos rangos de edad y con precios muy asequibles.

De igual manera se está preparando una línea de producción para incorporar cueros a nuestra creación.

¿Cómo logras entender el pedido de las personas?

 Es una entrevista, debo conocerlas, les pregunto a qué se dedican, evaluamos si debe vestirse relativamente formal, qué colores le gustan, a qué hora y dónde es el evento, así conozco a la clienta para diseñar en función de su  personalidad porque hay mujeres que te dicen que son de bajo perfil y otras que quieren deslumbrar.

Una vez me llamó una clienta que se había vestido para la licenciatura de su hijo y me dice “mi marido no lo podía creer, sacaste lo mejor de mí, me sentí regia”, eso es muy gratificante. Otra anécdota sucedió con una abogada, me contó que en pleno juicio de la Corte Suprema se sacó su chaqueta, la dejó en la silla y se vio el forro del estampado que hacemos, en ese momento la magistrada mencionó “qué hermosa tu chaqueta, perdón, fue un lapsus, sigamos con el juicio”. En ese minuto, mi clienta se sintió segura de sí misma, capaz y ganó el juicio.

Detrás de las telas y la máquina de coser

Michelle está casada con Gonzalo Canales y ambos son padres de Agustín (15), Pablo (11) y Leonor (6), una familia unida que están concentrados en sus niños pues juegan tenis, incluso los fines de semanas son dedicados a ellos y sus campeonatos. Al preguntarle por su familia, Michelle también con mucho amor y agradecimiento añadió: “Además, tengo a mi Rosita que me acompaña hace nueve años y es una madre sustituta para mis hijos. Cuando no estoy yo, ella está siempre pendiente de ellos”.

¿Cuáles son tus virtudes y defectos?

Mis virtudes son la perseverancia y la empatía, también considero que tengo buena llegada con la gente, quizás por eso puedo lograr interpretar lo que ellas quieren. En cuanto a mis defectos, creo que es ser muy acelerada, de repente por ser así uno no piensa bien lo que dice, lo que hace y eso puede traer problemas.

¿Cuáles son tus pasatiempos?

Mis pasatiempos están enfocados a mis niños, tengo a dos de mis hijos mayores jugando tenis y están en el ranking nacional, entonces están con full entrenamiento para empezar con el primer torneo del año. También practico deporte, hace un año realizo Pilates y ahora empecé con una rutina nueva llamada HIIT, es súper entretenido, me tiene motivada, la verdad es que yo siempre ando inventando cosas nuevas (ríe).

¿Quién es tu modelo a seguir?

En lo profesional me gusta mucho Elie Saab, es un diseñador libanés que empezó bordando con mucha pedrería en sus vestidos de alta costura y me llamó mucho la atención, después ha sido capaz de modificar sus colecciones, se dedica a realizar piezas más usables y es algo que me gusta mucho.

Desde el punto de vista personal podría ser mi abuelo de acuerdo a su metodología de vida, él era muy filosófico, incluso escribió un libro sobre la respiración y relajación cuando ningún médico hablaba de eso. En ese sentido, lo admiro mucho y trato siempre de relajarme como me enseñó él.

Por último, ¿cuáles son tus metas?

Como proyecto inmediato pronto presentaremos una nueva colección que tiene incluido otros materiales y la compra de nuevas máquinas, todo pensado en sacar líneas más vendibles, un diseño más masivo y que más gente tenga acceso a nosotros.

Por otra parte, mi meta es tener un equilibro, seguir desarrollándome profesionalmente, crecer como empresa y tener armonía en el hogar, que mis hijos se realicen, se sientan acompañados, tengan una personalidad fuerte, sean seguros de sí mismos y apoyarlos en todos sus proyectos.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar