Sin categoría

José Miguel Stegmeier, agricultor

“Cabrero debería ser el centro logístico más importante de la zona centro sur”

Fiel a su vocación de dirigente gremial, tiene una opinión clara sobre cada uno de los temas de contingencia que afectan al mundo agrícola. Aunque evalúa retirarse de manera progresiva de sus labores actuales, piensa en una serie de proyectos personales y en lo que será su “legado”.

José Miguel Stegmeier, agricultorSu familia paterna llegó desde Alemania, después de la Segunda Guerra Mundial, directo a Ovalle. Lo decidieron así, porque tenían un tío sacerdote que ya vivía en el norte de Chile. Por el lado de su madre, sus bisabuelos arribaron desde Suiza a Purén, donde instalaron una industria de café, denominado Siroco. José Miguel Stegmeier es el mayor de cinco hermanos.

Siempre ha vivido en el campo, y en parte ello lo animó a estudiar Tecnología Forestal. Se reconoce agricultor, porque siempre ha hecho su vida en torno a dicha actividad y es precisamente eso lo que lo impulsó a ser dirigente gremial.

Hace más de 35 años forma parte de la Sociedad Agrícola de Biobío -SOCABÍO- donde cumplió 26 años como presidente, aunque en dos períodos distintos. De forma paralela, preside por tercera vez el Consorcio Agrícola del Sur -CAS- y a su vez es miembro de la Sociedad Nacional Agrícola -SNA-.

¿En qué momento nació su faceta de dirigente gremial?

Partí siendo dirigente local en la Confederación de Productores Agrícolas, muy joven, a los 23 años, donde ya había dirigentes muy potentes, en un tiempo de muchos cambios debido a la apertura comercial de Chile hacia el mundo, por lo que era motivante estar ahí, y además estaba la necesidad de proteger lo que había acá, para que no fuera tan rápida la transición a este modelo económico. Luego, me sumé a SOCABÍO y a la SNA.

¿Cuáles son los principales productos que entrega esta zona a Chile y el mundo?

Biobío es una especie de Chile chico, ya que todo el producto que se genera a nivel nacional, en la provincia también se hace. Actualmente, estamos con los cultivos habituales como: remolacha, trigo y maíz. Además, en el ámbito frutícola, tenemos: manzanas, berries y ahora nogales, cuando jamás se pensó que Los Ángeles produciría, está la cereza que es nuestro emblema de exportaciones en China y Japón. Subimos en 10 años de 6 mil a 15 hectáreas de huertos y hemos duplicado las exportaciones, lo que demuestra el poder que tenemos en el contexto del país como potencia alimentaria.

Hace poco más de dos años se habilitó un centro de inspección de fruta en Cabrero, ¿cómo ha cambiado el desarrollo de la actividad para los productores?

Hoy día ese sitio nos está permitiendo despachar la fruta directamente para nuestros puertos, ha sido muy útil que esté allí, y se va a seguir haciendo cada vez más necesario. Fue un acierto instalarlo en Cabrero, comuna que hace tiempo estamos diciendo que debería ser el centro logístico más importante de la zona centro sur, porque tiene línea férrea directa hacia Santiago, debería tener un aeropuerto de carga y de pasajeros, podría ser un puerto seco para almacenar productos y además de acopio de productos que vengan de otros países. No hay que olvidar que Cabrero está justo en el centro de Chile y eso hace que tengamos estratégica y logísticamente una ubicación privilegiada.

¿Cómo afecta la sequía a nuestra zona?

Esta sequía aparentemente se está quedando, porque si uno analiza estadísticamente los últimos 10 años, nos aparece una baja constante en las lluvias y nieve. La isoterma en esta zona subió muchos metros y hoy está cayendo recién a los 1000-1200 metros algo de nieve, entonces la acumulación de nieve es cada vez más escasa, lo que hace que en verano tengamos ríos muy bajos en caudal, además de la crisis del Lago Laja debido a extracciones desmedidas. A pesar de todo eso, tenemos aguas importantes para embalsar, y con esa tecnificación en nuestros campos, deberíamos ser capaces de satisfacer nuestras necesidades locales de riego.

¿Qué opinión le merece la idea de implementar una carretera hídrica en el país?

Cuando supimos que la Corporación Reguemos Chile, liderada por don Juan Sutil, pretendía construir una carretera hídrica extrayendo aguas del Biobío en la cordillera, nos alarmamos. Nos pareció una propuesta muy peligrosa para la región y la provincia en particular, porque sabíamos que el Biobío no tenía aguas disponibles en esa cota. Así como nos fuimos interiorizando más sobre este proyecto, aún más externalidades negativas fueron quedando en evidencia. Un aspecto que hace absurdo este proyecto, además de ser carísimo, es que en el fondo no resuelve el problema de sequía del norte, ya que plantea regar “un millón de nuevas hectáreas”, no solucionando el problema actual. En fin, para regar ese millón de hectáreas además tendrían que llevarse el Biobío completo y unos cuantos ríos más.

¿Qué desafíos tiene la agricultura en la provincia de Biobío?

Muchos y muy novedosos, ya que estamos asumiendo la realidad del cambio climático, además de nuevos mercados. Se está transformando esta zona del país en núcleo, porque está muy bien situada y tenemos muchas potencialidades. De hecho, el Ministro de Agricultura dijo que Biobío es la capital nacional del rubro, ya que tenemos muchos territorios que se pueden seguir aumentando, muchas posibilidades de crecer en riego, tenemos muy buenos puertos cerca (Concepción) y estamos justo en el medio de la macrozona productiva.

LA POLÍTICA Y SUS APRENDIZAJES

Hace más de 20 años le están ofreciendo ingresar al mundo político, por ejemplo, como candidato a alcalde. Asegura que le han pedido competir en las municipales, sin embargo, descarta en gran medida volver a esa lid.

¿Qué lectura hace ahora tras su breve paso por la Gobernación del Biobío?

Yo nunca he militado en un partido político, siempre he sido independiente porque creo que es importante para un dirigente gremial serlo, aunque uno tenga sus posiciones. La verdad es que yo acepté esa vez, porque estábamos con la contingencia del terremoto, que afectó fuertemente nuestra zona y especialmente a nuestro riego, ya que se destruyeron cientos de kilómetros de canales y sistemas de regadío, por lo que quise colaborar con esa reconstrucción, más que la motivación por un cargo político, pero no resultó, sabemos que mi gobernación duró tres días.

¿Cuál fue el tema en particular que lo dejó fuera del primer gobierno de Sebastián Piñera?

Se sacó a la luz mi amistad con personas de Colonia Dignidad, y que cada descendiente alemán o angelino la tuvo. Eso se levantó como algo grave, pero esos son temas pasados que a mí ya no me afectan.

¿Cuál es el aprendizaje que sacó de todo lo ocurrido?

Como experiencia, pienso que hoy día para entrar a un cargo gubernamental o para ser un político activo, hay que pasar primero por mil filtros e incluso, cosas subjetivas, afectan esa posibilidad. Hay personas que lo han pasado mal, peor que yo, por asuntos que en el mundo privado son inocuos, pero que en el mundo público se transforman en algo problemático.

¿Le han vuelto a proponer ostentar algún cargo público?

Sí, siempre aparecen esas posibilidades, pero prefiero que no, no solo por esa experiencia, si no más que nada porque creo que mi vida ha sido de tal libertad por mis acciones humanas, que no estoy acostumbrado a estar bajo un esquema de jefatura, ni siquiera como empleado de una empresa, entonces sería difícil para mí seguir una directriz política por mi carácter.

“ME SIENTO COMO SALIENDO DEL COLEGIO”

A sus 61 años, el reconocido agricultor, asegura que se siente “como saliendo del colegio”. Volvió al básquetbol, va al gimnasio cada vez que puede, viaja constantemente para participar de sus actividades gremiales y sin duda su hija María Catalina de 9 años lo mantiene también activo y al día.

¿Cómo recibió el cambio de folio?

La verdad es que a mis más de 60 me siento como saliendo recién del colegio, esa es mi sensación. Es que yo tengo la gran suerte de no enfermarme y por ende, no he tenido esos impactos que han sufrido amigos, que ven la vida de otra manera luego de enfermarse. Solo me canso con los viajes, con tener que estar por aquí y por allá, pero no tengo ningún tema con la edad, mi señora es 12 años más joven que yo y mi hija menor tiene 9, entonces eso me ayuda.

¿Qué le sorprende de esta nueva generación?

Lo que más me sorprende es que se están saltando la niñez, ya que la tecnología le quita mucho espacio al juego. Si bien los ayuda en el mundo actual, les está afectando desde el punto de vista de la empatía y los sentimientos.

¿Cuáles son sus desafíos personales?

Quisiera estar más en el campo, con la familia y además concretar algunos proyectos personales relacionados con la carpintería, la crianza de animales, y sobre todo viajar por el mundo, pero como turista y no como parte de una gira tecnológica. Me interesa también dejar un legado más allá de lo económico, me gustaría relatar la historia no contada del mundo comercial durante las últimas décadas, especialmente de aquellos períodos en los que estuvimos en paz, porque sobre la guerra ya se ha hablado mucho.

Actualmente, José Miguel Stegmeier cuenta con distintas operaciones comerciales en la provincia de Biobío, todas relacionadas con el mundo del agro. Vive a no más de tres kilómetros del área urbana de Los Ángeles, en el fundo familiar, donde ha desarrollado toda su vida en torno al amor por el campo.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar