Reportajes

Cervezas artesanales: Productores con identidad local

Ámbar, Stout, Ipa, Lager, Pale Ale, Golden, Bock… ¡¡Y podríamos continuar con la lista de las variadas cervezas artesanales!! Todas con una característica específica que encanta a muchos consumidores. En Maule, Ñuble y Biobío hay grandes exponentes que posicionan sus productos y a la zona que pertenecen…
Elige la que más te guste y ¡¡Refréscate con este reportaje!!

En estos días parece que un vaso de agua no es suficiente para evadir el calor, las altas temperaturas y el sol que, desde lo alto envía un claro mensaje a muchas personas, palabras que poco a poco tu cerebro va comprendiendo… ¿mejor una cerveza bien helada, no?
Pero no cualquier cerveza, pues hoy por hoy el paladar de los que gustamos de un buen shop de esta bebida se ha vuelto algo más sofisticado y cualquiera no da lo mismo, pues la calidad y el sabor son dos factores fundamentales a la hora de consumirla.
Eso lo saben los productores artesanales que se han ganado un espacio en la industria, hablamos de jóvenes que tienen rasgos en común, solo por decir algunos, ellos borden entre los 28 y 40 años, están dispuestos a cooperar con los de su rubro y competir entre ellos no está dentro de su vocabulario.

PRÓCER: #APOYAATUCERVECERÍALOCAL

Camilo y Nicolás Carrasco partieron en 2014 con la producción de cerveza, poco a poco fueron incursionando en el mundo de las artesanales bajo el nombre de Prócer y actualmente han logrado posicionar su marca no solo en la región de Ñuble.
En cuanto a la proyección del rubro estos hermanos la ven con muy buenos ojos, “la cerveza artesanal elaborada de buena calidad es una tendencia a nivel mundial que ha surgido muy rápido, las tasas de crecimiento son increíbles y en Chile también”, expresó Camilo.
Eso sí, en Chillán y sus alrededores aún faltaría potenciarla más, “somos pocos los exponentes en la región, por eso queremos impulsar mucho más esto y sacar adelante la cultura cervecera en la región. Pero, vemos un escenario muy positivo, ya que la gente está consumiendo la cerveza y prefiere las buenas cervezas”, expresó Nicolás.
En cuanto a su fábrica, Camilo y Nicolás esperan continuar mejorando su producción que actualmente consta de cinco tipos de cerveza permanentes, además de posicionar a Chillán y la región de Ñuble por la cervecería Prócer.
“Ojalá que esta revolución de la cerveza artesanal crezca en la región y que todos los que se quieran unir apoyen su desarrollo para hacer de esta región un lugar donde vengan a tomar cerveza, que los bares se proyecten en esa línea, que tengan un sentido y se destaquen por ello”, enfatizó Nicolás.
Un desarrollo de la cultura cervecera que están convencidos se debe lograr en conjunto a otros productores, “vamos 100% por ese lado, creemos en la colaboración, ya que el mercado de la cerveza artesanal abarca un poco más del 1%, el resto se lo quedan las industriales. Solos no somos nada, por eso creemos en la unión con otros cerveceros, compartir información, técnicas y buenas prácticas, esa es la clave para lograr cosas”, explicó Nico.
En ese sentido, Camilo agregó que han generado diversas instancias para lograr más unión, “hacemos cursos, traemos a los mejores exponentes de Chile hasta acá para que dicten charlas, hemos hecho alianza con la Academia Cervecera para que venga y les avisamos a todos los cerveceros de la zona para que asistan”.
Además, han desarrollado otro tipo de actividades como un taller de hamburguesas, pues creen en la colaboración con otros rubros y potenciar diferentes áreas productivas de la zona.
“También hemos realizado por dos años consecutivos la ‘Copa Prócer’ para potenciar el fútbol local, la música, el arte y la cultura. El año pasado se presentaron 13 bandas locales y La Moral Distraída que inauguró el evento. Estas son instancias interesantes para promover el emprendimientos local y la cultura cervecera”.

CERVEZA Y TURISMO

La unión entre los cerveceros y potenciar la zona en que están ubicadas las fábricas es un pensamiento que no solo lo tienen internalizado los de la Prócer, pues en Puffe se repite la misma opinión.
Martín Puffe, tiene 36 años y luego de vivir en Inglaterra, enamorarse de las cervezas Ale y el ambiente en torno a esta bebida, regresó a Chile, específicamente a Los Saltos del Laja donde administra un hotel, fue allí donde decidió, hace ya seis años, comenzar con su emprendimiento, una cervecería artesanal.
“Pude combinar de muy buena forma la administración del hotel con la elaboración de cerveza. Y además potenciar el tema del turismo con una cervecería local”, comentó Martín.
El turismo fue un factor importante para este empresario cervecero, y es parte de la esencia de su fábrica, “es importante resaltar la zona donde estamos instalados, ser una aporte al sector y disponer de otra actividad para desarrollar en este lugar”, explicó.
En esa línea, Puffe agregó que desarrolla actividades en torno al turismo, “recibimos a giras de estudio que visitan Los Saltos del Laja, son chicos de diferentes establecimientos, les hacemos un recorrido por la fábrica con una charla gratuita explicándoles el proceso, mostrándoles los equipos y dando a conocer cómo se elabora la cerveza”.
En cuanto a la cultura cervecera y la colaboración entre productores Martín argumentó que hay bares que están potenciando el mercado local, y que como productores no están solos, existen más, “eso me gusta, ya que las diferentes marcas y productos distintos aportan. La idea es potenciar la industria cervecera artesanal de la mano de otros”.

ENTRE LA INFORMÁTICA Y LOS LÚPULOS

En el camino de la cerveza artesanal siempre se va innovando, muy bien lo sabe Fernando Martens, ingeniero informático que dedica sus fines de semana a su fábrica en la Región de Maule.
“Desde que comencé he hecho distintas variedades de cerveza, con sabores diferentes, y en este momento no tengo nada del inicio. Hoy elaboro tres variedades, una English Pale Ale 4°, una Marzen 4,5° y una Oatmel Stout 5,7°, las tres quedaron luego de hacer diferentes recetas”, comentó.
Y así como van cambiado las recetas, los errores son parte del proceso en la elaboración de la bebida, “recuerdo que la primera vez que hice fue una Golden, me tenían que dar 20 litros, tuve una pérdida de agua y me salieron menos de lo esperado, pero quedó muy buena. No seguí elaborándola porque las Golden Ale son más claras y aguachentas”.
Los primeros litros de este cervecero de Talca los logró tiempo después de asistir a una fiesta de la cerveza en Malloco, tipos de evento que en los últimos años han tenido un boom en Chile y que generan instancias para degustar de diversas marcas artesanales.
“Ahí conocí la cerveza artesanal, me encantó, fui a otras fiestas de cervezas en Santiago y luego me propuse elaborar, pero para ello pasaron dos años. Lo pensé al tiro como negocio y me ha dado resultado, la cerveza se vende”.
Si bien, los frutos monetarios no son protagonistas, según Fernando estos se ven reflejados en otros aspectos, “los veo en los implementos y en la producción. Eso sí, falta mucho por hacer, ya que el crecimiento y perfeccionamiento debe ser constante, hay un montón de ideas para seguir trabajando”.

“LA CHELERÍA”: CERVEZA EN GRWOLLER

En cuanto al formato para comprar cerveza, ha cambiado con el tiempo, ya no solo se disfruta en botellas pequeñas, existe uno nuevo llamado Grwoller, botellones de borosilicato que permiten proteger sus cualidades y la mantiene mucho más fresca. Un modelo que toma cabida en Chile y en Chillán llegó de la mano Jorge Opazo y Andrea San Martín con su local “La Chelería”, que bajo su sello de consciencia del reciclaje optaron por este nuevo formato para vender la súper mezcla de cebada, agua, levadura y lúpulos.
“A nosotros nos importa el medioambiente, por eso preferimos este sistema. La persona compra su cerveza en un grwoller, entonces en la próxima compra vuelve con su botellón y solo paga por la carga”, explicó Jorge Opazo.
En botellones de uno y dos litros venden cervezas artesanales traídas en barriles de diferentes ciudades, e inmediatamente al entrar se ven las pizarras con el stock que tienen indicando sus grados y el tipo. Cabe destacar, que aquí no hay cabida las industriales, pues priorizan la cultura cervecera artesanal, y no sería extraño preguntar ¿de cuál tienen hoy? Pues, las marcas varían.
“Nosotros vendemos cerveza para llevar, y tener buenas cervezas es nuestra prioridad, que el cliente se vaya feliz y tener la adecuada para ellos”, comentó Andrea.
La pareja agregó que, para ellos la calidad es importante, y por el estilo de venta que tienen llegan diferentes marcas, sin embargo, primero evalúan la opción antes de tenerla en stock, “la llevamos a la casa, tranquilamente la degustamos y vemos si cumple con los rangos que queremos ofrecer a los consumidores”, explicó Andrea.
En esa línea, Jorge agregó “el paladar que tienen nuestros clientes es de alto nivel, entonces tenemos que ser minuciosos en qué cerveza tener, no podemos bajar la calidad”.
Cabe destacar, que con el apogeo que ha tenido en los últimos años la cerveza artesanal aquí también se busca guiar a quienes gustan del brebaje y ayudarlos en el camino de la cultura cervecera.
“Nosotros guiamos al consumidor, los orientamos en cuales son mejores para tomar en verano o en invierno, y le damos a degustar para que él o ella escoja la opción que más le guste”, enfatizó Andrea.
En esa línea, ella comentó que las mujeres tienden a elegir cervezas rubias, lager o ámbar, mientras que los hombres se van por las negras, ipas, apas y más lupulizadas, sin embargo, fue enfática en que hay que probar de todo para escoger la indicada.
Esta pareja apuesta que el aumento de consumo de cervezas artesanales continuará. “La persona que no le gusta la cerveza es porque no ha encontrado la indicada para su paladar, por eso nosotros los ayudamos en su búsqueda, porque con el tiempo tenemos que ir aumentando la cultura cervecera,” sentenció José.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar