Portadas

“TODOS TENEMOS QUE SER PARTÍCIPES EN LA CONSTRUCCIÓN DE ESTA NUEVA CONSTITUCIÓN”

Natalia Reyes Lobos, abogada, docente y Candidata a Constituyente

“Soy una mujer de fe”. Así es como se define Natalia Reyes Lobos, abogada y docente, candidata a Constituyente. Una frase que condensa no solo su visión valórica, sino que su esperanza en trabajar por una Nueva Constitución que sea representativa de todos (as) los chilenos y las chilenas. Para eso, ha recorrido la Región de Ñuble, ha conversado con la gente sobre diferentes materias, ha recibido sus inquietudes, y ha enseñado en qué consiste la Constitución y sus alcances.

Natalia es una profesional altamente capacitada para asumir la responsabilidad de lo que significa ser Constituyente, ya que es abogada, magíster en Política y Gobierno, y docente de la Universidad de Concepción en Protección Jurídica de la Infancia. En tanto, en la Universidad de La República dicta la asignatura de Derecho Constitucional. La historia que la vincula con los temas que más le interesan tienen su raíz en el hogar: son niñez, familia y vivienda.   

Se crió en una familia muy vinculada a la educación, ya que sus padres fueron profesores de Estado, lo que en primera instancia hizo que su interés fuera ser profesora. Sin embargo, con el correr de los años, Natalia se encontró con Derecho, una carrera que no solo fortaleció su amor por la docencia, sino que la conectó con su sentido de justicia, puesto que desde siempre ha trabajado en la Iglesia como profesora de niños con muchas necesidades, lo cual le generó una necesidad de luchar por ellos.

“Ése fue uno de los alicientes para estudiar Derecho, una carrera muy bonita y un verdadero regalo para canalizar todas mis inquietudes por los demás”, cuenta esta joven abogada, quien se declara plena en su ejercicio laboral.  

Asimismo, destaca el ejemplo que vivió en su hogar acerca de la importancia de la familia. Es más, ha sido un estímulo esencial para ella. “Provengo de una familia cristiana, donde siempre estuvo presente la ayuda social en el tema de infancia. La problemática de la niñez toca mi corazón y me mueve en todas las aristas de mi vida”, manifiesta.

Cuéntanos sobre tu familia…

Conocí a mi esposo en la universidad, ambos éramos estudiantes de Derecho, y creo que eso nos ha fortalecido como matrimonio, ya que hablamos el mismo idioma (sonríe). Llevamos 10 años de casados y tenemos dos hijos: Antonia de 8 años y Pedro de 4 años. Siento que nos complementamos muy bien, no solo en nuestras profesiones, sino que también en nuestro sentido social y de vinculación con la comunidad.

Como padres, también estamos muy comprometidos con la educación de nuestros hijos, en relación a la importancia del proceso educativo integral, brindándoles la posibilidad de cultivar diferentes disciplinas artístico-culturales que los complementen.

Tu trayectoria laboral claramente va de la mano con tu vocación social, ¿qué destacas de eso?

Partí trabajando en los Tribunales de Familia porque me interesaba el tema de niñez. Después de un tiempo llegué a la Universidad de Concepción, sede Concepción, a la carrera de Administración Pública. Ahí comencé haciendo clases de Administración de Tribunales, además de Niñez y Políticas Públicas. Posteriormente me trasladé a Chillán y se me dio la posibilidad de trabajar también en la Universidad de la República dictando la cátedra de Derecho Constitucional, donde hemos analizado la Constitución, punto por punto. Me encantó, porque quienes estudian son profesionales que quieren obtener una segunda carrera. Son alumnos opinantes, que debaten formándose una riqueza de clase que para mí ha sido súper positiva, ya que fue mi primer acercamiento a conocer la opinión y los puntos de vista de la ciudadanía.

¿Tu historia te ha llevado a ser candidata a Constituyente?

La verdad ha sido todo un desafío. Quizás el punto de partida fue cuando comencé a colaborar con la Oficina de Apoyo Ciudadano de la Universidad de Concepción, que se formó a partir del estallido social, para que la gente hiciera consultas. Además, se empezó a brindar una asesoría, por ejemplo, a agrupaciones sociales para que les explicáramos qué era una Constitución. Asimismo, los estudiantes estaban muy entusiasmados con esta instancia y, sin duda, fue una gran oportunidad para acercar estos temas a los ñublensinos y ñublensinas.

De esta manera, realizamos charlas no solo dentro de la universidad y con organizaciones sociales, sino que visitamos diferentes comunidades educativas incluso fuera de Chillán, dando charlas vía online, lo que me hizo sentir parte del proceso desde un inicio.

Es gratificante educar a la gente, que conozca todo lo relacionado con la Nueva Constitución y desmitificar el hecho de que, por sí sola, no resolverá todos los problemas sociales de manera instantánea. Creo que la democratización del conocimiento fue un impulso para seguir siendo parte del proceso de cambio constitucional.

¿Cuáles son los temas fundamentales de tu visión como Constituyente?

Primero, dejar en claro que la Constitución regula las ideas madre, pero los grandes cambios, son graduales. Para hacer una nueva Constitución es fundamental no perder de vista qué país queremos construir para las próximas generaciones, consagrando y respetando los derechos de los niños, fortaleciendo a la familia y, por ende, preocupándonos de consagrar el derecho a la vivienda digna. Ésta es la última piel de los niños, muchas vulneraciones de sus derechos derivan de factores socioeconómicos, como no contar con el espacio suficiente para dormir solos. Por ello me he propuesto defender la consagración de este derecho en la nueva Carta Magna.

¿Cómo has sentido la recepción de la gente en tu campaña?

Mis recorridos por las calles de Chillán y de las diferentes comunas de Ñuble, han sido muy enriquecedores. Las personas se muestran interesadas no sólo en aprender, sino también en entregar su visión de los problemas que tenemos como región. La ciudadanía quiere ser escuchada y es preciso estar junto a ella conversando y sintonizando con sus problemáticas. No basta con repartir volantes y punto.

Yo me he sentido conectada con la gente y lo agradezco profundamente, todas sus inquietudes las he ido recogiendo, el tema del agua, el medio ambiente, la vivienda, la salud preventiva (deporte), entre otros. Todos tenemos que ser partícipes en la construcción de esta Nueva Constitución.

¿Cuál es el balance que haces hasta ahora?

Yo me siento ganadora por ser parte del proceso, porque creo que gran parte de la ciudadanía tiene una mirada esperanzadora respecto de lo que será la nueva Constitución. Creo que hay que atreverse a hacer cosas, me siento una ‘kamikaze’, por haber entrado en política, justamente en un escenario donde se le critica fuertemente. Lo veo como el momento justo para dar mi aporte e incidir fuertemente.

Además, también me siento bendecida, porque he aprendido mucho del contacto cercano y directo con toda la comunidad de la Región de Ñuble. Por eso, con fe y trabajo, no tengo dudas que la nueva Constitución será elaborada por todos los chilenos y chilenas.

PRIORIDADES

 

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar