Portadas

Nicolás Imschenetzky, empresario y presidente del Casino Marina del Sol

EL HOMBRE DETRÁS DEL CASINO

Nicolás Imschenetzky, empresario y presidente del Casino Marina del SolEs presidente de los cuatro Casinos Marina del Sol, ubicados en Calama, Talcahuano, Osorno y próximamente en Chillán. Además, es presidente del directorio de Empresas Valmar, entidad encargada de desarrollar barrios de la más alta calidad en Concepción y alrededores. Y es que en la vida de Nicolás Imschenetzky nada es al azar.

“Yo trato de buscar en todo la parte entretenida de las cosas, de la vida familiar, deportiva, empresarial y social. Siempre tener el ánimo y el espíritu en alto, ver más las posibilidades que los problemas”, cuenta este penquista, quien se considera categóricamente una persona feliz.

Y cómo no, Nicolás Imschenetzky siempre ha estado apoyado por Ana María y Nicolás, sus padres, y también formó una hermosa y unida familia compuesta por María Loreto, su esposa, además de sus cuatro hijos, Josefina (18), Valentina (16), Nicolás (12) y Sebastián (9). Incluso, cuando decidieron trasladarse desde Concepción a Santiago para mantenerse siempre juntos.

En exclusiva para Nos Magazine, Nicolás Imschenetzky conversó acerca de su infancia, sus inicios en el área laboral, sus mayores pasiones y sus grandes miedos, como también del Casino Marina del Sol Chillán, que traerá una apuesta turística, cultural  y de entretención para la Región de Ñuble.

¿Qué recuerdos tiene de su infancia?

Yo tengo una afinidad muy cercana con los caballos, que tiene que ver con la equitación que practico, y también siempre tuve una relación un poco esotérica con mi abuelo, entonces recuerdo las salidas con él a pasear caballos. Además,  me acuerdo de vivir hasta los 7 años en el centro de Concepción, la casa me quedaba cerca del colegio así que me iba caminando, pero poco después nos mudamos a uno de los proyectos inmobiliarios que estaba desarrollando mi padre en Lomas de San Andrés, fuimos la primera familia en vivir allí, por lo que en los primeros años jugaba y andaba en bicicleta solo.

Fue así como de chico estuve muy rodeado de las obras de construcción, conocía a todos los maestros, jugaba con la carretilla y pala, hasta que un par de años después empezó a llegar más gente a vivir a este sector y tuve amigos de mi edad. Una infancia donde no había delincuencia y, por lo mismo, no daba susto salir a la calle a jugar, lo único que le podía pasar a alguien era pegarse un buen porrazo (ríe).

¿Y cómo fue su trayectoria profesional?

Al principio fue difícil, pero como tengo una visión positiva, sentí a la larga que tuve suerte de hacerme cargo de la empresa familiar mientras mi padre estaba hospitalizado, él tuvo un problema de afección cardiaca y tuvo que realizarse un bypass. Yo recién había salido de la universidad, me tocó un aterrizaje un poco forzoso, sumado a que los años 1999 – 2000 no fueron fáciles para los negocios producto de la crisis, entonces tuve que administrar inmediatamente la escasez de recursos, una época compleja pero, por otro lado, muy enriquecedora.

En ese sentido, ¿cómo enfrentó la crisis?

La mejor decisión que tomamos como equipo en ese momento fue que empezamos a mirar lo que había hecho la empresa a lo largo del tiempo, mi abuelo tenía conocimiento en topografía y revisaba cómo eran los relieves de los distintos lugares a través de fotos áreas, entonces gracias a eso, él compró los terrenos de Lomas de San Andrés porque era inminente que sería la unión entre Concepción y Talcahuano. Con esa sabiduría de mi abuelo, el principal cambio que me atreví a hacer, y del cual empecé a trabajar con el urbanista Waldo Martínez, fue trabajar en el diseño de proyectos con la mirada de ciudad.

La crisis la pasamos volviendo a los orígenes de la empresa, construyendo casas al SERVIU, nos presentamos en diez licitaciones para construir mil doscientas viviendas y nos adjudicamos las diez. Además, compramos el terreno del casino de Concepción, que se llama Brisas del Sol, y fue el primer barrio que a mí me tocó diseñar desde el inicio.

Construir ciudades, ¿un nuevo requerimiento para la familia moderna?

Absolutamente, una de las cosas que instauré en la empresa fue hacer focus group, reunimos a clientes antiguos y potenciales clientes nuevos, les preguntamos sobre qué es lo que deseaban de una casa y les pedíamos que dibujaran una, la mayoría las hacía como los niños, con un cuadradito y un techito en triángulo, y no con arquitecturas modernas, entonces pensamos en construir casas que tuvieran las características de hogar, partimos por ahí.

Además del rubro inmobiliario, Valmar controla parte de la red de clínicas, entre ellas Clínica Chillán…

Sí, nosotros el año pasado, junto a la familia Sáenz, compramos el 51 % de todas las clínicas que eran ex Isapre Masvida, entre ellas, la Clínica Chillán. Ha sido una experiencia súper interesante, nosotros en medicina no teníamos idea pero nos dimos cuenta que hay mucho de ingeniería y administración en una clínica. Hemos tenido una mejora sustancial y eso ha ido de la mano de nuestra preocupación por la perfección en los clientes, mejorar el servicio y también la oferta médica.

¿Cuál es la proyección de la Clínica Chillán?

La Clínica Chillán me tiene muy contento, creo que rápidamente de aquí a un año más, realizaremos una inyección importante en equipos nuevos, ya hemos cambiado varios equipos de imagenología para mejores diagnósticos, también hemos hecho un proceso de ordenamiento interno para generar la mayor cantidad de espacios disponibles con el objetivo de ofertar una mayor diversidad de tratamientos de kinesiología, por ejemplo, y, además, ofertar otro tipo de medicina que es la preventiva. Esas son algunas de las cosas que queremos entrar fuerte este 2019.

ENTRETENCIÓN EN ÑUBLE

¿Qué nos podría contar respecto al nuevo Casino Marina del Sol Chillán?

El casino de Chillán es el último aprobado con la ley antigua, es decir, realizar un proyecto integral y es por eso que tiene tantas cosas que van a servir a la comunidad, como laguna, parques, estacionamientos y centro de eventos. En el fondo, se trata de un proyecto integral dotado de servicios y lugares aptos para distintas actividades sociales a la comunidad.

Lo que todos queremos saber, ¿cuándo estará operativo?

La verdad es que el casino de Chillán es el proyecto más complicado que me ha tocado pilotear en mis 30 años de trayectoria, nunca había tenido pleitos judiciales tan largos, la tramitación ambiental fue realmente una locura, se transformó en un proyecto muy pesado en el ámbito de las tramitaciones, así que esperamos tener todo listo para la Superintendecia de Casinos entre junio y julio 2019, que es el último trámite que debemos sortear.

Estamos a tres meses de contar con que el casino pueda estar abierto y estamos muy contentos por cómo está quedando. Entre septiembre y octubre la idea es tener todo listo, en cuanto al hotel y la laguna.

¿Cuál será el aporte cultural del casino a Ñuble?

Ahí también se nos puso cuesta arriba, pero una cuesta arriba entretenida, porque Chillán tiene un teatro muy bueno, la municipalidad también hace hartos espectáculos culturales, entonces vamos a tener que competir y tener eventos de buen nivel como lo hacen ellos, es una meta difícil pero entretenida. Eso sí, tenemos la gracia de tener otros casinos que están bajo la administración de nuestra empresa, eso nos va a permitir poder tener shows de mejor calidad y que compartamos algunos costos en traer artistas. Queremos traer distintos espectáculos, desde humoristas a cantantes líricos, tratar de abarcar un espectro lo más amplio posible.

¿Cuáles serán los beneficios para la Región de Ñuble?

Vamos a tener una plaza abierta para la comunidad, tendremos un hotel de calidad que está ubicado justo en la autopista, también queremos potenciar las Termas de Chillán, de manera que los pasajeros se hospeden en nuestro hotel y nosotros ayudarlos a movilizarse. Además, la laguna y el parque acuático permitirán a la gente compartir.

¿Tienen en mente realizar un sector inmobiliario urbano en torno al casino?

Hemos estado buscando algunas cosas, pero el trabajo que hacemos nosotros es distinto, nos gusta buscar sectores grandes para intervenirlos de verdad. En ese sentido, no ha sido fácil encontrar algo adecuado, pero sí tenemos previsto quizás en el tiempo llegar a hacer algo dentro de las 10 hectáreas de terreno que tiene el casino, ya sea para arriendo o venta de edificios. Sin embargo, hoy nuestra meta es terminar el casino con todos los productos ofertados y ponerlo rápidamente en funcionamiento.

DETRÁS DEL PROFESIONAL 

¿Cuáles son sus pasatiempos?

Nicolás Imschenetzky, empresario y presidente del Casino Marina del SolYo tengo dos pasiones, en primer lugar mi familia, me encanta estar con mis hijos y conversar con mi mujer, de cualquier tema nos entretenemos juntos, incluso tomé la decisión de cambiarme de ciudad con ellos porque no los estaba viendo seguido con tanto viaje. Lamentablemente en países pequeños como el nuestro, es muy difícil que las ciudades de regiones tengan aeropuertos internacionales, por eso los vuelos siempre son con escalas, eso me tenía cansado, hasta que le pedí a mi mujer que me acompañara una semana y sacó la cuenta que perdía más de dos días completos al mes haciendo solo escalas en Santiago.

Y, en segundo lugar, los caballos, una pasión que viene desde muy chico, de hecho, yo me tomé mi primera fotografía arriba de un caballo a los cinco o seis meses de edad, y de ahí el vínculo con estos animales es muy fuerte, necesito estar con ellos. Además, he tenido la suerte de representar a Chile en dos mundiales, en un panamericano, fui campeón nacional cuatro años atrás, entonces lo he podido hacer bien, siento que tengo algo de talento y es una pasión enorme.

¿Alguien que admire?

A muchas personas. Mi padre, porque siempre fue una persona muy trabajadora, se planteaba los objetivos y era incansable hasta conseguirlos o llegar lo más cerca posible. A mi madre, una persona muy cariñosa, siempre preocupada de los demás. Y a mis amigos, gente que está dispuesta a sacrificar su tiempo por ayudar al otro.

Justamente, ¿qué rol cumple la amistad en su vida?

Así como a mi familia, a mis amigos también los quiero mucho. Por lo general trato de tener contacto con ellos cada vez que puedo, hoy gracias a WhatsApp uno se siente más cerca, y no solo en audio y texto, sino también con fotografías y videos. Tengo un grupo de amigos en Concepción, Santiago, otros del sur y siempre estamos en contacto. Cuando voy a Concepción trato de dejar un tiempo para juntarme con ellos, hacer un asado o tomarnos una cerveza. De hecho, no tengo amigos cortados con la misma tijera, es una diversidad de amigos en todo aspecto, por los deportes, por la religión que siguen, por la política, todo, me gusta conversar y escuchar cosas distintas.

¿En qué cree usted?

Yo estoy bautizado en la Iglesia ortodoxa rusa. Me casé y tengo a mis hijos bautizados católicos, pero yo creo en Dios. Me gusta rezar todos los días, conversar con este alguien que yo sé que me escucha, y tener un nexo con algo que me ayude a concentrarme en mí mismo, en qué cosas hice bien o mal, es como una especie de introspección.

¿Y sus virtudes y defectos?

Algo que me caracteriza y me lo dicen muchas personas es que trato de ser leal en mis convicciones, con mi familia y amigos. También soy alegre, creo que todas las cosas hay que tomarlas con alegría y cuando hay situaciones tristes uno tiene que buscar cómo salir de ahí, la tristeza es un estado momentáneo, no debe ser permanente. Además, soy aplicado en las cosas que me gustan.

En cuanto a mis defectos, creo que uno a veces con todo lo que hace en el día no es capaz de mirar lo que está pasando al lado. Por ejemplo, cuando pasa algo después pienso: ¿por qué no me detuve, no ayudé o hice algo? Otro defecto es que muchas veces cuando estoy preocupado de solucionar las cosas, tiendo a ser un poco frío y en general no soy así.

¿Qué personaje conocido mundialmente le gustaría ser por un día?

A mí siempre me ha llamado la atención la época antigua, como el desarrollo de construcciones y ciencias que hubo en México, Egipto, Roma y Grecia, así que a lo mejor, un emperador romano, alguien que haya tenido la oportunidad de generar cambios importantes.

¿Mayor miedo?

Mi miedo profundo tiene que ver con la sociedad, que ha cambiado en muchos aspectos y se han dejado de lado muchos valores importantes como la seguridad y el respeto por los demás. Sí, le tengo miedo al futuro en ese sentido, creo que estamos en un círculo vicioso que puede ser peligroso, a la larga las cosas malas tienen más publicidad y se vuelven normales.

¿De qué se siente orgulloso?

Nicolás Imschenetzky, empresario y presidente del Casino Marina del SolMe siento muy orgulloso de mis hijos, me encanta ver cómo se desenvuelven. También me siento orgulloso que cuando voy a los distintos casinos, constructoras, hospitales, todos me reciben con mucho cariño y afecto, tiendo a pensar que no soy ese jefe déspota que lo único que le interesa es cumplir los objetivos. De hecho, siempre me preocupo que la empresa les brinde la mejor calidad de educación a ellos y a sus hijos, de su desarrollo profesional, personal, en temas de salud y de convivencia básica.

Por último, ¿algún mensaje a los habitantes de Ñuble?

Primero, que nosotros hemos tratado de diseñar el mejor proyecto en base a las necesidades que pudimos conocer de la Región de Ñuble. Segundo, si hay alguna deficiencia que nos disculpen, porque el proyecto lo diseñamos hace cinco años y producto de todas las aplicaciones legales puede que haya algo que esté desactualizado. Y tercero, que se preparen porque este casino ofrecerá un lugar de entretención, para hacer reuniones sociales, familiares, donde las personas tengan la oportunidad de juntarse en un espacio seguro, cómodo y amable.

A nosotros nos preocupa mucho el juego responsable y lo que queremos es que nos vean como alternativa de entretención, no para pretender ser millonarios, los casinos de juegos no son para eso. Nuestra misión es ser el lugar más entretenido de la región y que las personas siempre cuando quieran pasarlo bien, lo primero que se les venga a la cabeza sea Marina del Sol Chillán.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar