Portadas

Museo Casa Cano de Rere

Símbolo de la reconstrucción patrimonial del sur de Chile

Hansel Silva Vásquez, director del museo
Hansel Silva Vásquez, director del museo

Hoy tiene quinientos ochenta y dos habitantes, gente tranquila y acogedora, además depende de Yumbel, pero en su momento de mayor esplendor llegó a ser un centro económico e histórico muy fuerte, que congregaba a familias adineradas que invertían en él. Entre ellas, la familia Cano Betancur, cuya historia comenzó a escribir las primeras líneas de la Casa Cano, que la Corporación Educacional Aldea Rural restauró y la transformó en museo con el objetivo de rescatar el rico patrimonio cultural de la zona.

“Es un pueblo que está lleno de tesoros, algunos a la vista de todos, otros bajo tierra”, cuenta Hansel Silva Vásquez, director del museo y director ejecutivo de la corporación. Y es que Rere no deja de sorprender. Por eso, tras las catastróficas consecuencias del terremoto en 2010, la corporación, que llevaba un par de años de vida, decidió iniciar un proyecto ambicioso, reconstruir Rere y especialmente la Casa Cano para transformarla en un ícono de la preservación y mantención de la historia y tradiciones rurales de esta comunidad.

De esta manera, teniendo en claro que la cultura es la característica más identitaria de un lugar es que la Corporación Educacional Aldea Rural, obtuvo en comodato la emblemática restauración, la cual fue realizada con fondos del Consejo de la Cultura y las Artes (hoy Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio) y empresas privadas, vía Ley de Donaciones Culturales. “Fueron 21 casas de esta localidad de Yumbel, donde la obra principal fue el rescate de la Casa Cano (2011-2014) para la posterior fundación del museo que lleva su nombre. Es un legado Bicentenario del Gobierno de Chile en 2015, que nos hemos encargado de difundir a nivel nacional e internacional con diversas exposiciones”, asevera Hansel Silva, periodista y Licenciado en Comunicación Social de la Universidad San Sebastián de Concepción y Máster en Historia y Gestión del Patrimonio de la Universidad Los Andes en Santiago, quien es el autor del libro de investigación “Museo Casa Cano, Por el rescate y el patrimonio de Rere”, editado por el Archivo Histórico de Concepción y financiado por la Corporación Aldea Rural en 2019.

Rere, un legado histórico

“El libro del Museo Casa Cano surgió como la tesis de mi Máster. El texto posteriormente lo presenté al Archivo Histórico de Concepción donde destacados historiadores acogieron el libro el cual, una vez editado, se presentó en Concepción, Rere, Yumbel y próximamente en Santiago e Iquique, porque la idea del libro es difundir el acervo de Rere, el Museo Casa Cano y la reconstrucción de distintos pueblos del Biobío y Ñuble como Bulnes, Chillán Viejo, Chillán, Los Ángeles. Además, se puede descargar de manera gratuita en la página del Archivo Histórico de Concepción, por lo que recomiendo leerlo para tomar conciencia del gran patrimonio regional que debemos preservar”, dice.

A través de sus páginas, el profesional logra impregnar en sus textos y fotografías la herencia patrimonial de este pueblo ubicado a 21 kilómetros de Yumbel, con un acento de nostalgia e historia. “Es un pueblo fundado el 24 de diciembre de 1586 como el Fuerte de Nuestra Señora de la Esperanza de Rere por el gobernador Alonso de Sotomayor, en honor a la Virgen de la Buena Esperanza que cuida a las mujeres que están por dar a luz. Durante muchos siglos desarrolla una industria agrícola (trigo), lavaderos de oro, minas de caulín y vino que se exportaba al mundo, lo que lleva a Rere a tener un crecimiento y notoriedad muy grandes. Esto hace que en 1891 el presidente Balmaceda autorice la creación del Banco de Rere, el cual alcanza a imprimir billetes y acuñar monedas que hoy son piezas de colección, lo que habla del auge y esplendor de Rere en Chile y el mundo. Luego viene la caída de Rere cuando el ferrocarril desaparece, lo que produce un letargo del pueblo por muchos años, haciendo que connotadas familias emigraran hacia Concepción y Santiago. “Lamentablemente, el pueblo sufrió otro gran golpe con el terremoto del 27F, lo que implicó una refundación de su infraestructura, que tuvo como obra central el Museo Casa Cano, el que cuenta con cinco salas y un lobby de entrada. En las salas se puede apreciar la historia de Rere desde su fundación en 1586 y termina con el terremoto 27F en 2010”, señala el profesional.

Historia familiar

Museo RereLa importancia del libro es que cuenta cómo nace y surge la comuna de Rere, lo que significó el terremoto de 2010 y cómo ese hecho se transformó en una oportunidad porque Rere se situó en un lugar privilegiado dentro de la reconstrucción patrimonial de la Región del Biobío. Asimismo, se relata la historia de la familia Cano Betancur, conservadora y católica, que fue la más rica de Rere a través de la agricultura y el comercio, y no dejó herederos pero sí un enorme aporte en materia cultural y patrimonial. “La familia Cano Betancur, una de las más reconocidas de la localidad, por llevar a cabo numerosas obras sociales y el proyecto Campanario de Rere en 1923, tuvo una larga tradición católica y conservadora en Rere y su casa fue propiedad del matrimonio constituido por Catalina Betancur y José Manuel Cano, quienes tuvieron cinco hijos, los que a su vez no tuvieron descendencia. Catalina Cano, última de la familia, fallece en 1946 y deja todo al Arzobispado, para mantener la religiosidad en el pueblo. De hecho, de aquí han surgido más de 500 vocaciones religiosas a la orden agustina. Lamentablemente después la iglesia no cumplió su voluntad y vendió la propiedad a don Luis Jara Salazar, permaneciendo abandonada por 50 años hasta el terremoto de 2010, cuando luego de la tragedia fue traspasada en comodato a la Corporación Educacional Aldea Rural que la transformó en un museo y centro cultural que fue declarado Legado Bicentenario en 2014, lo que no solo ha significado que aparezca de nuevo en el mapa y deje de ser un pueblo desconocido, sino que haya recuperado su antigua grandeza, reconocido desde la época de la conquista hasta ahora”, señaló Hansel, quien escribió el libro con el deseo de proyectar este lugar para las generaciones futuras.

Hitos fundamentales del museo

El museo recoge los hitos históricos de Rere como un rescate a un trozo importante de la historia de la Región del Biobío. “Entre ellos están su nacimiento bajo la advocación de la Virgen de la Buena Esperanza de Rere, el 24 de diciembre de 1586, con la llegada del gobernador Alonso Sotomayor, quien funda el pueblo; la construcción de las campanas de oro; la llegada de los jesuitas; el auge comercial de Rere hacia 1800 y el terremoto de 2010, distribuidos en 5 salas: muebles de colección de la Hacienda Zemita, lanigrafía de una artista yumbelina, pinturas y esculturas del arte religioso, muestra fotográfica de las familias fundadoras de Rere y de la familia Cano Betancur, y guión museográfico del terremoto 2010. Todos esos elementos van a permitir que el visitante conozca la historia de Rere y la de Yumbel porque están entrelazadas, que sepa que Rere está de pie después de 433 años”, afirma.

Proyección

Según el director del museo, el gran objetivo es “mejorarlo y preservarlo, tenemos el desafío de implementar los guiones museográficos que faltan en el Museo (solo cuenta con él la sala 5), me gustaría que a futuro el museo contara con un auditorio para realizar actividades de extensión, ya que una vez al mes organizamos charlas, conferencias y talleres con importantes invitados y expositores. Además, nos interesa promocionar artistas de Rere, por ejemplo, la artesanía de Campón (sector donde la loza de Rere es de una tradición muy antigua)”, argumenta.

Asimismo, el profesional subraya que hay que trabajar por desarrollar un proyecto de inversión en el pueblo para que crezca y se potencie con una industria turística patrimonial. “Falta conectividad de caminos, restaurantes, telecomunicaciones, entre otros aspectos. Debemos tomar conciencia que estamos frente a la posibilidad de dar un paso gigantesco hacia adelante y hacer de Rere un pueblo no solo con historia sino también con futuro”, concluyó.

Correo electrónico: corpaldearural@gmail.com

Dirección: Pedro Aguirre Cerda 75 / Región del Biobío / Yumbel

Teléfono: +56974655489

Valor entrada: Ingreso gratuito

Horario de visita

Martes, Jueves y Sábado:

10:00 a 13:00 hrs.

14:00 a 17:00 hrs.

Fechas de cierre

1 de enero – Jueves Santo – Viernes Santo – Sábado Santo – Domingo Santo – 1 de mayo 18 y 19 de septiembre – 31 de octubre – 1 de noviembre – 25 de diciembre – 21 de mayo

 

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar