Portadas

“Mi meta en la vida es ver a mis hijas realizadas y felices en lo que ellas decidan”

María Teresa Larenas, periodista

Es una persona positiva, alegre y sociable. Por eso siempre trata de rescatar el lado bueno de las personas, ver lo positivo de cada uno. “Como muchas mujeres hago mi mejor esfuerzo por ser buena mamá, hija, hermana, amiga, etc., y si uno hace todos los intentos combinados con las buenas intenciones, la mayor parte de las veces resulta”, nos dice y agrega “pero en realidad son los otros quienes deberían definir cómo soy… ¡viene muy de cerca la recomendación!”, nos complementa entre risas.

¿Quiénes componen tu familia original?

Mi familia la componen mis padres, Ariel y María Teresa, y mis tres hermanos mayores, José Luis, Eduardo y Nicolás. Soy la menor de cuatro hermanos o sea soy la regalona. Me llevo fantástico con todos, somos súper unidos y nos ayudamos en todo. Me siento muy afortunada de tener los papás y hermanos que tengo. Doy gracias a la vida como dice la Violeta Parra.

¿Qué recuerdos atesoras de tu infancia en Chillán?

Los mejores recuerdos. En mi querida ciudad natal viví momentos tan importantes de mi vida, imposibles de no atesorar. como olvidar la tranquilidad de esos tiempos, a la gente cariñosa, amigable, transparente, donde hacíamos cosas sencillas y nos divertíamos con lo simple, jugando en la plaza, con los vecinos, sin miedos, sin pensar en que algo malo podía pasar. Una niñez y adolescencia muy feliz.

¿Siempre quisiste estudiar algo relacionado con las comunicaciones?

Siempre me gustó el área de las comunicaciones. Soy muy sociable, me encanta compartir y conversar con mis amigos, trato de cultivar la amistad. Soy una convencida que las relaciones de amistad se deben cuidar y proteger. Hoy con la cantidad de redes sociales se ha perdido la cercanía, la comunicación cara a cara, incluso hasta el llamado telefónico para los cumpleaños de los buenos amigos se hace por las redes como WhatsApp; ahora la gente ni siquiera se da tiempo para eso, hemos perdido la costumbre de reunirnos para conversar, de contactarse con el otro, pero frente a frente. De verdad hago el intento de mantener esa cercanía, no cuesta nada.

¿Dónde estudiaste acá en la ciudad?

Estudié en el Colegio Concepción de Chillán. Mi generación fue la primera en salir de cuarto medio, estudiando los 14 años continuos. Generación 93….ufff, no saquemos cuentas por favor!…

¿Nunca te visualizaste en otro camino?

La verdad es que siempre quise estudiar periodismo, soy la única humanista de mi familia, ya que mis hermanos se fueron por el lado de las matemáticas, igual que mi padre. Pero partí estudiando comunicación escénica en la UNIACC, porque me encanta la onda artística, desde chica siempre me gustó, pero finalmente seguí lo que siempre quise estudiar.

¿Mantienes amistades de infancia?

Sí. Mantengo mis amistades de infancia. A varios no los veo desde hace muchos años, pero mis mejores amigas son de esa época y aún nos vemos. Las adoro.

¿Qué valor le das a la amistad en tu vida?

Para mí la amistad tiene un valor excepcional. De verdad que cuido mucho a mis amigas. Siempre organizo las juntas de grupo, cuando nos vemos me dicen “Maite, ¿cuándo vas a organizar la siguiente junta?”.  Creo que es  importante darse el tiempo para estar con las amigas (os), saber de sus vidas, problemas, alegrías, etc… hago todo lo posible para estar ahí presente, en las buenas y malas…y creo que voy por buen camino, dado que ellas mismas dicen que es una cualidad que me caracteriza.

¿Eres de muchos o pocos amigos (as)?

Gracias a Dios tengo muchas y muy buenas amigas. A través de los años vamos conociendo a muchas personas, podrían ser amistades de paso, pero para mí nunca lo han sido. He ido haciendo amigos en el colegio, que son los amigos de toda la vida, luego en la universidad formamos un grupo increíble, personas maravillosas que también entienden el significado de la amistad, somos todas de la misma onda. También tengo amigas del trabajo, a pesar de que uno se va moviendo, seguimos siendo amigas y nos vemos de vez en cuando, amigas del colegio de mis hijas, bueno y así hay muchas instancias donde vas conociendo gente, pero yo me voy quedando con las buenas amistades, las que te hacen bien, las que te aportan, las que son leales, cariñosas, las incondicionales…y las cuido porque encuentro que la vida sin los amigos, no es vida, al menos para mí.

¿Qué significa para ti trabajar en la empresa familiar?

El año 2012 ingresé a la empresa familiar Alcorp S.A. Para mí fue un desafío. Debo admitir que en un principio pensé que sería difícil porque todo el mundo dice que trabajar con la familia tiene muchas cosas buenas, pero también sus contras, que puedes caer en peleas que son difíciles de solucionar, etc., pero mi sabia madre me dijo que no había nada mejor en la vida que trabajar con personas que te quieren y así es. Ha sido un agrado trabajar con mis papás y hermanos durante estos años. Estoy feliz.

¿Cuál es tu cargo dentro de la empresa?

Estoy encargada del área de las comunicaciones y marketing. También veo algunos temas inmobiliarios.

¿Cuál crees que ha sido y es el aporte de la empresa Alcorp al crecimiento y desarrollo de Chillán y Ñuble?

Creo que la empresa que fundó mi abuelo, José Luis Larenas Muñoz, hace casi 70 años, ha sido un real aporte a la comuna de Chillán.  Hemos contribuido al crecimiento y al desarrollo de la comuna a través de edificaciones de calidad, generando oportunidades de trabajo para muchas personas de la comuna. Me siento orgullosa de ver cómo ha crecido la empresa a través de las generaciones. Contribuir con un granito de arena a mejorar la calidad de vida de chillanejos, que nos han elegido para vivir en la tan anhelada casa propia, te llena de satisfacción. Es gratificante ver los distintos edificios, condominios, bancos, colegios, estacio

 

nes de servicio, universidades, etc. que hemos construido no sólo en Chillán, sino que a lo largo de Chile. Calificar como empresa de primera categoría, donde compites con grandes empresas del país es, en definitiva, un gran logro, sobre todo cuando ganas propuestas de gran envergadura que resultan ser un importante desafío.

Para nosotros es importante generar empleos en la zona y crear un ambiente de trabajo agradable, donde todos se sientan tranquilos y contentos, eso nos motiva a todos y es muy valorado también por las personas que trabajan hace ya muchísimos años con nosotros. La gente tiene la camiseta puesta, somos toda una familia y eso se nota al momento de hacer las cosas, porque trabajar en equipo y unir esfuerzos tras los mismos objetivos da buenos resultados, genera frutos.

¿Cómo puedes compatibilizar el trabajo con ser madre y ser esposa?

Para nosotras las mujeres no es tan fácil compatibilizar el trabajo con la maternidad, sobre todo cuando tienes hijos chicos y horario completo, corres todo el día porque quieres lograr que todo salga bien. Una de las razones que me ayudó a decidir trabajar acá, fue la propuesta de hacerlo media jornada. Eso significa que puedo ir a buscar a mis hijas al colegio en la tarde, cosa que antes no podía hacer, ya que trabajaba todo el día. En la tarde me conecto a través del teléfono. En eso la tecnología ayuda, ya que es posible trabajar desde afuera de la oficina. Eso ha sido fantástico para mí, porque puedo disfrutar y ayudar a mis niñitas en la casa. También tengo tiempo exclusivo para mí, para desconectarme, voy sagrado a mis clases de baile y zumba, ese es mi momento de desconexión en esta ciudad tan agitada donde corres todo el día. Es mi vía de escape, y soy tremendamente feliz. Antes iba a las clases con culpa porque encontraba que no podía “perder” una hora en eso en vez de estar con mis hijas, pero me di cuenta que organizándose, se podía lograr, me saqué esa carga y hoy lo hago como terapia.

¿Qué cosas faltan para la igualdad de género?

Aún nos queda mucho camino por recorrer para lograr la igualdad de género, pero estamos avanzando. Hemos logrado generar más espacios, se han ganado batallas, la mujer se ha empoderado más, claramente tenemos más oportunidades que antes, hemos luchado por nuestros derechos, y en muchos aspectos los roles se han ido igualando un poco más, pero claramente sigue faltando. Me gusta ver hoy a los hombres jóvenes que se involucran mucho más en el tema, siento que tienen mayor empatía.

¿Qué echas de menos de Chillán y de vivir en provincia?

Lo que más echo de menos, aparte de las amistades, son los horarios. En Chillán, por ejemplo, puedes lograr ir a almorzar a la casa y volver al trabajo. En Santiago eso es un privilegio de pocos, la gente corre todo el día, las distancias son muy grandes, pierdes mucho tiempo en trasladarte, eso mismo tiene irritadas a las personas, y las convierte en personas más amargas, te sacas la lotería si ves a alguien manejando con una sonrisa …eso en Chillán no me pasaba. La gente es mucho más amable y cariñosa. Me encanta Chillán, cada vez que voy me da una nostalgia infinita. Tengo los mejores recuerdos.

¿A quién admiras y por qué?

Hay varios personajes importantes a quien uno podría admirar, pero a las personas que más admiro en la vida y como ejemplo a seguir son mis papás. Las personas que los conocen saben por qué lo digo. Ellos son excepcionales, son un matrimonio envidiable, se quieren mucho, se apoyan en todo, se ayudan, se divierten, son alegres, generosos, muy cariñosos con la familia, nietos y amigos. Estoy segura que heredé de ellos esa capacidad de sociabilizar y empatizar con el resto. Siempre entregando valores a través del ejemplo, no de la boca para afuera, sino que con hechos y actitudes que me hacen pensar que tengo una suerte infinita de contar con ellos siempre. Los adoro.

¿Cuál es tu lectura, película y música favorita?

En cuanto a la lectura, me gustan mucho los libros de Isabel Allende, me encantan sus historias, me entretienen. En cuanto a las películas, definitivamente me agradan las películas de acción y suspenso, me mantienen conectada y me entretienen. Respecto de la música, me gustan todos los tipos, desde la clásica que es lo que oíamos en la casa todo el día, hasta el reggaetón que bailo con mis hijas, aunque se mueren de vergüenza!. Pero a mí esas cosas no me inhiben, hace tiempo decidí hacer lo que realmente me gusta, aunque me miren raro.

¿Te gusta viajar?, ¿cuál es el mejor recuerdo?

Me encanta viajar. No hay nada más lindo e interesante que conocer otros países, otras culturas, distintas arquitecturas y personas. He tenido la suerte de conocer bastante. Mis suegros, papás y marido me han convidado a varios países y por supuesto que no lo pienso dos veces y me sumo. Siempre les digo que les prometo buena compañía y que lo van a pasar muy bien si me llevan. Disfruto mucho, aunque sufro antes del viaje, dolor de guata todo el día porque me paso miles de rollos antes de viajar, sobre todo cuando vamos sin las niñitas.

¿Practicas deporte?

Me encanta hacer deporte. Voy al gimnasio tres veces a la semana para mantenerme activa tanto física como psicológicamente. Hacer cualquier deporte ayuda. En el invierno me gusta ir a esquiar y en verano practico deporte al aire libre.

¿Tienes otros hobbies?

Me encanta la onda artística, el baile y la música son mis pasiones, por eso estudié un par de meses comunicación escénica, quería ser actriz. Cuando chica fui muchos años a ballet, coro y teatro. Me gusta la guitarra, a veces toco con mi mamá y cantamos a dúo, gozamos cantando canciones de la Violeta Parra y algunas cuecas. Para el 18 nos vestimos todos de huasos y bailamos cueca en el campo. El que no sabe bailar, ¡se demora 10 minutos en aprender!

¿Eres además de alimentarte saludable?

Me alimento bastante bien. En la semana me cuido, trato de comer harta ensalada, muy sano, pero los fines de semana me desbando…mi pecado: lo dulce, amo los postres. Si salimos a comer empiezo a mirar la carta de atrás hacia adelante porque de eso depende lo que pida como plato de fondo. Es decir, no puede ser un plato tan abundante, porque no perdono el postre.

¿Cuál es el plato al que no te puedes resistir?

Mi plato favorito son las pastas. Cuando viajo a Chillán, mi mamá siempre me tiene tallarines con salsa porque casi nunca como, ya que en la semana me cuido bastante.

¿Cuál es tu creencia espiritual?

Soy católica, creo en Dios. Estudié en un colegio laico, porque mi papá es laico, pero mis padrinos son católicos y ellos aceptaron ser mis padrinos  siempre y cuando me bautizaran. Fui la única bautizada desde chica, mis otros tres hermanos eligieron de adulto qué religión seguir. Mis papás son muy abiertos y quisieron que nosotros escogiéramos. Mis niñitas van a un colegio católico en Santiago.

¿Qué te emociona y qué te hace enojar?

Me emocionan las cosas simples de la vida, como ver los logros de mis hijas, marido, sobrinos, parientes, amigos, etc., eso me llena de emoción, orgullo y alegría. Me enoja la mala onda de la gente, cuando es negativa, tira para abajo, que siempre ve el vaso medio vacío, que critica todo en vez de ver las cosas positivas y el lado bueno de la vida.

¿A qué le tienes miedo?

Le tengo miedo a la enfermedad de un hijo o de un ser querido. Le tengo mucho respeto a la salud. Por eso la cuido. Creo que sin salud, todo lo demás se trunca.

¿Quiénes componen la familia que formaste?

Mi familia la compone mi marido Matías Nogueira y mis tres hijas, María Teresa de 13, María Antonia de 11 y María Gracia de 7 años. Son lejos, las personas más importantes de mi vida.

¿Qué se ama cuando se ama?

¿Qué se ama cuando se ama? Nunca me lo habían preguntado antes. Creo que se ama un todo, con lo bueno y lo malo. Literalmente en la salud y en la enfermedad. Porque tienes que ser capaz de afrontar el lado bueno de la vida, pero también el lado malo, las adversidades, lo que no estaba planificado, los imprevistos, lo que nos hace sentir vulnerables y a veces derrotados, etc. Tenemos que ser capaces de amar en los momentos duros, de contener, de aceptar y salir adelante. Porque bailar con la linda es fácil y entretenido, pero ya sabemos que la vida no es una burbuja, en los momentos difíciles te das cuenta hasta dónde llega el verdadero amor, de lo que eres capaz.

¿Amor pasional o racional?

¡Uyyy! Me encantaría ser pasional, pero soy demasiado racional. Esa es una desventaja a veces porque siempre estoy pensando en qué pasaría si lo hago de tal o cuál forma. En vez de dejar fluir y ser más pasional, no tan estructurada. Creo que también es bueno dejarse llevar a veces por lo pasional. Ahora que ya pasé los cuarenta y siempre, siento que estoy más relajada y estoy tratando de dejarme llevar.

¿Fuiste muy “polola”?

Fui lo más “gansa” que hay. Tuve sólo un pololo antes de mi marido. Cuando terminé con mi primer pololo, me regalé un espacio, conocí a mucha gente, disfruté, salí mucho con mis amigas, harta “disco”, fiestas, etc., pero de ahí no pasaba. Fue un período de compartir con las amigas, bailando sin parar y bailando entre nosotras, hasta que conocí a mi marido.

¿Cómo fue la historia de amor con él?

Mi historia de amor es bien romántica porque fue amor a primera vista. Nos conocimos en una fiesta interuniversitaria en Santiago, desde ese día nunca más nos separamos. Me sacó a bailar, después conversamos mucho rato y a la semana siguiente me invitó a salir. Así empezamos a conocernos y comenzamos a ver que teníamos algunos conocidos en común. Finalmente, salimos como seis meses. Después pololeamos seis años y nos casamos el 2002. Nunca más nos separamos, cumplimos recién 15 años de matrimonio.

¿Qué destacas de él?

Lo que más destaco de Matías es su sentido del humor. Me hace reír todo el día, es divertido, cariñoso, preocupado, me llama siempre y le gusta saber cómo estoy, cómo están las niñitas. Le gusta disfrutar la vida, salir de viaje, a comer, le encanta la vida campestre, disfruta con sus caballos en el campo, en general, le encantan los animales, es muy cariñoso y muy buen papá, juega mucho con las niñitas. Además es muy buen amigo, muy preocupado y unido a su familia.

¿Eres de conquistar o dejarse conquistar?

Para ser bien sincera, generalmente me dejo conquistar, me dejo querer. Me encanta cuando me sorprende con algún detalle. Mi marido es muy coqueto y siempre me sorprende con algo, es muy entretenido.

¿Cuál es tu frase preferida o recurrente?

Tengo varias, pero no te las puedo decir….me crié con cuatro hombres en la casa, ya te puedes imaginar qué es eso…

¿Cuáles son los valores que más destacadas en los seres humanos?

La honestidad, humildad, el dar sin esperar nada a cambio, la perseverancia para lograr los objetivos sin flaquear, la generosidad. Todo lo que me enseñaron desde chica. Eso se aprende con el ejemplo, nada más.

¿Hay algo de lo que te arrepientas?

Si has intentado hacer bien las cosas en la vida, no hay de qué arrepentirse. La verdad es que no me arrepiento de nada, todas las cosas que he hecho, lo he tratado de hacer con cariño. No me gusta herir a las personas. Mi lema es “no hagas lo que a ti no te gustaría que te hicieran”, así de simple.

¿Si tuvieras una máquina del tiempo, dónde viajarías y por qué?

Creo que repetiría París una y mil veces. Lo encontré realmente espectacular, romántico y seductor. Me encantaría que lo conocieran mis hijas también.

¿Cuál es tu meta en la vida?

Creo que en la vida uno tiene varias metas, amorosas, laborales, etc., pero a mí me encantaría vivir muchos años más para ver a mis hijas con sus familias formadas y conocer a mis nietos. Para eso tengo que vivir muuuchos años porque ahora se están casando muy tarde, si es que deciden casarse… los jóvenes primero quieren ser exitosos laboralmente, conocer el mundo y después piensan en casarse y en los hijos. Ojalá Dios me dé salud para conocer a mis nietos. Mi meta es ver a mis hijas realizadas y felices en lo que ellas decidan.

@maite_larenas

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar