Portadas

“EL COACHING EDUCATIVO ES LA LLAVE PARA CAMBIAR POSITIVAMENTE LA VIDA DE LOS Y LAS ESTUDIANTES”

María Alejandra Rebolledo, Educadora Diferencial y Coach Integrativo y Educacional

María Alejandra es una profesional de la educación, casada hace 20 años y madre de dos adolescentes. Una mujer sensible, reflexiva, crítica, pero que no se queda solo en observar la realidad sin hacer nada, muy por el contrario, ella ha dedicado su vida en pos de una nueva educación, una que no solo sea transmisora de conocimientos, sino que, a su vez, se nutra de los talentos y las capacidades de los niños y jóvenes, y que tenga una vocación de acompañamiento en este maravilloso proceso de crecer y descubrirse.

Mientras entablamos la conversación con María Alejandra, las palabras fluyen y percibimos su claridad y pasión por el tema. El que comenzamos abordando desde su vivencia personal hasta llegar a su momento actual, el que la tiene ad-portas de iniciar una nueva etapa profesional a través del coaching educativo, una innovadora herramienta que revolucionará el sistema educativo como lo conocemos.

Después de referirnos al difícil momento que pasamos como humanidad con la pandemia de Covid-19, María Alejandra tomó ese tema para decir que estamos frente a una oportunidad de cambio. “Sin duda que no volveremos a ser los mismos y lo importante es que, en el tema educacional, seamos capaces de avanzar”, sostiene.

Estudió Educación Parvularia en la Universidad de Concepción y mientras ejerció durante 8 años, en colegios públicos y privados, tuvo un revelador contacto con la diversidad en el aula. “Había niños con hiperactividad, Asperger, Autismo, déficit atencional y ahí nació mi vocación para estudiar Educación Diferencial, con mención en Trastornos del Aprendizaje. De esa fecha hasta hoy llevo años de ejercicio profesional en colegios públicos y privados, además de dar consulta privada”, señala.

Pero fue el terremoto de 2010, el que causó el primer vuelco en su vida profesional, ya que, buscando tranquilidad por un fin de semana, viajó a Puerto Varas, pero tras un ofrecimiento de trabajo en Puerto Montt, se quedó un año como Coordinadora Académica de la carrera de Educación Diferencial en la Universidad Santo Tomás. “Ahí me surgió el bichito por hacer docencia universitaria, por lo que cuando regresé a la capital penquista trabajé en la carrera de Psicopedagogía en la Universidad Andrés Bello durante 3 años, dictando las asignaturas de Psicopedagogía Social, Diagnóstico Multidisciplinario y Metodología de la investigación. Fue una época maravillosa porque ya tenía claro que lo mío iba por ese camino. Pero como en la vida todo puede cambiar de un momento a otro, nos trasladamos como familia a Talca por motivos laborales de mi marido. Y la verdad es que lo sentí como un nuevo desafío, lo que corroboré al ingresar al Liceo Bicentenario de Excelencia Santa Marta de Talca, donde llegué como Jefe UTP de Educación Básica. Me encontré con un entorno profesional y abierto a incorporar nuevas herramientas educativas. Lo sentí como una oportunidad, ya que, paralelamente estudié Coaching Educativo y aplicando algunos de sus elementos en beneficio de las estudiantes del liceo con excelentes resultados.

¿En qué momento estás hoy?

Como siempre he sido inquieta por aprender y enseñar, estoy con la decisión de retomar la consulta particular de psicopedagogía y coaching educativo, trabajando de lleno en eso. Soy una convencida que las crisis te movilizan y te llevan a tomar riesgos, a salirte de la zona de confort, además soy muy apasionada por las cosas que me gustan, lo que me ha traído muchas satisfacciones porque uno es agente de cambio, sobre todo si trabajas en educación. Hoy, incluso, tengo colegas que fueron mis estudiantes y a través de ellos puedo constatar los resultados positivos de apreciar que han cultivado sus talentos, capacidades y conocimientos.

No olvidemos que la educación es formar personas de alma a alma, y los estudiantes son seres humanos que tienen mucho que entregar. Siempre estoy aprendiendo de ellos, lo cual es una mirada de una educadora con un enfoque disiente y muy necesario para el sistema educacional actual.  

¿Cuál es tu visión de este último?

Sigue siendo igual como hace 60 años y eso es inaceptable. Todo ha cambiado en nuestra sociedad, la tecnología, la industria, los servicios, y en educación estamos igual que antes, y entendiendo que el sistema educacional está compuesto por el Estado, los profesores, los directivos, los estudiantes y las familias, es un ecosistema donde confluyen muchas cosas que tenemos que valorar y también cambiar.

Hemos avanzado tecnológicamente, pero la didáctica es la misma, donde no hay suficiente desarrollo del pensamiento crítico, falta una mayor vinculación entre los profesores y los alumnos. El modelo de las clases expositivas sin retroalimentación está obsoleto, no es posible que los profesores en su formación inicial como docentes, no tengan conocimientos de neurociencia, saber cómo funciona el cerebro es fundamental para instalar un proceso de enseñanza aprendizaje afectivo, así como también conocer de las necesidades educativas especiales y educación emocional. La Neuropedagogía, por otro lado, hoy es fundamental. Hay que conversar y conocer a los alumnos, cada uno con sus particularidades. Además, a eso se suma que el Sistema de Medición de la Calidad de la Educación (SIMCE), que en realidad no mide toda la calidad, solo un aspecto y calidad es más que un estándar. Hay un estudio de Sir Ken Robinson, doctor en la educación, que dice que a mayor escolaridad baja la creatividad, entonces ¿qué estamos haciendo? Normalizando un sistema que no saca el máximo potencial de los niños y adolescentes, además, en muchos casos, hay sobrediagnósticos a algunos estudiantes, que pasan su escolaridad sumidos en medicamentos, anestesiados, por un déficit atencional que, en ocasiones, no existe.

Me contabas que donde trabajabas aplicabas esas herramientas…

Sí, por eso hoy tengo estudiantes que son colegas que aman lo que hacen y son seres humanos plenos. Yo lo hacía por iniciativa propia, pero siempre tuve el apoyo del colegio. Por eso enfatizo que hay que apuntar a un desarrollo integral que incluya el desarrollo cognitivo, emocional, académico y social. Es preciso hacer las modificaciones curriculares correspondientes para potenciar proyectos educativos integrales, que potencien a los estudiantes en todas sus dimensiones.

Tenemos que desafiarlos cognitivamente para que desarrollen su pensamiento crítico, que ellos instrumentalicen todas las habilidades cognitivas que están a su disposición, que tienen que ver con el saber hacer, pensar y sentir, con espacios para el arte (música, pintura, teatro, entre otras manifestaciones artísticas), lo que trae como consecuencia esa formación integral y la motivación en los estudiantes, y un estudiante motivado aprende y es feliz.

UN NUEVO COMIENZO

Como consecuencia de su historia, María Alejandra estudia primero Coaching Integrativo que es una metodología de acompañamiento a las personas enfocada en las cuatro dimensiones del ser: psicológica, fisiológica, emocional y energética o espiritual, en Smartcoach, que es una modalidad del Coaching Ontológico y desde ahí fue aplicando estas herramientas de acompañamiento con sus estudiantes en el Liceo Bicentenario de Excelencia Santa Marta de Talca, ya que le dieron la posibilidad de hacerlo. Así llegó al Coaching Educativo como una necesidad de crecer profesionalmente.

¿Qué es el Coaching Educativo?

Básicamente es una herramienta que comprende un conjunto de acciones para acompañar a los estudiantes, para que se planteen metas y desafíos, y puedan conseguirlas potenciando todas sus habilidades y recursos, con el objetivo de superar las limitaciones en el contexto académico. He tenido grandes resultados transformando las creencias limitantes en potenciadoras y fortaleciendo la autoestima de los alumnos.  El coaching educativo también tiene programación neurolingüística, entonces desde su propio mapa de creencias observan cuáles son sus creencias potencializadoras y cuáles son las limitantes. Yo acompaño a través de la mayéutica haciendo preguntas que desarrollan el pensamiento y empoderan al niño para construir sus propias metas, mediante pequeños desafíos, lo cual se transforma en un círculo virtuoso que los cambia absolutamente.

¿Cuáles son sus beneficios?

  • Ayuda a conseguir objetivos que se planteen.
  • A tomar conciencia de lo que eres capaz a través de una comunicación efectiva.
  • Eliminación de creencias limitantes.
  • Crea responsabilidades y autonomía en los estudiantes.
  • Hay un feedback entre estudiantes y coach, que moviliza a la acción y les genera capacidad de liderazgo.

¿Hacia dónde puedes direccionarlo?

El coaching educativo está hecho para trabajarlo de manera personal e institucional.

En colegios puede ser implementado para cursos, a nivel docente, directivo y también desde el punto de vista particular. Penetra todas las áreas y estamentos de un colegio porque instala otro paradigma, otra mirada de la educación y para eso tenemos que desapegarnos de las creencias limitantes.

En lo personal, quiero tener un ejercicio libre de la profesión, abierta a ser un aporte en proyectos educativos de colegios que quieran mejorar y hacer una transformación en su didáctica. Por ejemplo, se puede utilizar para mediar conflictos, se capacita a los profesores y directivos, con el fin de establecer metas a nivel institucional que se vayan cumpliendo paso a paso para llegar a la consecución de un proyecto más global. Invito a que abramos las aulas y abramos la mente.

¿Has tenido reuniones con colegios en Talca?

En estos momentos, estoy en el proceso de hacer puentes con diferentes colegios, a través de dar asesorías, la idea es generar redes en el ámbito educacional. Soy consciente que este es un cambio, una transformación profunda de persona a persona. Por eso la invitación es a movilizarnos y crecer para construir una mejor educación para nuestros estudiantes.

¿Cuál es tu proyección?

Me veo con un Centro de Apoyo Psicopedagógico y Coaching Integrativo y Educativo que sea el primero de la Región del Maule, donde pueda recibir a los niños y sus padres (ya que el trabajo con la familia es esencial) que quieran sacar lo mejor de sí y quieran ser acompañados por un coach para transformar su realidad y sacar su máximo potencial. Quiero llevarlos a tener otra mirada de sí mismos para que puedan aportar a la sociedad, en definitiva, mi sueño es aportar a formar estudiantes y personas felices y plenas.

www.creceractivo.cl

FACEBOOK E INSTAGRAM: @creceractivo

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar