Novedades

PROFO Valle de Loncomilla, Valle de Loncomilla: un viaje al encuentro de nuestras raíces

¿Cómo se vive en el corazón campesino del valle de Loncomilla?

Es la pregunta que a través de una serie de ofertas turísticas se está respondiendo desde la propia zona maulina para atraer a un turista que cada vez más busca alternativas que lo conecte con la esencia de los territorios y en que los atractivos naturales, el patrimonio, la gastronomía y el folclore forman una alianza perfecta para entregar una experiencia completa.

En ello, el valle de Loncomilla ha visto una oportunidad y sus actores han comenzado a enriquecerla a través de un PROFO financiado por Corfo que está reforzando la relación existente en el territorio entre la naturaleza, la aventura, la gastronomía, la ruralidad y el vino como elemento central.

“Los actores de este PROFO, demarcado por el río Loncomilla, tienen como objetivo unir voluntades, concretar alianzas comerciales para potenciar el territorio y atraer a enoturistas que recorran el valle disfrutando de la variada oferta que ofrece, donde se releva su historia, su folclore, el patrimonio vitivinícola y la sustentabilidad ambiental”, indica Marcela Leni, gestora comercial del PROFO Valle de Loncomilla.

CALIBORO AVENTURA

 

Caliboro Aventura ofrece al turista la experiencia de hacer diversas rutas patrimoniales de enoturismo, degustando desde líneas de vino artesanales a catas de vinos premium, todas acompañadas de gastronomía típica de la localidad de Caliboro.

La empresa se ha insertado en la comunidad y ha generado lazos más allá de lo comercial, aportando al desarrollo del territorio, fomentando la asociatividad en todos los ámbitos, no sólo en el comercial, sino también en aspectos culturales como la recuperación de técnicas de construcción como el adobe y la incorporación de energías renovables.

La sustentabilidad en este emprendimiento se palpa en diversos aspectos: sus construcciones son de barro y paja de trigo de los campos locales, sus insumos provienen de huertos y viñedos orgánicos, crianza propia de corderos, aves y vacunos, energía solar obtenida a través de paneles y del uso de termos solares, puntos limpios y reciclaje de aguas grises, además de realizar un trabajo constante con la comunidad.

“La innovación de Caliboro Aventura ha consistido en hacer una fusión o maridaje de sabores e ingredientes coloniales y locales con las diversas líneas de vino con las que trabajamos, que van desde los vinos artesanales a los premium, logrando mostrar un producto turístico y gastronómico completo”, destaca Valesca Morales, dueña de este emprendimiento.

El servicio que se entrega es completo, incluyendo traslado, alimentación, tours, degustaciones, alojamiento en casa de campo y cada detalle que permita lograr que el visitante tenga una experiencia única en el Maule campesino, con productos y servicios de excelencia.

“Una de las mayores fortalezas de nuestra oferta enoturística es mostrar los viñedos más antiguos de Chile, trayendo al turista al corazón vitivinícola del país, con historia y patrimonio desde el descorche a los platos servidos, relevando la enogastronomía colonial que va de la mano con la historia enológica campesina”, destacó Morales.

 

 

Facebook: Caliboro aventura

www.caliboroaventura.com

 

FUNDO MILLAHUE

 

El Fundo Millahue está ubicado en el Km. 9 de la ruta a Constitución, un lugar privilegiado para los amantes de la naturaleza donde es posible encontrar bosque nativo, viñedos, riachuelos, flora y fauna nativa, a 20 minutos de Talca.

Carolina Bustamante, la dueña, está a cargo del desarrollo de esta idea que partió hace más de 10 años, entregando el servicio de cabalgata por un campo de 500 hectáreas que ofrece la posibilidad que el visitante tenga un agradable día empapándose de naturaleza, paseando entre viñas, praderas, lomajes suaves y cerros, y pudiendo contemplar desde alguno de sus miradores el encuentro de los ríos Loncomilla y Maule.

Carolina destaca que es un fundo con mucha historia porque el campo cuenta con minas que fueron explotadas en la Colonia. “La idea es ocupar lo que tenemos como recurso propio. Estoy a la orilla de la carretera, con fácil acceso y cerca de al menos tres ciudades: Talca, San Javier y Linares. Sin embargo, una vez que uno llega y dada la extensión del campo, se hace distante del ruido de la ciudad y surgen muchas cosas por descubrir y conocer como, por ejemplo, el bosque nativo que lo hace muy bonito y atractivo, el avistamiento de aves silvestres, los corredores vegetacionales. Hoy estamos potenciando más las caminatas, los paseos y la posibilidad de que quien quiera puede ocupar las instalaciones para un asado”, señala Bustamante.

La empresaria dice que aun cuando ha costado un poco desarrollar esta idea de negocio, porque la zona recién está empezando a tener un sello de servicios, sí ha tenido buenas experiencias, lo que le ha permitido poner más dedicación y comenzar a crecer mostrando lo que son y lo que hacen. Como proyecto de mediano plazo, Fundo Millahue tiene contemplado construir habitaciones para en un futuro alojar a los visitantes, siempre rescatando la ruralidad del entorno. “Intentamos rescatar elementos que el turista busca como la tranquilidad, la acogida, el calor de hogar, esa vida más lenta, más contemplativa. Ese es uno de los rescates que me interesa desarrollar y así dar mayor valor a la vida rural, sello que caracteriza a la Región del Maule, y particularmente, a la comuna de San Javier”, concluye Carolina.

 

 

Dirección: Camino a Constitución Km. 9, San Javier.

Teléfono: +56 (9) 77798468

Web: http://www.fundomillahue.cl

 

 

FUNDO LA QUEBRADA

El Fundo La Quebrada pertenece a Lumié Zúñiga, ingeniero civil químico vinculado toda su vida profesional a la minería y que al jubilarse adquiere el Fundo La Quebrada, dedicándose a la agricultura desde hace 20 años.

Es un fundo de gran extensión, ubicado en la localidad de El Morro, frente a Curtiduría, llegando casi hasta la ribera sur del río Maule, lugar donde el empresario ha desarrollado y expandido la matriz productiva del fundo, incorporando otros rubros. Pertenece a la Cooperativa Loncomilla, produce miel de abeja de flora nativa, se dedica a la ganadería y los olivares, y en los últimos años ha incorporado un proyecto de rescate y conservación de bosque nativo y turismo rural, ofreciendo inicialmente distintas alternativas de rutas que incluyen actividades agrícolas que generan mucho interés en los habitantes urbanos, como el proceso de extracción de miel, cabalgatas guiadas por los campos y sus alrededores, recorridos entre viñedos y olivares, pesca recreacional y cabañas para pernoctar en un ambiente rural muy atractivo.

De esta manera, Zúñiga se une a las empresas enoturísticas del valle de Loncomilla, complementando la oferta de productos y servicios relacionados e impulsando el desarrollo de la comuna. “Lo que estamos tratando de hacer es usar las bondades naturales del campo que tenemos. Por ejemplo, todos los años se produce en el río Maule el anidamiento de cisnes cuello negro, que es un atractivo muy interesante. Por ejemplo, traer a los turistas en bote en una travesía por el río Maule, hacer una cabalgata por los cerros para que conozcan, después que vayan a conocer el trabajo de las viñas y cómo se llega a un vino reserva, el trabajo de los olivos para conocer cómo se produce el aceite de oliva y lo mismo con la miel”, señala Zúñiga.

 

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar