Novedades

Jorge Clark Gavilán, gerente general Fábrica de Puertas & Molduras Clark Door SpA

Fábrica de Puertas & Molduras Clark Door SpA

“Siempre he sido un hombre que se fija metas en la vida y lucha por conseguirlas”

Emprender no es tarea fácil, pero cuando se hace con trabajo, esfuerzo y dedicación, sin derrumbarse en las caídas y sin deslumbrarse en los aciertos, el horizonte tiene al éxito como gran meta. Bien lo sabe Jorge Clark Gavilán, empresario y gerente general de Clark Door SpA, una empresa que vino a ser el sueño hecho realidad de este profesional, gracias no solo a sus conocimientos y determinación, sino también a su familia y a los trabajadores que la conforman.

¿Qué nos puedes contar de tu familia de origen?

Mi madre María Gavilán vive en Quillón y mi padre Jorge Clark falleció en 2015, ambos llegaron aquí hace más de 10 años ya que somos oriundos de Lota, y tengo dos hermanos, una mujer María Valentina y un hombre Marcos Patricio que viven fuera de la zona, en Chiguayante y Concepción, respectivamente.

¿Sin duda que tu actual familia ha sido una base fundamental para emprender con éxito?

Así es, la familia que he formado con Marcela ha sido un apoyo muy importante en todo este proceso, ella es una mujer maravillosa que tiene una hija llamada Margot (17) a quien recibí de 3 años y ambos somos padres de la pequeña Isabella de 9 años, mi princesa. Además, están mis dos hijas de mi primer matrimonio, A-lin (22) y Bárbara (20), a quienes adoro.

¿Cómo llegaste a la Ingeniería en Maderas?

Llegué luego de perder la Ingeniería Civil Industrial por dedicarle más tiempo al pololeo que al estudio. En la Universidad del Bío-Bío me convalidaron ramos y me decidí por Ingeniería en Maderas, ya que un tío me había comentado sobre el creciente desarrollo del tema de la madera. La carrera me gustó y egresé en 1993. Posteriormente me fui a hacer una práctica a CMPC Maderas en Mulchén, y luego de terminar mi último año en la universidad me ofrecieron trabajo de esa empresa para la planta de Remanufactura que está en Los Ángeles, donde estuve siete años. Lo que más destaco es lo aprendido en lo relacionado a producción y que fui ascendiendo en la organización siendo trasladado a las oficinas centrales de CMPC Maderas ubicadas en Santiago, esto es la gerencia comercial de CMPC Maderas y ahí estuve a cargo de Planificación Ventas Remanufactura donde aprendí el manejo comercial y logístico que hoy utilizo para mi empresa.

Estaba en eso, cuando en 2007 me contratan como gerente de planta de una empresa de Coronel que exportaba cajas de madera a Estados Unidos, lugar donde trabajé hasta febrero de 2010 porque la empresa tenía problemas internos.

Luego vino un periodo difícil…

Sí, fue algo difícil de asimilar. Quedé sin trabajo y estuve tres días en shock… Se me pasaban por la cabeza todos los problemas cotidianos que tenía que resolver para el bienestar de mi familia, pero no encontraba respuestas. Fue un momento muy duro emocionalmente hablando, donde Marcela fue un apoyo muy grande, demostrándome su amor e incondicionalidad.

¿Y qué sucedió?

Al cuarto día me dije “tengo que seguir en el camino de armar mi propia empresa”. Por lo que comencé a hacer contactos y llamar gente… Me di cuenta que debía moverme y pude superar el temor inicial, aun cuando todavía no tenía el respaldo económico que necesitaba. Intenté hacer un negocio con CMPC pero por diferentes motivos no resultó y me fui a quiebra. Cuando estaba en el proceso de asimilar lo que se me venía sonó el teléfono de mi oficina y de una constructora me preguntaron por molduras, yo les expliqué que no las producía porque trabajaba en el rubro de la exportación. Claro que tras un par de minutos de darle vueltas, busqué una fábrica que las produjera, coticé y obtuve el precio, con eso devolví el llamado de la empresa e hicimos negocio. Ahí me di cuenta que obtuve un buen margen de utilidad. Entonces me dije “este es el camino”.

La verdad fueron dos años bien terribles (2010 a 2012), perdí mi casa, mi auto, terminé junto a mi familia viviendo con mi papá en Quillón en una pieza de 5 por 5 metros. Lo bueno fue que duró aproximadamente seis meses porque los negocios comenzaron a rendir frutos y arrendamos un departamento en San Pedro de la Paz.

¿Y cómo llegaste al tema de la producción de puertas?

Fue por otro llamado de una constructora que me pidió puertas. Lo revisé, me fui a Santiago y hablé con algunos productores de puertas con los que llegué a buenos acuerdos comerciales. Se las compraba y las vendía en el sur. Me comenzó a ir muy bien, compraba volúmenes grandes y todo marchaba sobre ruedas. Gracias a eso, en 2014 fue cuando pensé que era hora de instalarme yo mismo en la fabricación de puertas. Ahí nació Clark Door, logrando en pocos años consolidarse dentro del mundo constructor nacional por su rapidez, eficiencia, responsabilidad e innovación de productos, gracias a contar con un excelente equipo de trabajo. De manera especial, me gustaría nombrar y agradecer a mi Jefe de Producción, Hugo Hidalgo Bastías, por su notable desempeño en la producción de puertas.

¿Qué consejos les puedes dar a quienes están recién emprendiendo por primera vez?

Hay tres recomendaciones claves: la primera, hagan lo que saben hacer, esto quiere decir hacer algo que dominen ya que les será más fácil; en segundo término, hay que asumir que el emprender no es rápido, hay que tener fortaleza para afrontar las dificultades que se presentan en el camino y como tercer aspecto, busquen ese toque de suerte que se necesita siempre, por ejemplo, en mi caso, reconozco que siempre me acompaña el toque mágico (la suerte).

Dirección: Fundo el Ciénago, parcela B-4 y B-5 Km 24 ¾, camino a Cerro Negro Quillón – XVI Región Chile.

Móvil o WhatsApp: +56-9-66756306

www.clarkdoor.cl

ventas@clarkdoor.cl

Twitter: @clark_door

Instagram: clark_doo

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar