News1

La sangre te convierte en pariente, la lealtad te hace familia

camila zarzar amor-columna diciembreUn corazón noble reconoce a su par. Indistintamente del lugar donde se encuentren se distinguirán entre la multitud y se reconocerán.

Se reconocerán a través del brillo de sus ojos. No será necesario hablar.

La sangre te hace parientes. No te hace familia.

Muchos no conocen la lealtad dentro de su círculo más cercano. Es más son los primeros en defraudar.

Lo que te hace familia es la lealtad, el compromiso y la integridad. Resguardar ese vínculo sagrado y respetarlo sin tranzar los valores en post de la unidad.

La consideración hacia el vínculo que los une no tiene nada que ver con la sangre, sino con la lealtad.

Un corazón noble, siempre reconocerá en el camino que recorra a su par.

No será necesario emitir ni una sola palabra. Abrazarse en silencio será el mejor lenguaje que podrán encontrar.

Demostrar con vehemencia el cuidado, la estima o el amor a través de acciones diarias que fortalezcan dicho lazo… Sin dejarlo morir por falta de interés o  exceso de banalidad.

Una unión sana y estable no necesita aparentar, tampoco flores falsas para arreglar los problemas de manera superficial.

Los vínculos dañinos o  inestables destruye la moral.  Se encargan de separar  familias y destruir todo a su andar.

Una persona sin valores es capaz de destruir lo que dice amar, tranzando sus lazos afectivos por dinero, poder o revancha. La falta de escrúpulos queda en evidencia cuando los hechos presentan la verdad.

Una persona sin ética destruirá con sus propias manos lo que por tanto tiempo quiso cultivar.

No tendrán nada que aportar…. La soledad los acompañará. Ese será el precio a pagar.

¿Cuántas familias separadas por dinero?, se han estafado entre ellos mismos,  se han intentado matar o han faltado a la verdad.

¿Cuántas familias viviendo una total mentira con tal de seguir las apariencias y actuar con normalidad?

¿Cuántos padres que hacen competir a sus hijos por amor o privilegios terminan destruyendo así el amor y la amistad?

¿Cuántas parejas se han encargado de destruirse mutuamente? Han buscado el punto débil de la otra persona y atacan su vulnerabilidad para así lastimar, someter o gobernar.

¿Cuántos hijos han tratado de estafar a sus propios padres y abandonarlos a su suerte, sin ningún tipo de misericordia o piedad?

¿Cuántas parejas ya separadas tienen problemas porque una de las partes incurre en acciones dolosas con el fin de lucrar y no perder cierta seguridad material? Como por ejemplo, traer hijos al mundo sin consentimiento para así manipular.

¿Cuántas exparejas por venganza han pagado a terceros para mandar a matar?

La falta de ética destruye todo. Absolutamente todo. Las familias no son la excepción. Los hechos nos hablan constantemente de esta cruda realidad.

La deslealtad tiene la capacidad de destruir vínculos sagrados que el hombre no ha sabido respetar.

Sangre de tu sangre que se han transformado en enemigos y asesinos. Dando un golpe bajo al corazón de quien confió en ellos y les mostró su vulnerabilidad.

Una puñalada por la espalda difícil de poder superar. ¿Quién puede sobreponerse a aquella miseria tan brutal, donde el enemigo es un cercano y donde el amor se suponía era el personaje principal?

La sangre te hace cercanos más no te hace familia. La lealtad y el compromiso,  el resguardo y respeto por aquella unión sagrada es lo que la hace eterna.

Un corazón noble siempre reconocerá a su par. No será necesario emitir una sola palabra. En sus ojos se reconocerán.

 

Te invito al cambio

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar