ColumnaLiderazgo

Las mil y una noches

Camila Zarzar Amor. Coach Liderazgo - Directora HappyEmotions
Camila Zarzar Amor. Coach Liderazgo – Directora HappyEmotions

Cuenta la leyenda que hace mil y una noches existió una princesa en Medio Oriente. Gran estratega y estadista que quería ayudar a su pueblo. Defendió al inocente. Se llama Rania. Hermoso nombre lleno de osadía y valentía.

Ella era magia. Amaba la alegría. Con ella no había dolor ni desgracia.  Demostró la fuerza y entereza de una gran princesa. Muchas historias se cuentan de todas sus proezas. 

Rania cambió la historia de Jordania. Transformó a una región completa. Grandes líderes de ella comentan.

Mujer con altos valores éticos, nunca se preocupó de lo estético. Fue la asesora de muchos hombres de poder. Tenía visión e intuición. Sabía a las personas leer.

Detrás de muchos poderosos se encontraba Rania. Ella guiaba sus pasos. De sus consejos aguardan. Muchos de ellos atesoraban consejos que valen oro. En ella encontraron un tesoro.

Se convirtió en la asesora de grandes líderes de la región. Libró a su pueblo de grandes batallas. No quería ver sangre correr ni que se construyeran grandes murallas.

Algunos la encontraban fría y dura como una piedra. En cambio, otros la veían sensible, brillante y delicada como una estrella.

Los insensatos la encontraban una serpiente. No la soportaban, mas nunca fue indiferente para ellos.  Rania sabía de todos los planes y artimañas que los insensatos utilizan para manipular a las personas cada mañana. Ella se encargaba de desarmar la estrategia o bien ponerlos en evidencia.  Que se persiga la verdad y en ella se encuentre sentencia.

A muchos desarmó su plan, para así de mala forma llegar al poder y gobernar.

Rania era simplemente ella. Jamás fue embustera. Nunca se creyó una estrella. Más bien parecía una plebeya.

Llegaban camellos cargados de oro. Muchos intentaron comprar su silencio e intelecto. Su amor otros intentaron. Mas nunca de ella se supieron inventos. Ninguna historia se ha encontrado.

Los deshonrados se devolvieron cabizbajos y humillados.

Rania tenía un súper poder. Entendía que para ganar había que saber perder. Su palabra era ley. No hacía maniobras de circo frente a ningún rey.

De dignidad y carácter se ha vestido. Su honor jamás ha vendido. Los que lo intentaron quedaron en el olvido.

Respetada por sus amigos y por sus enemigos. Rania logró unir a un pueblo que por muchos años estuvo dividido.

A todos ha respetado. Inclusive a sus asesinos ella ha perdonado.

Logró salvar a Jordania y a muchos pueblos vecinos que la han necesitado. Princesa Rania así la han aclamado.

Príncipes de otras tierras han llegado a pedir su mano. A muchachos con pocos honores pero de buenos sentimientos y limpios corazones ella les ha rendido honores.  Valoró al esforzado, honrado y osado.

Les dio herramientas y vistió de dignidad. Cuidó cada una de las alas para que algún día ellos pudiesen volar. Creó un batallón logrando transformar a toda una región.

Mientras ella gobernó no hubo guerra muertes ni desamor.

Cuenta la leyenda que hace mil y una noches Rania ha gobernado. Muchas historias los sabios de ella han contado. Las malas lenguas dicen que nunca se ha enamorado. Otros en cambio postulan que un amor el corazón le ha robado. Mas nunca nadie estas historias han corroborado.

Ayudó al rico y al necesitado.

Defendió su tierra con justicia. Trabajó con niños, mujeres, hombres y desamparados. Se preocupó de los invisibles que muchos han ignorado.

Trabajó mil y una noches para lograr su sueño ser alcanzado.

Vistió de nobleza a los inhumanos

Les sacó el veneno a las serpientes y les devolvió el corazón a los tiranos

Desenmascaró al ladrón y al impostor

A las medusas y a las gatusas

Expuso todas las astucias que muchos observan y varios ocultan.   

Rania amaba la libertad… Vistió a todo su pueblo de dignidad.

Trabajó incansablemente mil y una noches para su sueño lograr. Amaba la meritocracia, el honor y la dignidad.

No hubo trampa, príncipe, ni camellos cargados con oro que pudieran comprar su silencio y/o modificar sus acciones. Jamás tranzó su identidad por migajas de pan. No vendió sus calzones. De su honra jamás nadie pudo hablar.

No le puso una mordaza al poder de su voz. Tampoco un precio a su corazón.

Rania hoy es leyenda… No existe nadie en Medio Oriente que no sepa su leyenda. Muchas vidas transformaron con humanidad valentía y amor.

Trabajó mil y una noches… Hasta que su imperio prosperó.

Hasta sus enemigos la llevaban en el corazón.

Te invito al cambio.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar