ColumnaLiderazgo

Creer en uno mismo es el mayor acto de amor y confianza que nos podemos tener

Camila Zarzar Amor

BELIEVE

Do you Believe in love after love? Cher.

Quien cree que puede, siempre puede

Quien cree en sí mismo, no necesita aplausos falsos

Quien cree en sus valores, no seguirá al injusto

Quien cree en el amor, sembrará amor en cada una de sus acciones diarias

Quien cree en la lealtad, fortalecerá sus vínculos y los hará eternos

Quien cree en la verdad, no contaminará sus palabras con mentiras

Quien cree en su propia capacidad, no buscará perjudicar a otros para sobresalir

Quien cree en las personas, no jugará con ellas

Quien cree en la virtud, no manchará su nombre con deshonestidad

Quien cree en un mundo mejor, no propagará el caos y la injusticia

Quien cree en el perdón, no buscará saciar su odio a través de la venganza

Quien cree en la amistad, no traicionará la confianza depositada

Quien cree en la felicidad, no buscará comprarla con flores falsas

Quien cree en prosperidad, no tratará de empobrecer a otros para acumular riquezas

Quien cree en sus actos, no andará desconfiando del actuar de los demás

Quien cree en el amor, no destruirá lo que dice amar

Quien cree en el compromiso, no desatenderá su responsabilidad

Quien cree en los demás, no necesitará mantener el control para sentirse seguro

Quien cree en la vida, no se asustará con ella

Quien cree en la muerte, no le tendrá miedo

Quien cree en la pasión, se enamorará de ella y la hará parte de su vida

La disposición  de creer es determinante para crear la realidad que queremos materializar en nuestras vidas.

Quien no cree, no crea. No se involucra en trabajar arduamente en lo que desea.

Creer aunque la oscuridad se apodere de la noche

Creer aunque el cansancio doble nuestras rodillas

Creer aunque tengamos todo los escenarios adversos

Creer en nuestras convicciones aunque la injusticia tome protagonismo

Creer en nuestro poder aunque la debilidad se adueñe de nuestro cuerpo

Creer aunque el desamparo y la incertidumbre nos acompañen

Creer que es posible aunque no veamos el camino

La importancia de creer es el primer paso, y el más importante. Es la prueba absoluta de confianza

Donde la fe le gana a la incertidumbre o al temor

Es un acto que demuestra valentía y osadía. Amor y confianza hacia nosotros mismos.

En tiempos de incertidumbre y caos, lo único que nos mantendrá a salvo es tener la capacidad de creer que ´podemos salir adelante pese a todos los escenarios adversos que se puedan presentar.

Ir resolviendo lo que haya que resolver un día a la vez. Sin descontrolarse viendo lo macro.

Porque lamentablemente vivimos en un mundo donde nada, absolutamente nada pasa por nosotros.

Pero también todo pasa por nosotros y por la actitud que tengamos frente al cambio, al caos y la incertidumbre.

Las crisis traen consigo pérdidas y aprendizajes.

Es necesario saber perder. Es parte de la vida.

Quien no sabe perder, tampoco sabe ganar.

Hablar de pérdidas no es algo que nos resulte grato, ya que desde pequeños nos adoctrinaron para la competencia y la victoria.

Hacernos cargo de la pérdida solo nos genera frustración y malestar. No todos aprecian el valor de aquel aprendizaje.

El caos trae consigo un reordenamiento. Quizás se nos cierren ciertas oportunidades, pero sin duda si sabemos reinventarnos aparecerán otras.

El tiempo siempre muestra en el instante preciso el por qué de las situaciones.  Hoy debemos esperar que el tiempo haga su trabajo y nosotros aprender esta lección con humildad.

En ocasiones perder significa ganar mucho. Inclusive ganar la posibilidad de hacer las cosas de manera diferente.

Aprender a perder no es una cuestión de humildad únicamente, sino de inteligencia.

Se trata de aceptar, mantener la serenidad frente al caos, y actuar en consecuencia, dada la contingencia que se está viviendo.

Perder es parte de la experiencia de vivir. Quien no sabe asumir una pérdida de manera adecuada le costará muchísimo tiempo poder levantarse y reinventarse. Tiempo de acción y reacción frente al caos.

Ganar o perder pueden parecer términos absolutos, algo binario, o se gana o se pierde. Pero realmente se trata de lo que se haya ganado o lo que se haya perdido. De cómo se ha ganado y cómo se ha perdido. Todas esas cosas hay que analizar para sacar un aprendizaje de lo que se está viviendo.

A veces la victoria es una antesala de una serie de derrotas, y una derrota es la antesala de una serie de victorias. Es cosa de perspectiva.

En la euforia de la victoria y en la frustración de la derrota siempre debe haber humildad, porque es la humildad la que te ayuda a mantenerte aterrizado.

Lo único cierto en esta vida es lo incierto. Debemos estar siempre preparados para la incertidumbre, para la adversidad, para el fracaso.

El fracaso es el mejor maestro para quien es buen alumno y aprende de él.

Siempre podemos dar vuelta escenarios adversos si nos disponemos a creer…

Ir tras tus sueños juntando piedras…. Hasta que esas piedras se transformen en murallas y las murallas en castillos.

Believe, always believe

Te invito al cambio.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar