DestacadosEntrevista

Soledad Cruz, actriz

Apasionada, dinámica y atrevida. Conceptos que envuelven solo un poco a esta prominente actriz salida de las raíces de nuestro Maule. Entre Santiago y su querida Talca, Sole no se conforma con su vida dedicada al teatro capitalino y sus nuevos y atractivos proyectos en teleseries, sino que se siente en parte responsable del futuro del teatro talquino, lo que la impulsó a crear un proyecto futurista que espera aportar en ese sentido.

¿Cómo fueron tus inicios en el teatro?

Desde primero medio que me decidí a ser actriz; recuerdo que paseando por el centro de Talca llegué a un galpón que tenía la puerta entreabierta, me asomé y había un grupo de personas con vestidos y objetos medios raros y al parecer estaban ensayando algo, un hombre me vio y me hizo pasar para que viera. Lo que recuerdo de eso es que lo pasaban muy bien y todo tenía ese olor a baúl de disfraces, ensayan la obra El Tony Chico. Toda esa imagen me hizo, por alguna razón, querer hacer los que ellos hacían. Eran adultos jugando. Tiempo después supe que ese galpón era El Teatro Al Margen y el hombre que me invitó a pasar era Héctor Fuentes (compañía fundadora del Teatro Talquino).

¿Qué pasó después?

En segundo medio (año que quedé repitiendo), mis papás preocupados por mí, me llevaron a un psicólogo, que fue un ángel de la guarda, porque el diagnóstico fue “que a esta niña le hace falta expresar su potencial creativo” y que me tenían que poner en un taller de teatro extraprogramático. Así tomé mi primer taller, que en ese momento lo organizaba la DIBAM en el museo Bernardo O’Higgins, donde terminamos presentando un trabajo colectivo en el Liceo de Hombres. Recuerdo ese taller con mucho cariño. Así, durante toda la enseñanza media, me involucré en los talleres de teatro del colegio y en talleres extraprogramáticos. Luego me fui a Santiago a estudiar teatro (2004).

¿Qué lugares de Talca recuerdas de tu niñez?

El río donde me sentaba a escribir, la Plaza de Armas donde mi papá me llevaba sagradamente todos los domingos, mi barrio (1 poniente 6 /2 norte) que lo recorría con mi vecino en bicicleta y la cancha de patinaje de la Alameda.

¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad?

De Talca particularmente lo que me gusta son mis recuerdos en la ciudad, crecí en Talca y por lo tanto todo me gusta, cada calle me recuerda algo, además que mi familia vive ahí. Pero objetivamente, Talca como ciudad no me parece muy atractiva. Me gusta el Maule, sobre todo los alrededores, los pueblos pequeños como Batuco, Curtiduría, Curepto, Villa Alegre, Rari… Cuando más me gusta Talca es en el invierno, cuando todo está gris y lleno de neblina… es como un cuento de Edgar Allan Poe.

¿Cómo ves el panorama cultural de la Región?

Para ser honesta, no puedo hablar del panorama cultural, me parece muy general y además que sin vivir en Talca es difícil poder hacer un catastro de todo. En relación con la actividad teatral tengo más conocimiento y me parece que hay grandes esfuerzos de muchas personas, compañías e instituciones para hacer teatro. Sin duda hay movimiento y hoy mucho más que hace 15 años. El otro día, a propósito de la Muestra Nacional de Dramaturgia que llego a TRM, como FEDAM (Festival de Dramaturgia Maulina) moderamos un foro de conversación entre una dramaturga invitada y el frente de dramaturgos maulinos, donde se invitó a varios artistas. En la conversación estaba presente una actriz local (Haydée García) que compartió una reflexión súper interesante en relación con la actual creciente actividad teatral del Maule.

¿Qué les aconsejarías a los jóvenes actores que sueñan con trabajar en grandes proyectos teatrales y televisivos?

Que todo es puro trabajo, trabajo y trabajo. Cuando a uno le gusta lo que hace puede llegar a cumplir todos los sueños… eso es algo que me repito a mí misma casi todos los días…

Es importante concentrase y hacer bien lo que uno hace en el presente, el proyecto en el que estés, más que pensar en la gran “meta”, de esa manera se va sembrando de a poco y con conciencia, siendo coherentes con nuestros ideales. Así, de alguna manera y por caminos insospechados, se llega a un lugar muchas veces mejor de lo que habíamos soñado. No sé si existen “grandes proyectos”, todo depende de uno, uno los hace grandes o pequeños.

¿Cómo está compuesta tu familia?

Estoy casada con Nicolás Pavez, actor también y vivimos en Santiago. Mi familia que vive en Talca es mi mamá Alicia Court (pintora), mi papá Ramiro Cruz (que murió hace muy poquito), y mis hermanos Felipe (constructor) y Francisca (diseñadora gráfica) que están casados y con hijos. Por último, mi hermano menor Ramiro que vive en Santiago y estudia publicidad.

Cuando nos juntamos todos en Talca es maravilloso, todos nos llevamos muy bien, mis sobrinos son exquisitos. Somos bien fiesteros, de harto asado…

¿Cuál es la diferencia entre la vida capitalina y la talquina?

El peor defecto de Talca es el típico dicho: “Pueblo chico, infierno grande”, todo el mundo se conoce y pucha que les gusta pelar; es una sociedad conservadora todavía, observo que le cuesta aceptar la diversidad, eso en todo ámbito social y cultural. Por otro lado, la gran virtud es que la gente tiene tiempo, tiempo para compartir, tomarse un café, visitar a un amigo, salir con la familia, hay vida de barrio todavía.

En Santiago, es todo lo contrario, nunca hay tiempo para nada, es tan rápido el ritmo de vida que es fácil enajenarse y olvidarse de lo más importante “la familia y los amigos”. A veces es tan grande que te sientes solo. La virtud es todas las posibilidades que ofrece la ciudad, en su misma diversidad, siempre hay espacios para cosas nuevas. Particularmente a mí me acomoda más por mi profesión, tal vez si me dedicara a otra cosa podría llegar a vivir en Talca, y no digo que en Talca no haya teatro, solo que en Santiago hay más variedad, estímulos, opciones y la misma competencia te mantiene en un estado de alerta constante, siempre en movimiento.

Cuándo vienes a Talca, ¿qué lugares te gusta visitar para ir a comer?

Sin duda “Las viejas cochinas”. Mi segundo favorito son los “Pollos Dorados” un lugar muy chiquitito que queda camino a Colín. Y solo los domingos, las empanadas de San Clemente.

¿Qué hobbies tienes?

Hago mucho deporte. Nado todos los días, intento que sea de lunes a viernes, ahora cuando me canso de nadar hago spinning. Pero la natación es sagrada. Además, ando en bicicleta para todos lados. Veo una película o serie todas las semanas… y obvio que comiendo algo… Voy al teatro a ver obras todas las semanas, eso también es sagrado. Por último, y aunque no soy muy aplicada, intento meditar por lo menos 2 veces a la semana, una técnica con fuego que se llama “Terapia Homa”, al amanecer y al atardecer.

¿Cuáles son tus tres virtudes y tus tres defectos más importantes?

Virtudes: Rápida, vale decir “despierta”, trabajadora y buena amiga. En cuanto a los defectos: ansiosa, distraída y nostálgica.

Si hay un secreto para lograr el éxito, ¿cuál crees que es?

El éxito es algo relativo, si es en lo laboral, pienso que es hacer lo que a uno le hace feliz, que tenga sentido.

¿Te sientes una persona feliz?

A ratos… me considero todavía una persona muy vacilante en mi ánimo, a veces me siento la persona más feliz del mundo y otras no, supongo que ser feliz es más un estado profundo. Pero sí, entre suma y resta me considero feliz (con todos los vaivenes).

¿Cuáles son las pasiones de tu vida?

Sin duda, las artes escénicas tienen el primer lugar; pensarlo, hacerlo, mirarlo, leerlo y estudiarlo.

Después, algo que me apasiona mucho es conversar, de lo que sea, para mí un día completo siempre lleva una buena conversación… de esas profundas mejor. También todo lo que tenga relación con la ciencia, la física, la astrología, el ocultismo y el misterio me apasiona mucho.

Viajar también es parte de una gran pasión, solo que hasta el momento no he viajado mucho, pero siempre está en mi cabeza y cuando lo he hecho vibro completamente.

¿Cuáles son tus sueños?

Llegar a vieja y mirar mi vida sin arrepentirme de nada, hacer algo artístico que deje una huella, un aporte, una trascendencia, y ganarme el Loto!… con eso se cumplirían bastantes sueños…

Comentarios
Etiquetas
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar