Entrevista

Una mujer luchadora

Sandra Lama, directora Servicio Médico Legal Ñuble

Con una vasta trayectoria por más de 25 años en el mundo privado y público, Sandra Lama fue elegida para ser la primera directora del Servicio Médico Legal en la Región de Ñuble. Un desafío importante para su vida y que tiene una meta clara: transformar el SML en un servicio cercano.
Nos espera en la oficina provisoria del Servicio Médico Legal (SML) Ñuble, entidad del cual, desde el primero de agosto de 2019, asumió como directora. Se trata de la química farmacéutica Sandra Lama Larenas, quien desde Concepción llegó con mucha fuerza a la capital regional de Ñuble para asumir la dirección de este servicio que nos acompaña en los momentos más difíciles.

MEDIA DOCENA DE AMOR

¿Cómo recuerda su infancia?

Soy nacida y criada en Concepción, vengo de una familia muy unida y numerosa. Mi padre, Carlos Lama Zugbi, comerciante descendiente de palestinos, nació en tránsito entre Palestina y Chile, y mi madre, Teresa Larenas Hillerns, médico pediatra, quienes formaron una familia con seis hijas, yo soy la tercera. Me casé, tuve tres hijos de mi primer matrimonio, después me volví a casar y tuve dos hijos más y recibí uno, así que entre los tuyos, los míos y los nuestros, tenemos seis hijos con mi marido, el empresario penquista Gian Bernasconi, con quien llevo 23 años de matrimonio.

Una familia numerosa, ¿cómo se adaptan a los requerimientos diarios?

Hoy es más difícil porque todo está preparado para familia de a lo más tres hijos, los autos son para cinco personas y las casas tienen tres dormitorios. Gracias a Dios y a nuestro esfuerzo pudimos darle a nuestros hijos un hogar respetando sus espacios y el auto era uno de ellos en donde se discutía y se lograban acuerdos (ríe), quién va en la ventana, en la tercera corrida, etc. Afortunadamente, pudimos educar a todos, ya quedan dos en la universidad y los demás son todos profesionales, dos casados, tengo tres nietos y una por llegar en febrero, quienes pasaron a ser mis nuevos tesoros.

UNA DESTACADA TRAYECTORIA

Estudió Química y Farmacia en la Universidad de Concepción, ¿cuál fue la razón de elegir esta carrera?
De porfiada (ríe), egresé a los 16 años del colegio, mi madre me insistía que estudiara Medicina, y la verdad es que no quería. Entré primero a estudiar Ingeniería Química siendo una mala decisión, de la que me di cuenta terminando el primer semestre y congelando para dar la PAA e ingresando a Química y Farmacia.

Egresó de Química y Farmacia, ¿cuál fue el siguiente paso?

Me puse a trabajar en el Hospital Regional Guillermo Grant Benavente de Concepción en una suplencia, fue en ese momento en que me embaracé y tuve a mi primer hijo, por lo que me puse a trabajar con el que era mi marido y su familia, hasta que me separé, con dos hijos y un embarazo de seis meses. Luego, volví a trabajar en el área de farmacia pero no me daba para autoabastecerme, pues me resistía a recibir apoyo económico de mis padres así que busqué otras alternativas y se me presentó la oportunidad de formar parte de la primera fuerza de ventas del Banco Osorno, entonces trabajé como ejecutiva de ventas del banco y en la noche hacía turno como químico farmaceútico en farmacia privada.
Posterior a ello, me cambié al Banco Santiago, después trabajé en la compañía de seguros Consorcio donde estuve casi diez años, hasta llegar a ser jefa de ventas. De ahí, me fui a otra compañía como gerente de agencia pero fue demasiado el estrés y renuncié. Más tarde, me llamaron de BCI para abrir las operaciones de la banca virtual TBanc formando un nuevo equipo de ventas hasta que en un momento dije “ya es suficiente”.

Un rumbo nuevo que nace por la necesidad de desarrollarse como mujer y madre…

Sí, fue una época muy bonita, conocí a muchísima gente, aprendí bastante. Cuando dejé el banco, estaba descansando y de pronto me encontré con una amiga de mi hermana, colega mía, y me preguntó si quería trabajar con ella en la Dirección de Administración de Salud Municipal de Concepción, lo cual acepté. De a poco comencé a conocer el sistema hasta que el director del minuto me incentivó a postular al cargo de director de un Centro de Salud Familiar (Cesfam), para mí fue una sorpresa, postulé y fui elegida para la Dirección del Cesfam Pedro de Valdivia en donde estuve casi ocho años.

¿Qué tal fue esa experiencia?

Maravillosa, con un trabajo profesional que hace a la atención primaria espectacular, realmente es para sacarse el sombrero con los funcionarios públicos que generalmente son bastantes criticados, estuve con personas extremadamente generosas conmigo, muy colaboradoras y entregadas .Desconozco las razones técnicas, pero no me ratificaron en el cargo, a pesar de ser en ese momento el Cesfam mejor calificado de la comuna de Concepción en resultados y satisfacción usuaria, lo cual fue muy doloroso tanto para mí como para el equipo, pues estábamos en dos procesos importantes: la reposición del centro nuevo y acreditación en calidad y seguridad del cliente.
Pero, uno debe reinventarse, estuve casi un año fuera del sistema y en ese tiempo empecé a dar servicios a universidad y entes capacitadores, hasta que se presentó la oportunidad del cargo de dirección al Cesfam Los Cerros de Talcahuano y quedé, nuevamente me encontré con un equipo multidisciplinario de lujo, logramos generar un centro de salud distinto, con una imagen corporativa y un sentido de pertenencia enorme, con un trabajo colaborativo con los dirigentes vecinales muy interesante. Sin embargo, tuve un accidente con fractura de columna lo que me alejó de mis labores y por otros temas, dejé el cargo.

DE BIOBÍO A ÑUBLE

Ante la fractura que sufrió y por otros motivos personales, Sandra Lama postuló por Alta Dirección Pública al cargo de directora del SML en Ñuble. Fue así como, recuerda claramente que tras el anuncio que había quedado, renunció un día 31 de julio a su cargo de directora de Cesfam de Los Cerros y al día siguiente comenzó su nuevo rol como directora, pero esta vez dirigiendo el Servicio Médico Legal de la región.
Su experiencia por más de 25 años en el mundo público y privado, sus estudios posteriores tales como Magíster en Gestión en Salud, Diplomado en Calidad y Seguridad del Paciente, Diplomado en Docencia en Educación Superior y Diplomado en Coaching Neurolingüística, la llevó a ser la primera directora de este servicio público en Ñuble.

Y así asume el primero de agosto de 2019 un nuevo desafío…

Sí, un desafío bien grande en un servicio que claramente no es muy conocido salvo por la autopsia, pero aquí se desarrollan muchas otras actividades, lesionados, delitos sexuales, búsqueda de paternidad y más. Nuestro foco es la familia, sin descuidar al fallecido porque para nosotros sigue siendo un ser que debe ser tratado con dignidad y debe recibir una prestación de calidad. Y, por otro lado, procurar que los usuarios que han sufrido lesiones, que han sido agredidos sexualmente o que quieren impugnar paternidad y sus familias reciban un servicio óptimo en la medida de nuestras posibilidades porque todavía estamos en una oficina provisoria que no tiene todas las comodidades que quisiéramos.

¿Cuáles son las tareas principales de esta dirección?

Una de las cosas que queremos realizar como servicio es dar la información a la gente de cómo funciona el SML, pues hay un desconocimiento absoluto. Por ejemplo, si hay un fallecido en la vía pública nosotros no podemos ir a levantar el cuerpo hasta que se nos entregue la orden de Fiscalía, hay procesos anteriores que se deben cumplir a cabalidad. Otro aspecto es que las autopsias son por orden de llegada y el tiempo de espera es variable, pues depende del número de fallecidos que haya, si está la dotación completa, entre otros factores.
Además, estamos trabajando en entregar una calidad en el servicio y que la percepción usuaria sea mayor, que nos perciban como un servicio cercano, que hace bien su trabajo y que los atiende adecuadamente. El equipo de trabajo que dirijo tiene un compromiso y un cariño tremendo por el SML y aún con todas las dificultades realizan un trabajo encomiable. Por último, también buscamos generar alianzas estratégicas con instituciones importantes.

¿Qué nos podría adelantar sobre el nuevo edificio del Servicio Médico Legal Ñuble?

En estos momentos está en proceso de licitación, se emplazará en las dependencias del Hospital Herminda Martín y va a contar con todas las áreas de tanatología, box con pericias clínicas, psicológicas, lesiones, áreas administrativas, entre otros. Una vez que se adjudique esperamos, Dios mediante, en 2021, contar con un nuevo edificio SML Ñuble.

UNA LABOR PARA SIEMPRE

“Mi primera profesión siempre fue ser mamá. Y creo que el mayor logro personal es ver a mis hijos convertidos en adultos buenos, generosos, solidarios y con sentido social, comprometidos con sus familias, que valoran la amistad, la cultivan y con verlos así estoy realmente pagada”, confiesa Sandra Lama.

¿Qué legado emocional les transmite a sus hijos?

El legado que les transmito a mis hijos es la responsabilidad que uno tiene frente a sí mismo y frente a la sociedad, entendiendo como responsabilidad saber responder adecuadamente a los distintos requerimientos que se presenten. Y que la vida hay que vivirla intensamente, siempre procurando ver el vaso lleno, me he esforzado para que mis hijos vean lo bueno por sobre lo negativo, es decir, que vean una oportunidad donde hay una situación compleja, una oportunidad para mejorar, salir adelante. Creo que si las personas capitalizáramos las dificultades en aprendizaje y este se tradujera en acciones de mejora, no solo seríamos más felices y viviríamos mejor, sino que nuestro entorno también lo replicaría.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar