Entrevista

Miguel Ángel Pellao, tenor pehuenche

Miguel Ángel Pellao, tenor pehuenche

“Me enorgullece ser un representante de los pueblos indígenas”

Con 37 años, Miguel Ángel Pellao se ha transformado en un destacado referente de la música clásica en nuestro país. Nacido en Santa Bárbara y dotado de un talento natural, este intérprete “orgullosamente indígena”, como él mismo señala, viene de ganar el Festival de Olmué 2019 y prepara la difusión de su segundo disco “Cancionero Sinfónico”, el que espera mostrar en todo Chile. En exclusiva conversó con Nos Magazine y nos contó sobre su momento actual y sobre lo que ha sido su historia personal como base para sus desafíos futuros.

Nació en la Región de Biobío y fue criado en un internado mapuche donde descubrió la música lírica. En su etapa escolar, participó de diferentes concursos regionales con lo que demostró sus capacidades líricas, ganándose una beca en el conservatorio Vivaldi de Concepción y luego en la Universidad de Chile para estudiar Licenciatura en artes musicales, con el profesor Hans Stein.

En 2008 viajó a Italia para perfeccionarse en canto en el Conservatorio Luisa D’ Annunzio. Durante sus primeros años en Italia participó como corista de importantes y diversas obras teatrales líricas como Otello, La Bohéme y Moisés en Egipto de G. Rossini entre muchas otras.

Como solista, se presentó en Misa Criolla de Ariel Ramírez, bajo la dirección del Maestro Pasquale Veleno y en Misa de Gloria de G. Puccini, dirigida por el Maestro José María Sciutto.

El 2010 obtuvo el 2ª lugar en el Primer Concurso Nacional F.P. Tosti, en Ortona. Durante el 2011 participó en el Concierto en ocho ruedas 2011 en el teatro Palasavena de Bolognia, además fue invitado a la RAI, Radio y Televisión italiana al programa Al pie del Kilimanjaro de Licia Colo.

El 2011 vuelve a Chile para protagonizar el musical La Araucana, corazón mestizo, donde interpreta el papel de Caupolicán, compartiendo escenario con grandes tenores y cantantes de la escena nacional como Tito Beltrán, Mirella Tironi, José Alfredo Fuentes y Daniela Castillo, entre otros. Además a fines de ese mismo año es nombrado hijo ilustre de la Municipalidad de Alto Biobío y para el año 2012 se corona como finalista en el II Concurso de canto lírico Anita Carquetti, en la ciudad de Montecosaro en Italia.

Miguel Ángel Pellao, tenor pehuencheDurante el 2013 realizó una gira por México mostrando una trilogía de conciertos llamados Víctor Jara Sinfónico presentándose en Ciudad de México, Estado de México y Oaxaca. Además, ese año fue parte del concierto 40 años, los mismos sueños, un homenaje musical a Víctor Jara, Pablo Neruda y Salvador Allende, además de compartir escenario junto a Inti-Illimani, Quilapayún y otros grandes artistas del ámbito musical chileno, también se presenta como solista en Fantasía Coral, basada en temas de Patricio Manns.

A principios del 2014 actuó en la obertura del LV Festival de la Canción de Viña del Mar y en junio lanzó su primer disco llamado Tributo a mi pueblo, cd con 10 canciones de homenaje a la etnia pehuenche, del destacado compositor chileno Cecil González. Durante ese año se presentó junto a la pianista Rapa Nui Mahani Teave y la soprano Aymara Sandra Caqueo en el Teatro Municipal de Santiago en el concierto Voces de la Tierra, inaugurando el mes de los pueblos originarios. Para finalizar un gran año, el Tenor Pehuenche es considerado por la Revista Sábado de El Mercurio, dentro de los 100 jóvenes líderes del 2014.

Durante los años 2015 y 2016 participó de diferentes entrevistas en medios como la BBC de Londres, la RAI 1 TV italiana junto a la cantante lírica internacional Katia Ricciarelli y estuvo como invitado especial a la Expo Milán donde realizó tres conciertos en el pabellón El amor de Chile.

Actualmente se encuentra realizando una serie de conciertos enfocados en el lanzamiento de su próximo disco titulado Cancionero Sinfónico que reúne las canciones ícono de la música popular chilena en una versión orquestada por Marcelo Martínez, interpretando temas como Mentira de Buddy Richard, Una niña una historia de Cristóbal, Fe de Jorge González, Cuando Agosto era 21 y Canción del Sur de Los Jaivas, entre otros hits del pop chileno.

¿Quiénes componen tu familia?

Mi mamá, mi padrastro, dos hermanos más y principalmente mis hijas y mi esposa que son el corazón de mi vida.

¿Cómo llegaste a la música clásica?

Recuerdo que mi padre falleció cuando yo tenía cuatro años y la única alternativa que tenía mi mamá, en ese entonces, fue llevarnos a un hogar indígena. Ahí conocí la música clásica a través de un casete que me regaló un matrimonio belga que había venido a brindarnos ayuda desde el punto de vista social. Yo desde siempre he cantado canciones populares, pero a partir de ese hecho me enamoré de la música clásica y específicamente del cantante José Carreras que es mi exponente preferido.

¿Cuáles fueron tus pasos siguientes?

Antes todo, es fundamental contar con el talento para estudiar esta disciplina que es bien exigente, puesto que se requiere una entrega enorme ya que a ese talento hay que educarlo. Como yo cantaba en toda la zona de Santa Bárbara, me fui haciendo conocido y el alcalde de ese tiempo me otorgó una beca para ir a estudiar a Concepción. Recuerdo que al principio imitaba a otros cantantes, pero luego fui descubriendo mi propia voz por así decirlo gracias a mi primer profesor Mateo Palma. Eso me ayudó a comenzar a profesionalizarme y más tarde me fui a estudiar a la Universidad de Chile, tomé unas clases de canto particulares con el profesor Gonzalo Tomckowiack, un tenor y amigo muy querido y después gracias a mi amigo Max Berrú, fundador del grupo Inti-Illimani, me fui a Italia a fines del 2006 hasta el 2014.

¿Qué recuerdo de vida te ha marcado?

Estar lejos de mi mamá, que siempre la he tenido presente en mi vida, pero que por motivos familiares tuvimos que estar separados. El hecho de estar lejos de ella me marcó, pero hoy lo he superado gracias a la música. Eso tiene un valor muy importante, ya que es un aliciente para superarme día a día y seguir creciendo como artista y ser humano.

¿Admiras a alguien?

Mi mejor modelo es mi mamá (María Pellao), por su fortaleza y amor, además también tengo muchas familias adoptivas que me han entregado mucho cariño y apoyo a lo largo de mi vida, por ejemplo, las familias Parra, González y Alvear, todas ellas han hecho cosas por mí solo por el afecto que se fue originando a través del tiempo, el cual es recíproco.

¿Qué punto de tu trayectoria consideras clave?

Definitivamente el hecho de vivir en Italia, para los que estudiamos canto es un sueño hecho realidad, es impagable. Sabemos que en Chile la educación es precaria, sobre todo para nuestros pueblos originarios, por eso fue un paso importante. A eso le sumo el esfuerzo y el trabajo que paralelamente le he colocado.

¿Qué nos podrías contar sobre tus dos discos?

El primero está compuesto por canciones de mi amigo Cecil González que hablan del pueblo mapuche llamado “Tributo a mi pueblo”, es un homenaje a él. Este disco fue lanzado en el Teatro Municipal de Santiago y lo presentamos por todo Chile. El segundo lo acabamos de sacar, lleva por nombre “Cancionero Sinfónico” y la idea es recorrer los teatros más importantes del país. Mientras tanto estamos haciendo difusión por todos los medios de comunicación. Es un material muy bueno hecho con nuestros propios medios junto a mi productor y amigo Tomás Fajardo.

Miguel Ángel Pellao, tenor pehuenche¿Qué significan los reconocimientos en tu vida?, sobre todo ahora que ganaste el Festival de Olmué 2019

Siempre son bienvenidos, son un estímulo importante a la hora de estar permanentemente renovándome y fijándome nuevos objetivos. Además, me considero un werkén (mensajero de mi pueblo), lo que me da mucho orgullo, ya que represento de manera respetuosa a mi pueblo. Tengo esa posibilidad y siempre quiero ser un referente para él. Soy un agradecido de pertenecer a la comunidad indígena de mi país. Siempre he dicho que con la música puedo decir muchas cosas y la idea es ser un referente de valoración hacia nuestros orígenes.

Cuando tienes tiempo libre, ¿a qué lo destinas?

Va a sonar raro, pero trato de estar al máximo con mi familia porque estoy muy poco con ella por conciertos y promociones. Además siempre trato de estudiar y hacer música nueva, mi vida siempre está ligada a mi pasión. Por eso, cuando tengo días disponibles trato de destinarlos a lo más importante de mi vida.

¿Con ese ritmo de vida se pueden cultivar amistades?

Sí, de todas maneras. Soy un tipo muy amigable. Por ejemplo, cuando estaba en Italia, teniendo recursos limitados, yo mismo llamaba a mis amigos desde allá para saber cómo estaban… Siempre soy abierto y transparente al momento de interaccionar con las personas. El hecho de ser súper alegre me hace valorar la amistad como algo primordial.

¿Pasional o racional?

Soy más pasional… Muy poco racional. Soy súper disperso, excepto cuando canto, ahí estoy 100 % concentrado. Y cómo no ser pasional con la sangre mapuche que corre por mis venas…

Considerando eso, ¿qué te emociona?

Siento que la música ha sido un golpe tan fuerte que ha tocado profundamente mi emocionalidad. Me gusta estar en contacto con la madre tierra y por lo mismo podría decir que mi emoción va vinculada a la vida misma.

¿Tienes algún referente musical con el cual te gustaría compartir escenario?

En Chile he compartido escenario con todos los artistas que admiro y con los cuales me une una gran amistad, entre ellos, Inti-Illimani, Patricio Manns, Los Jaivas, Roberto Márquez y Manuel García, cercanos desde la música y con los que comparto muchas convicciones. Pero con los que me gustaría hacer algo son con mi amigo, el tenor Gonzalo Tomckowiack, ya que lo admiro mucho, y con la soprano Verónica Villarroel.

¿En qué crees?

Soy bautizado en la Iglesia Católica pero con todo lo conocido hoy no creo en esa religión, sí tengo fe en una energía superior que hace que todo funcione, que identifico como el dios mapuche “Ngenechen”.

¿Qué otro tipo de música escuchas?

Escucho y canto de todo. Canciones románticas, del folclore latinoamericano, además hago muchas imitaciones de cantantes famosos.

¿Qué te gusta ver?

Me gustan las películas que tienen que ver con el universo. Soy un convencido de que no estamos solos.

¿Cuánto debes practicar para el nivel de exigencia que tienes?

Es relativo, eso varía de acuerdo a los periodos de conciertos donde se requieren muchas horas de ensayo para que todo salga perfecto. Clases de canto tomo tres a cuatro veces al año, además de realizarme un chequeo médico una vez al año para ver cómo están las cuerdas vocales.

¿Qué mensaje les enviarías a los jóvenes que tienen la misma inquietud musical que tuviste tú?

Yo pasé por muchas dificultades, pero la clave es la insistencia. Ese es el mensaje para los jóvenes. La cultura está en todas las latitudes. Si a mí se me dio la posibilidad, por qué a otros niños no. La idea es que cada uno crea en sus talentos y si son mapuches se sientan orgullosos de representar a su pueblo.

¿Radicarte en el extranjero está en dentro de tus planes?

No, en este momento mi prioridad es mi familia. Desde aquí estamos haciendo bien las cosas y la idea es seguir por este camino.

¿Cuáles son tus proyectos más próximos?

Continuar dando a conocer mi trabajo, estar cerca de las personas. Mostrar mi segundo disco. Además, seguir dando charlas motivacionales (cada mes de junio) en diferentes colegios de Chile para que los jóvenes tengan un incentivo para hacer cosas. Eso es algo muy importante para mí. Y dentro de las proyecciones más a mediano plazo, hacer un tercer disco y actuar en algún festival importante como Viña del Mar.

www.tenorpehuenche.cl

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar