Entrevista

Francisca Vergara, odontóloga

Francisca Vergara, odontóloga

“Existe una mayor preocupación de los  pacientes odontológicos por la estética”

Esta profesional comparte con su padre, el también odontólogo, Fernando Vergara, labores en la Clínica de Odontología Integral, lugar donde desarrolla desde hace un par de años un interesante trabajo en Estética Odontológica y Rejuvenecimiento Facial, un tema que ha ido ganando terreno debido a la necesidad de las personas de estar sanas y verse bien.

Francisca Vergara Orellana es odontóloga de la Universidad de Talca y tiene una mención en Estética Odontológica y Rejuvenecimiento Facial con especialidad en Laminados Cerámicos, un área que ha ido ganando cada vez más terreno entre los pacientes que acuden al dentista debido a la creciente preocupación por la estética.

Esta profesional comparte labores en la Clínica de Odontología Integral con su padre, Fernando Vergara, espacio en el que se ha posicionado por entregar soluciones en odontología general en adultos y niños, endodoncia y desde hace un par de años en estética odontológica y rejuvenecimiento facial, pero con una mirada puesta siempre en el paciente y sus reales necesidades, todo derivado de la filosofía de vida, basada en corrientes y disciplinas espirituales, inculcada a Francisca desde pequeña por sus padres.

De esta manera, siguiendo la línea de su padre y su método de atención en la clínica, Vergara subraya que lo que hacen allí es atender personas y no procedimientos que valen “x” cantidad de dinero, lo que le permite trabajar en un aspecto que considera clave, la prevención.

¿Qué tanto ha influido en tu carrera las visiones profesionales y de vida de tus padres?

“Soy una mezcla de mis padres. Mi madre es terapeuta, hace medicina holística, terapias con biomagnetismo, reiki y flores de Bach, es muy buena en lo que hace y esa forma de atención me la traspasó, entonces entiendo mucho el tema de que cuando se tiene una enfermedad, muchas veces ella está relacionada con las emociones. Por ejemplo, acá en marzo llegan muchos pacientes con problemas de bruxismo y es simplemente por el estrés de lo que significa el inicio del año y ahí intervenimos de otra manera y no con una terapia que puede significar un sobretratamiento. Y por otro lado, también está presente toda la experticia profesional de mi padre, que lleva mucho tiempo atendiendo gente con una forma en que más que pacientes son amigos, y eso nos permite implementar la mentalidad que uno tiene que prevenir, realizarse los controles pertinentes y no solo venir a la clínica cuando se tiene dolor. Ahí uno explica que la idea es no llegar a esa instancia, que no se relacione dolor con ir al dentista. En el fondo, tratar de cambiar un poco la mentalidad de lo que significa ir donde un especialista porque el objetivo es que se prevenga ese dolor”.

¿Y eso genera un ambiente distinto en la clínica?

“Es distinto el ambiente cuando vas a un centro donde te atienden los dueños, a ir a una multinacional donde los dentistas están contratados para atender y deben sumar acciones.

Acá vemos personas, no procedimientos que valen “x” cantidad de dinero. Nos preocupamos de atender a la persona porque el tema emocional es muy importante en las enfermedades y nos damos el tiempo para ver esa dimensión. Eso es parte de nuestra filosofía, es agradable cuando llega un paciente, obviamente me concentro cuando hago la intervención, pero también hay un espacio en que prácticamente te transformas casi en psicólogo. Me va muy bien en ese plano de relación con las personas y eso se nota en la clínica porque los pacientes agradecen la honestidad con que uno enfrenta los problemas que pueden tener entregando soluciones efectivas a las necesidades requeridas. Hay mucha responsabilidad en lo que hacemos”.

¿Y por qué decides orientarte a la especialidad de estética odontológica y rejuvenecimiento facial?

“El año 2014 hice una certificación en esta especialidad porque siempre me gustó mucho algunos aspectos de la estética como, por ejemplo, la línea de la sonrisa, y se ha convertido en un complemento de lo que hacemos en la clínica porque mucha gente necesita un retoque en sus tratamientos faciales y me ha ido bastante bien, utilizando rellenos con ácido hialurónico y atenuación de arrugas con proteína botulínica o aplicación de plasma rico en plaquetas. Y luego hice un diplomado en Santiago de Carillas y Laminados Cerámicos, que era lo que faltaba para complementar todo lo que hago en el área de estética”.

¿Y cómo ha funcionado esa área?

“Bien, pero lento al principio porque el procedimiento es más caro. Está indicado para algunos problemas, pero los pacientes cada vez más se van preocupando del tema estético y son muchos los que llegan a preguntar por una solución estética porque quieren una sonrisa más bonita o los dientes más blancos, y las láminas cerámicas son una opción más actualizada de lo que uno puede ofrecer como estética siendo odontólogo, porque además es una solución poco invasiva. Y como es una opción estética que va en ascenso, muchos de los dentistas se están especializando porque lo que más importa en esta área es que no se caiga ese laminado, y en eso me ayudó mucho el diplomado que cursé para tener un buen resultado con una opción estética que no todos pueden ofrecer”.

¿Tienes interés de explorar otras áreas?

“Me gustan varias áreas. Rehabilitación oral, estética e implantología, que es lo que nos falta en la clínica hoy. Pero estoy feliz con lo que hago y estoy conforme con mi desempeño, obviamente especializarse es el ideal, me gustaría mucho, pero tengo hartas ideas en mente como, por ejemplo, un proyecto en el que estoy enfocada con mi pareja, Pedro Barraza, que es hacer cerveza artesanal, un tema que va en ascenso igual, llevamos algo así como tres años en eso y tenemos la intención de construir una planta cervecera e instalarnos más formalmente logrando un estándar de cerveza de calidad. Y a futuro quiero ser mamá y mi idea es trabajar media jornada para luego dedicarme a estos otros sueños, además que practico mucho deporte y soy dog lover. En definitiva, no me encierro solo en la odontología, aunque me encanta lo que hago”.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar