Entrevista

César Muñoz Vergara, Consejero Regional del Maule

Con el servicio público a flor de piel

Maulino de tomo y lomo, este ingeniero ha desarrollado una intensa labor pública en la región, lo que le ha permitido conocer sus falencias y virtudes. Hoy desde el Consejo Regional intenta estar al servicio de la gente y de la tierra que lo vio nacer y formarse, con la idea de tener un Maule más pujante y con oportunidades.

¿Quién es César Muñoz?, ¿podrías aventurar una autodefinición?

César Muñoz Vergara, Consejero Regional del Maule“Diría que César Muñoz es un maulino de corazón. Un feliz padre de familia. Un hombre que trata de aportar y ver las oportunidades de la vida en el Maule con mucho optimismo. En general, soy un tipo que cree en la familia, cree en las personas, cree en los amigos y que el mundo tiene oportunidades para todos. También diría que soy un emprendedor de muchas actividades y con ganas de hacer cosas distintas siempre en términos profesionales. Y en términos políticos, soy un tipo comprometido con la gente, con mi región y también con el dolor de las personas y las falencias que de repente cada uno va teniendo en la vida, por eso mi interés es ayudar a que esas falencias sean menores”.

Cuéntame de tu infancia y adolescencia. ¿Dónde naciste y creciste?, ¿qué recuerdos tienes de esa infancia y adolescencia?

“Yo nací en Linares, donde mis abuelos y padres hicieron sus familias. Ahí, estudié muy poco porque de muy niño nos fuimos a Molina ya que mi padre, funcionario público, fue trasladado a esa ciudad. Viví hasta los 12 años en Molina y luego llegué a Talca al Liceo de Hombres a terminar mis estudios secundarios para después seguir haciendo los estudios superiores. Fue una infancia entretenida, yo diría bastante rica en experiencia, con amigos y gente que hasta el día de hoy recuerdo y veo ocasionalmente. Tuve una linda infancia en términos de vida diaria y familiar, con recuerdos inolvidables. Y ya en mi adolescencia, Talca, sin duda, que me marcó mucho porque es una ciudad que me ha entregado bastante, no solamente porque acá estudié y formé mi familia, sino también por todo lo que conviví con mis padres, que ya no están conmigo, pero que fueron unos viejos `súper choros` que me entregaron valores tremendamente importantes y me permitieron vivir en una ciudad como adolescente con bastante libertad. Así es que mi adolescencia fue realmente entretenida, con muchas actividades deportivas y sociales”.

¿Qué camino sigues luego?, ¿estudio, trabajo formal, emprendimiento?

“Ingreso a la Universidad Técnica del Estado a estudiar Ingeniería en Ejecución Mecánica, una universidad que después obviamente desaparece al formarse la Universidad de Talca. Egreso a fines del año 1979 para transformarme en un profesional e incursiono, en muy poco tiempo, en el ámbito público en la Secretaría de la Juventud, donde se hizo una labor tremendamente grande en toda la región con muchos jóvenes, en múltiples y variadas actividades de la vida diaria, y en donde pudimos desarrollar una cantidad importante de eventos culturales en la región, además de campañas solidarias que marcaron la vida de muchos jóvenes y fundamentalmente la mía, así es que fue una etapa bastante entretenida en la década de los 80. Luego terminé, al finalizar esa década, como alcalde de la comuna de Pencahue, por un corto tiempo, cargo del cual tengo recuerdos maravillosos, realizando múltiples acciones, por lo cual, hasta el día de hoy, la gente me recuerda con cariño. Renuncié para una incursión a una candidatura a diputado en el año 1989, donde obtuve una buena votación, pero me faltó para ser elegido. Desde ese momento no he dejado la veta del servicio público”.

¿Cómo se produce este encuentro con el servicio público?, ¿qué te interesó y motivó?

César Muñoz Vergara, Consejero Regional del Maule“Después de la derrota en la campaña a diputado en el año 1989, me dedico a mi profesión, encuentro trabajo e incursiono en la industria forestal, fundamentalmente en la comuna de San Javier. Pero luego me pica nuevamente el bichito de la política y me piden que vaya de candidato a diputado en el año 1993, me presento y sufro otra estrecha derrota. Desde ahí he estado en esta bonita labor, siempre comprometido con la gente, haciendo cosas. El año 1997 me presento otra vez candidato a diputado, esta vez por Talca, oportunidad en que con mi compañero de lista no fuimos capaces de evitar el doblaje de la Concertación. Así es que como ves, tengo varias campañas en mi vida y las últimas a consejero regional donde he tenido bastante éxito. Ahora mi encuentro con el servicio público es de hace muchos años, me motivó la política primero, en términos de los desafíos que había en el país en los años 70, época en que fui dirigente secundario, y luego continué por ese camino en la universidad, integrándome de a poco a las actividades políticas y públicas. Cuando me toca ser alcalde, el servicio público ya lo tenía muy fuerte pegado a mi piel y a la forma de ver la vida, por lo tanto, seguí trabajando fuerte desde ahí en todo lo que representa esta área, de la cual no me he despegado nunca con la idea de servir a la gente y tratar de aportar”.

Con los años de experiencia al servicio de la región, ¿cómo la ves?, ¿cuánto ha avanzado? y ¿qué falta?

“El Maule es una región que a veces no nos gusta. Creo que debiera ser mucho más pujante, porque es una zona privilegiada en naturaleza y en áreas productivas que no han sido del todo desarrolladas. Estamos cerca de Santiago, somos el corazón de Chile, pero no la veo tan pujante como yo quisiera. Estamos en los últimos lugares de competitividad a nivel nacional y creo que somos una región donde falta mucho por hacer; ha avanzado, sin duda, ha crecido como ha crecido el país también, pero nos falta mucho, porque es una región que tiene mucho potencial en capital humano dado por las universidades y no tenemos una convivencia adecuada con los centros de pensamiento e inteligencia, de tal forma que podamos potenciar áreas interesantes en beneficio de la comunidad. Falta creernos el cuento, falta fortalecer sectores, falta tener una estrategia en dos o tres áreas que sean interesantes para el desarrollo de la región. Agricultura y turismo son dos que importan y hay que generar estrategias más focalizadas con participación de todos los estamentos. Asimismo, creo que también falta en la región más inteligencia artificial, desarrollo tecnológico y digitalización, ahí tenemos que apuntar fuerte para tener una región que sea pionera en este ámbito”.

¿Cuáles son tus proyectos personales en este momento?

“Quiero seguir aportando a la región en términos de servicio público y tengo la firme convicción de que puedo aportar desde estos nuevos gobiernos regionales que van a nacer a partir de la elección del Gobernador Regional en octubre del año 2020. Creo que desde ahí puedo aportar con experiencia, capacidad y lo que he conocido de la región, las falencias que le veo, las virtudes que le he descubierto, así es que espero estar como candidato a ese cargo, el primero que se va a elegir democráticamente y que representa un desafío muy grande, así es que esa sería mi gran apuesta personal y la última diría, en términos políticos, para seguir haciendo cosas por la región”.

 

¿Quiénes integran tu familia y qué importancia tienen en tu vida y en lo que haces?

“Mi familia la integra mi señora María Soledad, matrona de larga experiencia en Talca, y dos hijas preciosas, Catalina, que es periodista y trabaja en Mega, y Constanza, arquitecto y directora de Obras en la Municipalidad de Talca. Ellas son mi gran pilar y me han dado dos nietos maravillosos, Magdalena y Luciano. Además, están mis yernos y mi suegra que vive con nosotros desde hace muchos años, parte importante de mi familia. Tengo tres hermanos, dos en Santiago y uno en Talca. Es una familia preciosa, la quiero mucho, la adoro y cada vez que puedo me refugio en ella haciendo el cable a tierra que todo ser humano necesita”.

¿Con qué te desconectas del trabajo?, ¿algún hobby?

“Siempre trato de desconectarme del trabajo, pero lo que más me ayuda es la familia y los amigos, el compartir con gente con la cual no tengo la misma actividad y conversar de cualquier cosa, del mundo, de la vida, de lo cotidiano. Con los amigos y mi familia me desconecto, fundamentalmente. Y también una actividad que siempre hago, no solamente por la vocación de servicio que tengo, es estar con la gente en el campo, ir a los sectores rurales, convivir y vivir sus actividades, es solo disfrutar con ellos, gente de tradición y costumbres, tanto en la cordillera como en el mar, ahí me relajo tremendamente y lo paso muy bien. Eso me da energía y me revitaliza para seguir en el día a día”.

¿Cuál es tu sueño para la región?

“Mi sueño es tener una región que, a lo menos en el corto plazo, esté dentro de las 10 zonas más competitivas del país, que tengamos una agricultura pujante, desarrollada, abierta al mundo, con grandes exportaciones. Y que tengamos un turismo con una oferta importante en los próximos años, que la región sea una zona turística que pueda abrirse no solo a Chile sino también al mundo. Pero también un sueño que todos tenemos es que el habitante del Maule tenga un mejor estándar de vida dado solamente con políticas públicas desde la región que apunten no solo a la agricultura y el turismo, sino también a la conectividad digital para los tiempos que vienen, porque creo que debemos estar a la vanguardia en eso. Los sueños se pueden realizar con mucho trabajo, mística y con un equipo que tenemos en la zona. Y mi sueño es seguir sirviendo a la región”.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar