Digital

Adrien Canitrot, tallador de piedra. El destacado picapiedra francés radicado en Ñuble

Adrien Canitrot

Hace 18 años comenzó a realizar sus primeros trabajos en piedra, un oficio que protagonizó desde su niñez, pues su padre se dedicaba a esta artesanía. Desde ese momento, ha sido partícipe de grandes obras como por ejemplo la Sagrada Familia en Barcelona, una actividad que le apasiona y que, por lo mismo, fue reconocido este 2018 con el «Sello de Excelencia de Artesanía de Chile» y el «Reconocimiento Internacional a la Excelencia» del World Craft Council y la Unesco.

Nació en Nîmes, una ciudad del sur de Francia. Pasó toda su niñez en su casa familiar ubicada en un pequeño pueblo llamado Blauzac. Una infancia feliz, en el campo. Es ahí donde Adrien Canitrot (34), artesano tallador de piedra, conoció el oficio que también ejerce su padre, Jean-Luc Canitrot.

Se desarrolló durante nueve años trabajando su arte en Francia, dos años en Barcelona, lugar donde conoció a Lorena, su esposa chilena, quienes se enamoraron y hace seis años decidieron vivir, junto a sus tres hijas, en la comuna de Ñiquén, Región de Ñuble.

“Yo estoy muy feliz acá, no he vuelto a Francia en estos seis años. Aquí me siento realizado con mi proyecto profesional y familiar, fue una apuesta que al empezar no fue fácil. Además, vivo mi sueño, habitar en una casa ecológica, tener mi huerta agroecológica, nuestras hijas van a una escuela basada en la pedagogía 3000 en la que pueden realmente disfrutar su infancia”, comenta Adrien.

Este artesano tallador de piedra recibió este año el «Sello de Excelencia de Artesanía de Chile 2018» y el «Reconocimiento Internacional a la Excelencia» del World Craft Council y la Unesco, distinción dada solo a dos ñublensinos. Es así como Adrien Canitrot amablemente conversó con Nos Magazine sobre su vida, su trabajo, premios y desafíos a futuro.

¿Cómo te defines?

Me defino como un artesano que desarrolla más el lado artístico, no me siento totalmente artista. Para mí artesano es la fusión de dos palabras: artista y campesino, eso me identifica, el campesino que cultiva el arte. Además, hoy existe una ola de artesanos que destacan por realizar obras artísticas pero teniendo como fundamento un gran “savoir-faire” y conocimiento de material, me siento parte de ese movimiento.

¿En qué momento decidiste radicarte en Chile?

Al momento de decidir dónde íbamos a radicarnos junto a mi esposa Lorena (chilena), que conocí en Barcelona, Chile fue la mejor opción, me gustaba la gente y sus paisajes porque ya había vivido unos meses en este país en 2009.

Aquí los terrenos son más accesibles que en Francia, podíamos realizar nuestro proyecto de casa ecológica y granja eco-educativa con mayor libertad. Llegamos hace seis años junto a mi esposa y nuestras dos hijas, en Chile tuvimos una tercera y nos radicamos en la comuna de Ñiquén solo por azar, ninguno de los dos conocía antes este lugar.

¿Cómo ha sido la experiencia de vivir en otro país?

Muy buena. El tema del idioma lo tenía bastante superado ya que llevaba cinco años con mi esposa, mi profesora de chileno. En cuanto a la cultura no encuentro que sea demasiado diferente, pienso que países como Bolivia por ejemplo han conservado mucho más su cultura, Chile está bastante europeizado.

¿Qué te ha gustado de Chile?

En Chile encontré gente simpática, generosa y relajada. Además, los paisajes son hermosos y de gran diversidad, pero al mismo tiempo se podrían cuidar más, encuentro que hay demasiados proyectos devastadores de esa gran riqueza de fauna y flora nativa. A mi juicio faltan políticas públicas que valoren y defiendan esta riqueza natural chilena.

El campesino que cultiva el arte

¿Cómo comenzaste a trabajar el tallado?

Cuchillo YugeDe niño veía a mi papá trabajar la piedra, él realizaba chimeneas, pilares, columnas, arcos, entre otros objetos, me fascinaba. En Francia la edad mínima para trabajar es a los 16 años, así que, como no me gustaba mucho estar sentado todo el día, aproveché de salir de la escuela porque me aburría, quería hacer cosas con mis manos, crear.

Al momento de elegir un oficio no lo dudé y empecé a estudiar el tallado de piedra en la escuela más reconocida de oficios de Francia “Les Compagnons de Devoir et du Tour de France”, ahí maduré mucho ya que estaba en contacto con profesionales en la empresa y cada seis semanas me quedaba en el centro de formación durante dos semanas. Tengo muy buenos recuerdos de esa época.

¿Hace cuánto tiempo te dedicas a este oficio?

Hace varios años que me daba vuelta en mi cabeza la idea de realizar este tipo de artesanía pero por diferentes circunstancias no pude comenzar antes, hasta que 18 años atrás empecé mi carrera profesional, hace un año logré armar mi taller en Chile y comencé a realizar este tipo de obras.

¿Cómo ha sido tu trayectoria?

En Francia estuve viajando a través de mi escuela durante nueve años, trabajé en varias ciudades tales como Nîmes, Bordeaux, Orléans, Strasbourg, París y Rodez, también estuve dos años en Barcelona. He participado en la restauración de varios monumentos históricos como la Catedral de Strasbourg, la iglesia St. Sulpice en Paris, la Maison des Marchands de Lunéville y en la Sagrada Familia de Barcelona.

Después estuve trabajando en una empresa de restauración y construcción de edificios y casas en piedra, llegando a ser “apareilleur”, la persona que va a la obra, toma las medidas, dibuja en la computadora, realiza las plantillas, evalúa las medidas para mandar a cortar las piedras a la cantera, trabaja en conjunto con los talladores de piedra, entre otras labores.

¿En qué te inspiras?

He desarrollado mi propio estilo basándome en mi inspiración personal y mi conocimiento del oficio y del material. La verdad es que no existe, a mi conocimiento, gente que realice este tipo de obras, en cerámica y gres hay varios pero en piedras somos muy pocos. Tengo muchas ideas, me encanta el Design International, entonces al momento de crear me inspiro en eso.

¿Y qué tipo de piezas realizas?

Actualmente realizo desde morteros, cuencos escultóricos, lavamanos, hasta esculturas. Pero también puedo realizar columnas, arcos, escaleras, chimeneas, etcétera.

¿Cómo es el proceso de cada obra?

Voy al río a elegir una piedra para realizar mi proyecto, la llevo a mi taller y ahí con herramientas tradicionales de percusión desbasto la piedra. Después con el martillo neumático realizo el trabajo más grueso, termino con lijas adiamantadas con las que pulo y doy terminaciones finas a las piedras.

¿Dónde vendes tus obras?

A través de ferias, exposiciones, en mi taller y también vía Instagram @adrien_canitrot_artisan_d_art. Ahora estoy trabajando para renovar mi sitio web (www.adriencanitrot.cl)

¿Qué logros has tenido como artesano?

Para mí fue un logro trabajar con Christian Fuchs, reconocido escultor de Alsacia (norte de Francia), con quien pude desarrollar mi lado artístico. Luego trabajar en la Sagrada Familia fue un tremendo logro, también realicé una catedra de piedra estilo gótico (sillón episcopal del obispo) que se encuentra en la iglesia de mi pueblo, tardé más de mil horas en realizarla.

Sello de Excelencia

El World Crafts Council (WCC), con patrimonio de la Unesco, distinguió este 2018 a dos artesanos de la Región de Ñuble, entre ellos a Adrien Canitrot por su pieza “Wixur”.

Hace poco fuiste reconocido por la Unesco, ¿cómo participaste?

Todos los Sellos de Excelencia participan automáticamente a este concurso que se realiza cada dos años, este 2018 participé y gané con el cuenco “Wixur” recibiendo el reconocimiento internacional de excelencia de la Unesco y el World Crafts Council.

Además, postulé el cuchillo “Yuge” que quedó en la categoría de Obras Distinguidas, los que pasaron a ser parte del Catálogo de Artesanía de Chile. Además, el cuenco ahora es parte de la colección del Museo de Arte Popular Americano (MAPA).

¿Cuál fue la sensación de recibir esta distinción?

Estuve muy contento de recibir esta noticia, la Unesco y el World Crafts Council son organismos internacionales importantes, entonces que te den una distinción de ese nivel quiere decir que todos mis esfuerzos valieron la pena, ya que era la máxima distinción que podía llegar a tener el cuenco.

¿Cuáles son tus próximos desafíos?

Mis próximos desafíos son primero participar en el Salon Revelation de París, la bienal de los “Metiers d’art” (oficios de arte), al cual postulé y quedé. Segundo, voy a participar en el Loewe Craft Prize, un concurso de nivel mundial que organiza la Loewe Foundation, entidad que promueve la creatividad artesanal.

Por último, ¿qué piensas de la artesanía en Chile?

En Chile yo pienso que hay muchos artesanos que tienen un muy buen nivel pero la artesanía está muy mal valorada. Creo que falta educar a la ciudadanía sobre el trabajo artesanal, el conocimiento y la experiencia que necesita un artesano, el chileno tiende a minimizar el valor de la artesanía regateando al máximo y eso para mí es una falta de respeto, nadie lo hace en una tienda del mall por ejemplo.

Espero que el gobierno siga invirtiendo cada vez más en la formación y desarrollo de los artesanos para que las nuevas generaciones continúen creando hermosas artesanías y vean en ello un futuro digno y sustentable.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar