Cultura

Rodolfo Ramírez, pintor chillanejo

Una historia de vida que se volvió un lienzo de emociones

Nacido en nuestra tierra, Rodolfo estuvo 28 años radicado en Concepción, parecía como si su existencia estuviera ya definida y siendo pintada con los colores del día a día penquista, pero una problemática de salud lo cambió todo. Hizo que volviera a nacer y, por ende, tener que reinventarse. Siempre dicen que después de todo terremoto interno viene la paz, y fue justamente ese estado el que encontró Rodolfo en la pintura. Hoy, después de cinco años en Chillán, nos habla sobre lo que ha significado este nuevo ‘paisaje’ que comienza a plasmar en la nueva tela de su vida.

En su juventud, Rodolfo estudió en el Liceo Narciso Tondreau de Chillán (en paralelo estuvo en la Escuela de Cultura Artística Claudio Arrau León) y cursó su educación universitaria en la Universidad Técnica Federico Santa María de Concepción, realizando estudios superiores de grado Técnico Universitario y de Ingeniería, además de Postgrado en Evaluación de Proyectos. Finalmente desarrolla su carrera profesional en la Industria y en forma particular en el área de la Ingeniería como empresa.

Así transcurrieron los años y luego de padecer una problemática de salud grave, tuvo que recomenzar todo. Se trasladó a Chillán y se abocó, de manera autodidacta, a la pintura como una forma de canalizar sus emociones.

¿Qué recuerdos tienes de tu primer acercamiento a este arte?

Cuando era niño estuve en la Escuela de Cultura Artística por seis meses. Luego viví fuera y recuerdo haber pintado algo, pero cuando me ocurrió mi accidente de salud la tomé como una terapia para rehabilitarme y reinventarme. No podía no hacer nada. No pude retomar lo de antes.

Al principio, me di cuenta que me faltaba mucho por aprender, por eso volví a entrar a la Escuela Artística donde he incorporado conocimientos que me han servido mucho gracias a mi profesor Fredy San Martín con el que estoy trabajando.

¿Cuáles son tus temáticas?

Hoy me gusta lo que es paisajismo pero desde una mirada no fotográfica sino espacial, panorámica, además me gusta la figura humana, de la mujer. Siento que en mis telas se plasma lo social, lo ecológico y las emociones internas.

¿Cuál es tu técnica preferida?

Inicialmente partí con técnicas de acuarela, pastel, acrílico y óleo, con el cual me quedé, ya que es más lento y me gusta cómo se va dando el proceso de pintar, de manera paulatina.

Cuando llegaste a Chillán, ¿con qué mundo cultural te encontraste?

Me encontré con personas bastante abiertas que me dieron la mano y cuando me ofrecí para hacer exposiciones me apoyaron mucho, por ejemplo, en comunas como San Nicolás, Chillán, San Carlos, Chillán Viejo. Ahí conocí gente y creamos junto a varios artistas un grupo de pintores llamado EXPRESIONES de Chillán Viejo. También integro el grupo Tanagra.

¿Hacia dónde apunta tu obra?

Quiero lograr pintar lo más moderno, es lo que más llama la atención. Lo figurativo ha perdido fuerza, por eso estoy incursionando en la pintura moderna y he tenido gran aceptación.

¿Tienes referentes?

Hay varios, muchos extranjeros. Me gusta el arte abstracto y surrealista. Lo que pasa es que mi pintura es naturalista, paisajista y quiero llevarla al punto entre el realismo y surrealismo. Hoy soy muy definido.

¿Cómo sientes la respuesta de las personas que aprecian tus pinturas?

Siempre me fijo en las personas que van a ver mis exposiciones. Su forma de comunicarse de manera no verbal y ahí es donde me alegro de sus reacciones positivas. Eso, sin duda, me motiva muchísimo.

¿Cómo es tu proceso de creación?

Salgo a fotografiar diferentes paisajes y cuando alguno me llama fuertemente la atención lo llevo a la tela. En estos cinco años he realizado 130 pinturas por lo menos. Hay algunas significativas como “Recostado” que es un instante del recuerdo donde estás en el pasto mirando hacia el cielo y otra que es una acuarela donde aparezco con mi hijo en un lago… La creación siempre está fluyendo.

¿Cuál es tu proyección?

Ser reconocido como un pintor de la Región de Ñuble y proyectarme. Quiero consolidarme en la pintura, para eso estoy cultivando un sello personal y siento que poco a poco está siendo reconocido.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar