ColumnaComunicación

Cultura Laboral: cambios que pueden aumentar el bienestar emocional de los trabajadores

Virna Veas Flores Periodista Magister en Comunicación Estratégica y Negocios
Virna Veas Flores. Periodista – Magister en Comunicación Estratégica y Negocios

Alarmados por el alto porcentaje de trabajadores infelices, el reciente estudio de la empresa Gallup, arroja como resultado que de los 230.000 encuestados a nivel mundial, el 87 % indicó que se sienten insatisfechos, frustrados o infelices en sus empleos. Estos indicadores nos impulsan a querer investigar más acerca del tema.  La misma encuesta, señala que más de la mitad de los trabajadores del mundo no siente ni pasión por sus actividades diarias, ni representación por la empresa en la cual trabaja, señalando, incluso, que “están activamente desconectados”.

Los especialistas en el área de recursos humanos y seguridad laboral ya manifiestan su preocupación ante la repercusión de estos indicadores de “infelicidad”, en la salud mental de los trabajadores.

Asimismo, el destacado psiquiatra nacional, Ricardo Caponni, en su último libro, “Felicidad Sólida”, analiza que, “si miras a la sociedad de hoy, el nivel de trastornos mentales, angustia, estrés, depresiones, adicciones, malestar social, desde que se va al trabajo, presenta indicadores de bienestar emocional muy bajos, y en ese sentido, somos bastante infelices”.

Sin ser un libro de autoayuda, el Dr. Caponni plantea que la felicidad lejos de ser un acto improvisado, que llega de pronto, porque ahora me “toca ser feliz”, es algo que se construye y que termina en un estado anímico de bienestar emocional. Por el contrario, ese bienestar emocional se ve perturbado con las emociones negativas (sin ser malas), que al adquirir mayor intensidad, logran obstruir el estado de felicidad. Entendiendo que cada día nos enfrentamos a diversas emociones negativas, tales como: culpa, rabia, tristeza, angustia, temor, asco, aburrimiento, si sumamos al estrés, nos hace mucho sentido que la realidad laboral nos presente estos índices. En su planteamiento, Caponni señala cómo mantener un estado mental de bienestar emocional elaborando las seis emociones negativas que son las que nos perturban, ya que cuando estas se depuran, brota lo positivo, brota el amor y la felicidad.

Mundos: de la carencia a la abundancia

Durante el XXI Congreso de Organización y Personas, organizado por ICARE, el Dr. Caponni abordó el vínculo entre el trabajo y la felicidad, haciendo la analogía desde las épocas pasadas, donde el trabajo era sinónimo de malestar, esfuerzo, con relaciones muy estrictas y verticales. “Vivíamos en el mundo de la carencia y la escasez, donde estábamos preocupados de sobrevivir, por lo tanto las relaciones eran instrumentales y maximizadoras. Pero, en los últimos dos siglos, hemos vivido en el mundo de la abundancia, donde nuestra preocupación está en la calidad de vida y la felicidad”.

Y en este mundo de la abundancia, las relaciones con el objeto de trabajo tienen tres características esenciales: motivación, compromiso y productividad. Donde algunas personas tienden a llenar su mundo afectivo con sus relaciones íntimas en alto grado y el objeto de trabajo va más atrás. Otro grupo, potencia más su afectividad en el trabajo que sus relaciones personales, y un tercer grupo mantiene un equilibro.

Capponi señaló que “la felicidad depende de cómo vamos llenando nuestro recipiente de la afectividad“, destacando que las tres alternativas son válidas. Sin embargo, indicó que el problema está en no colmar completamente “el vaso de la felicidad”.

Un 40-50 % de la sociedad chilena no colmamos el vasito de la felicidad, “tenemos objeto de trabajo chico, relaciones íntimas chicas, relación con la sociedad egoísta y andamos con una afectividad a maltraer”, aseveró.

Cambiar la cultura del trabajo

Finalmente, el psiquiatra  enfatizó en algunos puntos fundamentales para que las empresas puedan crear una mayor adhesión al trabajo.

  • La clave es crear consciencia en sus trabajadoresy con ello que logren adhesión al trabajo.
  • Darle mayor importancia a los recursos mentales, por sobre los recursos materialespara obtener felicidad.
  • La felicidad no se improvisa, requiere esfuerzo y trabajo emocional permanente.

Virna Veas Flores

Periodista-Magíster en Comunicación Estratégica y Negocios

Directora Agencia C&Mk Comunicación

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar