columnasLegales

Tipos de tributos que establece nuestro sistema impositivo en materia de Renta

La comprensión de los sistemas tributarios por parte de los empresarios y trabajadores cuyas rentas se encuentran gravadas por el Impuesto a la Renta, normalmente constituye un tema de difícil entendimiento. Para aclarar el panorama, estimo que es fundamental manejar un concepto básico y saber cómo funciona este sistema.

Nuestro sistema tributario establece tres grandes tipo de impuestos: a) Impuestos Terminales: Impuesto Global Complementario, Impuesto Adicional. b) Impuestos Intermedios o de Anticipo: Impuesto a nivel de empresas. c) Impuestos Únicos: Impuestos en Carácter de Único, Impuesto Único al Trabajo.

Los Impuestos Terminales se conocen como aquellos gravámenes que representan una verdadera carga contributiva al fisco de la persona que lo soporta. En cambio los Impuestos Intermedios, si bien representan un ingreso fiscal con ocasión de su pago, estos posteriormente pueden ser utilizados como abono a los impuestos terminales. Los Impuestos Únicos son aquellos que se aplican a la renta en forma única, es decir, dicha renta no podrá afectarse con ningún otro tributo más, caso especial lo constituye el impuesto único al trabajo, el cual, dadas ciertas circunstancias, pierde su calidad de único y pasa a convertirse en un impuesto Intermedio o de Anticipo.

La clasificación jurídica de estos impuestos, corresponde a Impuesto Cedular: Impuesto de Primera Categoría e Impuesto de Segunda Categoría; Impuesto Global, Impuesto Global Complementario e Impuesto Adicional, finalmente Impuestos de Control o Sanción e Impuesto de castigo establecido en el artículo 21 de la Ley de la Renta.

El Impuesto Cedular, hoy día solo tiene dos categorías. Sin embargo, la primera Ley de Impuesto a la Renta estableció seis categorías de impuesto a la renta. La razón histórica era distinguir actividades distintas y gravar dichas actividades con tasas diversas. Sin embargo hoy, solo existen dos categorías: la Primera Categoría en donde prima el capital y la Segunda Categoría en donde prima el trabajo personal.

El Impuesto Global discrimina entre los contribuyentes con domicilio y residencia en Chile (Global Complementario) y los que no tienen dicha calidad (Impuesto Adicional).

El impuesto de Control, nace como consecuencia del sistema instaurado en Chile el año 1984, dado que la tasa del Impuesto de Primera Categoría, al ser más baja que la tasa del impuesto Global, permitía la distribución de utilidades por medio de la deducción de gastos cuyo fin es el beneficio del socio o bien un destino distinto al que busca la ley.

Estos impuestos, se conectan e integran entre sí. La mecánica básica es la siguiente: Una empresa genera renta y esta renta debe pagar un Impuesto de Primera Categoría. Luego el empresario debe pagar el Impuesto Global Complementario – que es el segundo grado de impuestos- que une todas las rentas del empresario, y que quedan gravado con este impuesto, al que se deberá descontar el impuesto pagado en Primera Categoría, para evitar que una misma renta pague impuesto dos veces.

Roberto Alarcón Venegas

Alarcón & Cía. Abogados / Socio Director / roberto.alarcon@alarconycia.cl

Teléfono: 42 – 2254949

 

 

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar