columnasLo nuevo

Serotonina y felicidad

María José Cerda, Psicóloga bariátrica

La serotonina es una sustancia que en la sangre se comporta como una hormona y que en el cerebro actúa como neurotransmisor. Tiene una función clave en el sistema nervioso central y en el funcionamiento general del cuerpo. La función principal de la serotonina es a nivel intestinal. Asimismo, regula el movimiento intestinal y reduce el apetito; regula el estado de ánimo, la ansiedad  y/o felicidad, alternando el estado del cerebro; cumple la función de vasoconstricción ante heridas, reduciendo el flujo de sangre; produce nauseas al comer algo toxico; y regula la libido y la función sexual.

Serotonina y depresión

En la depresión influyen diversos factores, deficiencias hormonales o experiencias traumáticas en nuestra vida, que pueden producir estados depresivos en las personas.

Actualmente, la serotonina se puede medir a través de exámenes de sangre, de esta forma se ha evidenciado que en personas con depresión, los niveles de serotonina se encuentran por debajo de la media, si bien no es determinante, esta hormona puede estar directamente relacionada con la depresión, es por eso que, la mayoría de los antidepresivos actúan sobre este neurotransmisor.

Es en los intestinos donde cobra importancia una de las funciones más relevantes de la serotonina: La regulación de la digestión. Niveles demasiado altos de serotonina están ligados a la aparición de diarreas, mientras que un déficit excesivo de esta sustancia puede ocasionar estreñimiento. Además, también influye sobre la aparición (o ausencia) del apetito.

Estados de ánimo, positivos y negativos

La serotonina puede ser encontrada en grandes cantidades en muchas partes del cuerpo, y por lo tanto un desajuste general en la producción de esta sustancia puede tener efectos drásticos sobre varios factores que afectan a nuestra manera de sentir y comportarnos.

Su influencia sobre el deseo sexual

Se ha comprobado una correlación entre los niveles de serotonina y la libido sexual. Altos niveles de 5-HT se asocian a una falta de deseo sexual, mientras que bajos niveles promoverían la aparición de conductas orientadas a la satisfacción de esta necesidad. Además, la serotonina parece tener también un efecto sobre la capacidad que tenemos los humanos de enamorarnos y sentir amor por otra persona

Ciclo del sueño

De este modo la producción de serotonina influye regulando nuestra capacidad para dormir, favoreciendo o dificultando la conciliación del sueño. Ocurre algo parecido con otra sustancia llamada melatonina.

Aumenta tu serotonina

Modificando pequeños hábitos, podemos regular los niveles del neurotransmisor a nuestro favor, y así aumentar la sensación de felicidad o bienestar.

  1. Come triptófano

El triptófano es un aminoácido presente en diferentes alimentos. Las legumbres son ricas en ello, aunque también lo es el pollo, la leche, las nueces, la miel, la soja y el maní.

  1. Reduce el estrés

Actividades como la meditación, hacer ejercicio u organizar mejor nuestras tareas producen una disminución del estrés, el cual influye directamente en la producción de serotonina.

  1. Aprovecha las horas de luz

En verano es especialmente fácil poder beneficiarse de la luz, aunque de varias formas también podemos hacerlo en épocas como el invierno. Dar paseos por la mañana, trabajar al lado de una ventana y realizar actividades en el patio de la casa nos ayudarán a beneficiarnos de la luz solar.

  1. Activa tu cuerpo

El deporte tiene un efecto antidepresivo. Ha sido demostrado en innumerables ocasiones científicamente. Dedicar 30-45 minutos de ejercicio hará que tengas mayores sensaciones de felicidad.

  1. Por la mañana

La cafeína y el té verde dentro de niveles normales, influyen en el aumento de serotonina en el cerebro y, por tanto, sobre la activación. Son especialmente efectivos por la mañana.

  1. Regula las horas de sueño

Para poder descansar es necesario dormir de 7 a 9 horas. La falta de sueño o su exceso tienen efectos negativos sobre el neurotransmisor y, además, aumenta la tristeza o la irritabilidad.

La hormona del buen humor no solo influye sobre nuestra felicidad, sino sobre más funciones de nuestro cuerpo. Mejorar su segregación con estas claves hará que mejoremos nuestra vida y consigamos un estado óptimo de bienestar.

María José Cerda

Psicóloga bariátrica

Instagram: @menteesbelta

Facebook: devoraybajadepeso

ps.mariajosecerda@gmail.com

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar