columnasOdontología

Sensibilidad Dental: ¿Por qué con alimentos fríos o calientes te duelen los dientes?

Lina Martínez, odontóloga

Este padecimiento se ha visto acrecentado entre pacientes de 18 a 40 años, producto del excesivo consumo de bebidas y alimentos ácido-génicos y el uso indiscriminado de productos de blanqueamiento sin supervisión de especialistas.

Un dolor intenso y transitorio que parte en la interna de la pieza dental, aparece luego de recibir un estímulo externo,  como por ejemplo, bebidas frías, ácidas, calientes, dulces o presión por un alimento. Así, se define la “sensibilidad dental” o “hipersensibilidad dentaria”.

Esta sensibilidad es la respuesta a la perdida de la protección natural  de los dientes, es decir, cuando la dentina que contiene tubos microscópicos llamados túbulos dentinarios (que conectan la parte exterior del diente con las terminaciones nerviosas) queda desprotegida por la encía, cemento radicular y esmalte dental. Cuanto esto ocurre, permite que los estímulos externos lleguen a las terminaciones nerviosas y provoquen ese dolor conocido como sensibilidad.

En un principio hablamos que al beber líquidos fríos, calientes o ácidos, u otros alimentos pueden producir sensibilidad, pues provocan descalcificación o erosión al nivel del cuello de las piezas dentales. Pero, existen diferentes situaciones que generan esta sensación que dependen de múltiples factores, como el estilo de vida y hábitos de higiene de cada paciente, por ejemplo:

  • Hábitos como el bruxismo o emplear excesiva fuerza al masticar pueden provocar desgaste de los dientes y derivar una exposición dentinaria.
  • Los tratamientos periodontales que pueden desgastar la encía.
  • Un cepillado inadecuado y utilizar pasta dental abrasiva, pueden provocar erosión en el esmalte del diente.
  • Pacientes que presenten patologías estomacales como, úlcera, hernia de hiato, etc. Y patologías psicológicas como bulimia o anorexia nerviosa.
  • Pacientes dedicados a ciertos rubros como catadores de vinos o panaderos.
  • Por recesiones gingivales causadas por tratamientos odontológicos, limpiezas, etc.

Para evitar padecer sensibilidad dental es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Evitar o disminuir en la dieta el consumo de bebidas y alimentos ácidos.
  • Corregir hábitos como el bruxismo.
  • Mejorar el cepillado diario y utilizar pasta dental que contenga bajos niveles abrasivos.
  • Utilizar hilo dental para ayudar en la eliminación de placa bacteriana en encías y entre los dientes.

Visitar periódicamente al especialista para tener un control del estado de salud bucal.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar