columnas

¿Qué es la psicogerontología y hacia dónde apunta?

Lilian Fernández Vásquez - Psicogerontóloga

Mucho se ha escuchado que nuestro país es el segundo más longevo de América Latina y se proyecta que al 2050 Chile tendrá la población más anciana del continente, ya que las expectativas de vida cada día son más altas.

Con ello mismo es primordial saber que existen profesionales dedicados a entender y reeducar a nuestra sociedad, ante el cambio de vida, en manera positiva, que estamos provocando, nos referimos a la labor del psicólogo experto en el área de adultos mayores, llamado psicogerontólogo.

Pero ¿qué es la psicogerontología? La gerontología es el área de conocimiento que estudia la vejez y el envejecimiento de un ser humano, en sus aspectos biológicos, psicológicos y sociales. Entonces, la psicogerontología, en resumen, pone su atención en la salud mental, el bienestar y la calidad de vida de nuestros adultos mayores. Con el mismo fin y conjuntamente con la psicogerontología está la geriatría, ella está relacionada con el área médica (cuerpo) que se ocupa de los problemas de salud de la vejez. Sin embargo, existen muchos otros profesionales insertos en la etapa del envejecimiento.

Cada vez la expectativa de vida es mayor, lo que nos lleva a dos resultados. Primero: que más personas llegan a experimentar la vejez, y segundo: que la vejez es un periodo progresivamente más extenso.

Durante el pasar de los años, es muy abundante el escuchar el concepto de “viejismo”. Esta palabra se utilizó para darle nombre a los prejuicios e ideas preconcebidas sobre la vejez que manejan tanto la población general como los  profesionales que trabajan con adultos mayores. Estos “viejismos” por lo general son vistos como la verdad sobre los viejos, y nadie se molesta en pensar más allá o entender su realidad, donde esta etapa es el inicio de un ciclo diferente con muchas más cosas positivas que negativas, ya que si el cuerpo falla, la mente es la única salida que tenemos para revertir cualquier paradigma negativo.

Por ejemplo: se suele pensar que los adultos mayores son, en su mayoría, dependientes, frágiles, sexualmente inactivos, desmotivados, temerosos, frágiles, etc. Esto, aparte de ser desmentido por estudios más acabados del tema, presenta un riesgo enorme. Si se asumen estos “viejismos” como una verdad, claramente queda restringida la posibilidad de bienestar de aquellos adultos mayores que hacen propia esta idea de vejez y equivocadamente los lleva a creer que no podrán, viéndole el lado negativo a su nueva etapa, aceptando hasta un maltrato, por sentirse atemorizados.

Los “viejos”, desde esta perspectiva, no son solo personas que han cumplido muchos años, son personas que viven en una etapa distinta de la vida, con muchos cambios que requieren el uso de nuevos recursos. Esto permite a su vez un continuo desarrollo, que también les permitiría sostener un proyecto de vida saludable. Esto es digno de un mayor análisis por cada lector, para así en conjunto llegar al cambio de mentalidad de que nuestros adultos mayores son capaces de vivir una vida distinta, con más lentitud, pero con el conocimiento que en ninguna otra etapa de la vida existe.

Cabe también destacar que una gran carga emocional y social la llevan también quienes aceptan cuidar de sus padres hasta la vejez, ya que los “cuidadores” se ven absorbidos por la poca apertura que existe ante la escasa inclusión en la sociedad de nuestros adultos mayores.

Finalmente, es importante subrayar la necesidad de emprender el cambio de mentalidad en nuestra sociedad y comenzar a devolver los años que aquellos “viejos lindos” nos han entregado. Dentro de esos años tenemos experiencias, vivencias, traumas, pérdidas, etc.

Lilian Fernández Vásquez
Psicogerontóloga
Postítulo en gerontología social
lilian.fernandez.vasquez@gmail.com

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar