columnasLo nuevo

¿Qué es la Insuficiencia Renal Crónica?

Paulina Araya Aguilar, enfermera

La Insuficiencia Renal Crónica es la pérdida progresiva e irreversible de la función renal, donde el principal trabajo de estos órganos es eliminar los desechos y el exceso de agua del cuerpo.

Es una enfermedad silenciosa que empeora lentamente durante meses o años y es posible que no se note ningún síntoma durante algún tiempo. La pérdida de la función puede ser tan lenta que la persona no se da cuenta que presenta síntomas hasta que los riñones casi hayan dejado de trabajar.

La etapa final de la enfermedad renal crónica se denomina enfermedad renal terminal (ERT). En esta etapa, los riñones ya no tienen la capacidad de eliminar suficientes desechos y el exceso de líquido del cuerpo. En ese momento, es cuando se requiere la diálisis o un trasplante de riñón.

Factores de riesgo para la enfermedad renal

  • El aumento de la expectativa de vida es un factor importante en el incremento de la incidencia de insuficiencia renal, ya que la función renal disminuye según avanza la edad.
  • Fumar, además de los problemas oncológicos conocidos, puede producir enfermedad cardiovascular, periférica vascular y daño renal.
  • La hipertensión arterial descontrolada puede resultar en daño renal y, por otro lado, la enfermedad renal puede asociarse o ser causa de la hipertensión. Desde esos puntos de vista, el riñón puede ser víctima o villano. En los pacientes diabéticos en particular, la hipertensión arterial es un factor importante para que se produzca daño renal. Esto ocurre hasta en un 75 % de los pacientes con nefropatía diabética.
  • La diabetes, en especial cuando no está controlada y hay exceso de glucosa en la sangre, puede provocar daño irreversible en los riñones en un lapso de 5 a 10 años de enfermedad, llegándose a desarrollar de esa manera la nefropatía diabética. Esta enfermedad progresa de tal forma que puede resultar en insuficiencia renal.
  • La obesidad puede por sí sola e independiente de otras enfermedades o factores de riesgo producir un daño renal. Estas personas pueden desarrollar lesiones en el riñón que se manifiestan con un exceso de excreción de proteína en la orina y un descenso gradual de la función renal.

 

Cuando los factores mencionados se presentan al mismo tiempo, por ejemplo si se dan simultáneamente hipertensión, diabetes, colesterol elevado y edad avanzada, estos se multiplican para acelerar el daño renal. Si, adicionalmente, el paciente tiene valores elevados de colesterol en sangre y obesidad, es indudable que la enfermedad renal progrese más rápido. Y si le añadimos a esto el fumar, se llega a una situación que puede conducir a una catástrofe cardiovascular.

Prevención

Para prevenir el desarrollo de estas enfermedades es necesario detectarlas a tiempo. Es muy importante tener presente que estos problemas y, muy en especial, la enfermedad renal, pueden permanecer ocultos y sin ser reconocidos en forma adecuada.

Afortunadamente, se dispone de pruebas de diagnóstico que ayudan en la detección precoz. La prueba de creatinina en suero puede usarse para estimar la función renal con fórmulas sencillas que se emplean en los laboratorios.

Es también muy importante la educación a la población en general, y a los grupos en mayor riesgo  sobre estas enfermedades para que, en función de ello, informen a su médico sobre cualquier inquietud o síntoma que presenten para realizar los exámenes necesarios y de esta manera hacer un diagnóstico temprano y así poder tomar las medidas preventivas del caso para evitar un daño renal permanente.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar