columnas

¿Qué es el Trastorno Bipolar?

Patricia Aguayo Plus, Psicóloga

 

El trastorno bipolar es una enfermedad mental que incluye episodios serios de manía y depresión. Suele iniciarse en la adolescencia o inicios de la vida adulta. Es poco frecuente en la niñez y suele confundirse con otros trastornos, por lo que un diagnóstico acabado, es de vital importancia para la detección temprana y el tratamiento posterior.

Sus posibles causas aún no están del todo determinadas, pero diversos estudios coinciden en que quienes padecen esta enfermedad, suelen tener un factor genético heredado. Otras investigaciones apuntan a que su causa es producto de un desequilibrio bioquímico, lo cual altera el estado anímico.

La sintomatología presentada es variada según la fase en que se encuentre la persona. Cuando se está en fase maniaca, es probable observar un aumento excesivo de energía, pensamientos de grandiosidad, los que no son reales, ideas de impulsividad o comportamientos perturbadores. Estos síntomas hacen que la persona no lo vea como un problema

y no consulte a un especialista. Además, se presentan sentimientos eufóricos, irritabilidad extrema, fácil distracción, reducción de la necesidad de dormir, creencia en que tienen ciertos poderes o facultades por sobre lo normal, falta de juicio, compulsión sexual y comportamientos inusuales, donde puede existir además abuso de sustancias.

Dentro de los síntomas presentados en la fase depresiva, se encuentra una excesiva tristeza, desesperanza, pesimismo, sentimientos de culpa, desvalorización, pérdida de interés por las actividades que antes le daban placer, problemas de apetito, trastornos del sueño, dolores crónicos, ideación suicida y/o intentos de suicidio.

El tratamiento más efectivo es el psicofarmacológico. Este apoyo psicoterapéutico, se basa en la orientación y educación del cuadro, tanto a quien lo padece como a su círculo cercano, ya que todos se ven afectados de alguna manera con este trastorno. Se educa a la familia y a quien lo padece en cómo manejar la sintomatología y detectar cuando viene un episodio maniaco o depresivo a tiempo, con el objetivo de disminuir los síntomas asociados y tratarlos a tiempo. Por otra parte, se ayuda a que la persona mejore la manera de relacionarse, que su autoimagen esté saludable y que sea capaz de sobrellevar los efectos secundarios del tratamiento farmacológico.

Dentro de los trastornos mentales, éste es uno de los más tratables. Estas personas logran estabilizarse y realizar su vida con relativa normalidad. El apoyo y trabajo en equipo es fundamental en el éxito del tratamiento escogido.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar