columnas

¿Qué entendemos por neurociencias y su relación con la depresión?

Dr. Tomás Baader Matthei, Doctor en Medicina con mención en Psiquiatría

La neurociencia es un campo interdisciplinario que estudia la función del cerebro y los substratos neurales de la conducta. Incluye la investigación en distintas áreas del conocimiento como la psiquiatría, psicología, neurología, genética, anatomía, bioquímica, inmunología, fisiología  y la informática.

Existen diversos niveles en que puede focalizarse dicha investigación, por ejemplo a nivel conductual, donde se estudian las bases neuronales del comportamiento tanto en humanos como animales. Puede concentrarse a nivel sistémico, como el sistema visual, auditivo y sus componentes neuronales. Puede estudiar las distintas áreas cerebrales y sus sistemas de interconexión, pero puede ser mucho más específica y realizar investigación a nivel de circuito local, donde analiza el comportamiento de un grupo de neuronas hasta llegar al análisis de neurona única y sus sistemas de comunicación, mejor conocidos como neurotransmisores, llegando a estudiar la estructura fundamental de comunicación entre las neuronas conocida como sinapsis y su funcionalidad a nivel de la membrana neuronal con sus canales iónicos. Puede estudiar la funcionalidad, composición y desarrollo intracelular, citoplasmática y finalmente los componentes genéticos y sus funciones.

Es un área de la ciencia con miles de publicaciones mensuales, que ha alcanzado un gran desarrollo a nivel mundial y nos ha dado muchas herramientas para la comprensión de las funciones biológicas del sistema nervioso y su relación con la conducta.

En este sentido, queremos destacar que la investigación en una de las áreas específicas, que es el estudio de los trastornos del ánimo, donde en los últimos 30 años ha habido grandes avances en la comprensión de dicha conducta desde el punto vista de las neurociencias, sobre todo con el desarrollo en los últimos años de las neuroimágenes funcionales, como la resonancia funcional magnética, que ha permitido, a través de complejos sistemas matemáticos, obtener imágenes del funcionamiento cerebral sometido a ciertas conductas o situaciones experimentales, relacionando la conducta observada con un reflejo en el sistema nervioso, sobre todo a nivel cerebral, mostrando cómo nuestro cerebro funciona como un todo interconectado, con gran capacidad plástica, es decir, adaptativa, que cambia según los estímulos y que genera una respuesta y que todavía podemos estar recién ante el umbral de un conocimiento más profundo, que debe ser integrado con otras áreas de la ciencia como la sociología, psicología, psicopatología, fenomenología, relaciones con la teoría sistémica y por qué no, con la filosofía, entendiendo que el ser humano es parte de un sistema mayor interconectado, que forma redes sociales, que son determinadas por estas habilidades y que además está directamente vinculado en forma interdependiente del ambiente que le rodea y su nicho ecológico.

Nuestro interés como “Alianza Chilena contra la depresión”, ONG sin fines de lucro, orientada a la prevención y detección precoz de los trastornos anímicos y la conducta suicida (Achid, www.achid.cl) es que a través de capacitaciones y sensibilización, mostrar a los equipos de salud y a la población en general, que la depresión es una enfermedad con un sustrato neurobiológico claro, que debe ser entendida en toda su complejidad y a ello deben agregarse los factores socioculturales que la determinan, entendiendo que la depresión es un reflejo de un tipo de sufrimiento humano, que abarca a la persona en su totalidad y que muchas veces es discriminada socialmente, atribuyendo dicha conducta a un problema del carácter o de no tener la capacidad de superar los problemas, o como una disculpa para no cumplir con sus obligaciones tanto en la familia como en el trabajo.

Las enfermedades de la salud mental son de las menos comprendidas por la población y más estigmatizadas, lo que genera un sufrimiento adicional. Las personas que son maltratadas de esta manera, retardan la solicitud de ayuda adecuada, profundizando sus consecuencias y dificultando su recuperación.

Cualquier persona a lo largo de su vida puede sufrir algún trastorno de salud mental, siendo los más frecuentes la depresión y los trastornos de ansiedad.

En este sentido, y volviendo al comienzo de este artículo, es muy importante que todos nos informemos y aprendamos sus características y es aquí donde las neurociencias, integradas a otras áreas del conocimiento, están entregando grandes herramientas tanto para su comprensión como para la búsqueda de un tratamiento integral, que mejore significativamente la calidad de vida de las personas.

Dr. Tomás Baader Matthei

Doctor en Medicina con mención en Psiquiatría, Universidad de Heidelberg y Director de Neurociencias de la Universidad Austral de Chile

Director de la Alianza Chilena Contra la Depresión.

@achidcl

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar