columnasLo nuevo

Prevención para enfermedades respiratorias

Viviana Cáceres Jara, kinesióloga

Se acerca el tiempo frío y precisamente durante esta temporada aparecen los mayores riesgos de padecer enfermedades respiratorias, siendo los más vulnerables, ante esta situación, dos grupos: los niños menores de 5 años y los adultos mayores, motivo por lo que se hace necesario una adecuada prevención.

Dentro de los padecimientos más comunes se encuentran los resfriados, la gripe o influenza, la faringitis, la bronquitis y las temidas neumonías.

Esto ocurre principalmente porque los mecanismos de defensa están más frágiles y  los virus ingresan a nuestro cuerpo con mucha más facilidad. Además de tener mayor oportunidad de contagiarnos por estar en lugares cerrados y poco ventilados.

Medidas de prevención:

  • Lavar frecuentemente sus manos y la de sus niños.
  • Taparse la boca con antebrazo al toser o estornudar, enseñar a los niños a realizar esta acción.
  • Utilizar pañuelos desechables.
  • Mantener limpio y ventilado el hogar.
  • No fumar dentro del hogar y mantener los ambientes libres de humo.
  • Preferir calefacción eléctrica, si utiliza calefacción a gas o parafina encender las estufas en lugares ventilados.
  • Evitar actividades deportivas al aire libre en periodos de alerta ambiental.
  • Mantener al día todas sus vacunas y la de sus niños. La vacunación cuando existe, hace que los síntomas sean más leves y los riesgos de complicaciones sean menores.

Para las mamás:

  • Es importante aportar una buena nutrición a sus niños para enfrentar la enfermedad de manera óptima. En el caso de los bebés, siempre priorizar la lactancia materna, al menos hasta los 6 meses.
  • Evitar llevar a sus niños a lugares muy aglomerados.
  • Brindarles el abrigo necesario: no abrigarlos excesivamente, ni usar ropa de cama que los pueda sofocar y producir transpiración.

Signos de gravedad:

Es de real importancia estar atentos a los signos de gravedad por los cuales deben acudir a los servicios de urgencia.

  • En el caso de niños: Si presenta dificultad al respirar, ruidos respiratorios (silbidos o ronquidos), retracción costal (hundimiento de costillas), labios morados, decaimiento y falta de apetito.
  • En caso de adultos: También se puede presentar dificultad al respirar, tos con flemas, piel o boca con tono azulado, puntada al costado del pecho y episodios de desorientación.

Es muy importante no automedicar a sus niños, el consumo de remedios sin supervisión médica puede ocultar los verdaderos síntomas de la enfermedad y dificultar el diagnóstico correcto, empeorando el cuadro clínico. Recuerde que la mayoría de las infecciones respiratorias son virales y los virus no mueren con los antibióticos, por lo que la sobre utilización de estos solo logrará resistencia a los antibióticos o infecciones secundarias a la baja de defensas. Por lo que si tiene los signos descritos anteriormente y además fiebre es necesario acudir a un médico.

Viviana Cáceres Jara – kinesióloga

Directora Regional SernamegÑuble

@sernamegchile

@MmegNuble

 

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar