columnasLo nuevo

La hipnosis clínica como herramienta terapéutica

Paulina Chavarría Pineda, psicóloga clínica

No existe una sola definición para la hipnosis, para  algunos es un estado alterado  de conciencia, para otros es estado de conciencia puro, centrado en sí mismo. Lo que si se puede explicar es que la hipnosis es un estado voluntario y confortable, con diferentes grados de profundidad, caracterizado por una reducción de la actividad periférica, en el que se mantiene una concentración especial, con una suspensión voluntaria de la capacidad analítico lógica propia del hemisferio izquierdo cerebral, lo que permite trabajar con los procesos inconscientes del individuo.

¿En qué consiste la técnica?

La hipnosis consiste en inducir a la persona a un estado de concentración  focal por medio de la sugestión, lo cual permite  a la mente utilizar todos sus recursos en una situación determinada. Bajo hipnosis, la persona se encuentra en un estado de concentración y receptividad muy adecuado para el trabajo terapéutico, creándose el entorno ideal para el uso de las técnicas cognitivas y conductuales que se usan en Psicología Clínica. De tal  modo que  las sugestiones realizadas por el terapeuta son recibidas sin el análisis y la crítica propias del hemisferio izquierdo cerebral, lo que conlleva un acceso más fácil a los procesos inconscientes, lo que permite entregar recursos al paciente o para reforzar aquellos que se han extinguido.

La teoría cognitiva parte de la premisa de que nuestros pensamientos, conscientes o no, son la base de nuestras respuestas emocionales.  Se basa en el supuesto de que en las cogniciones falsas, subyacen los problemas emocionales y de conducta.  La terapia cognitiva está constituida por una serie de procedimientos dirigidos a corregir las distorsiones cognitivas y los errores específicos y habituales en el pensamiento. (En palabras sencillas trabajar con pensamientos y creencias irracionales).

Por su parte las terapias conductuales, reconocen la importancia de los procesos cognitivos en el tratamiento.  La terapia conductual incluye un gran número de técnicas específicas que emplean principios psicológicos (especialmente los basados en la teoría del aprendizaje) para modificar de forma terapéutica la conducta humana no adaptada.

Derribando mitos

Existe la creencia que durante la hipnosis la persona se encuentra en un estado de sueño profundo,  en el que se pierde la conciencia y la voluntad, quedando en un estado de sumisión y obediencia bajo el control del hipnotizador. Pero es todo lo contrario ya que la persona es el principal protagonista y quien controla  en todo momento la situación, no esta dormida, sino concentrado en una situación particular, hasta el punto que es el mismo quien controla y permite ser o no hipnotizado.

No existen efectos secundarios en la Hipnosis Clínica, ya que su objetivo principal es eliminar síntomas, reparar y fortalecer a la persona en distintas situaciones  y enfermedades que tienen una base psicológica. Por ello es importante que la realización de esta técnica sea utilizada por personas capacitadas, con un buen manejo ético y profesional.

Beneficios de la hipnosis en el trabajo terapéutico

Hoy existe una larga lista de problemas que se benefician con el tratamiento psicológico con técnicas cognitivo- conductuales, como la hipnosis. Ya que lo que se busca es trabajar con los procesos cognitivos (a nivel de los pensamientos) para lograr una modificación de la conducta la que  a su vez producirá un cambio en las emociones.

Por lo que el  objetivo de la hipnosis es proporcionar el equilibrio que cada persona necesita para lograr su bienestar, potenciando sus propios recursos internos.

¿Quiénes pueden ser hipnotizados?

Efectivamente todas las personas pueden ser hipnotizables,  aun cuando existen personas con mayores resistencias que otras, ya que dependerá de la voluntad y el grado de sugestionabilidad de cada sujeto permitir entrar en un proceso hipnótico, lo que varía es el tiempo que requiere cada  persona para lograr el estado de concentración ideal, de tal  modo que en algunos casos es necesario entrenar al sujeto en relajación y concentración para lograr hipnotizarlo. Por lo tanto  es aplicable a todas las edades, con la particularidad que cada caso es único y requiere de una evaluación previa para determinar la utilización de la hipnosis.

Es importante mencionar que se excluye de esta práctica terapéutica  a personas que padecen  Retardo mental o trastornos psicóticos como Esquizofrenia, delirios etc, ya que estos sujetos no tienen control sobre sus pensamientos,  y su principio de realidad se encuentra alterado.

Tratamientos con Hipnosis

Se puede utilizar la hipnosis para distintas enfermedades y situaciones tales como: fobias, adicciones, duelos, depresión, trastornos del ánimo (angustia, crisis de pánico, ansiedad, etc.), trastornos de sueño, trastornos alimentarios, trastorno de conducta, estrés Post-traumático, baja autoestima, control de impulsos, inseguridad y miedos.

En resumen, La hipnosis  es una herramienta más dentro del amplio abanico de técnicas  utilizadas  en psicología,  que tiene la particularidad de lograr un estado de conciencia focalizado en el paciente, ideal para el lograr cambios  a nivel mental en un corto plazo, en el que su principal objetivo es de ayudar a las personas a lograr un equilibrio y un bienestar físico y psicológico.

Paulina Chavarría Pineda

Psicóloga Clínica

Diplomada en Hipnosis Clínica Reparadora

@paulina.p.pineda

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar