columnas

Infertilidad, causas y tratamientos

Evelyn Villa Guzmán, matrona

El año 2009, la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con un conglomerado de organizaciones internacionales, reconoce a la Infertilidad como una “enfermedad” del sistema reproductivo, definida como la “incapacidad de lograr un embarazo clínico después de 12 meses o más de relaciones sexuales no protegidas”. Se estima que esta enfermedad agrede a 1 de cada 7 parejas, equivalente entre el 10 al 15 % de las parejas, que para Chile sería aproximadamente 240.000 parejas en esta condición. La problemática y dimensión de la enfermedad es tal, que estudios psicosociales demuestran que el estrés y la angustia generada por la infertilidad es solo comparable a vivir con un cáncer o con SIDA.

Posibles factores que causan Infertilidad

Las causas pueden ser múltiples y/o compuestas y como se trata de la pareja, el estudio inicial SIEMPRE debe incluir a ambos miembros.

  • Evaluación del Factor Uterino y Factor Tubo-Peritoneal: Corresponde al estudio que busca conocer la indemnidad de la cavidad peritoneal, la cavidad uterina y la permeabilidad de las trompas. El proceso puede incluir exámenes como ecografías, hidrosonografías, histerosalpingografía, histeroscopía y/o laparascopía diagnóstica según se estime conveniente.
  • Evaluación del Factor Ovulatorio y Reserva Ovárica: Corresponde al estudio que busca conocer si la mujer tiene ciclos ovulatorios efectivos o no, el que incluye necesariamente exámenes hormonales en sangre y estudio ecográfico seriado del ciclo ovárico.
  • Evaluación del Factor Masculino: Este estudio debe incluir siempre un primer examen de espermiograma básico y se le pueden sumar otros como; espermiogramas específicos, ecografía testicular, biopsia testicular y/o exámenes hormonales, según cada caso.

¿Qué tipos de tratamientos existen para la Infertilidad en la actualidad?

El tratamiento dependerá del factor o los factores afectados y buscando su corrección este puede incluir cirugías y/o medicamentos o terapias hormonales. Sin embargo, y como finalmente lo que se busca es producir una ovulación efectiva, en la mayoría de los casos se realiza una estimulación de los ovarios a través de la administración hormonal oral y/o inyectable, la que tiene como fin la maduración de uno o dos folículos (sacos que contienen el óvulo maduro) y gatillar una ovulación dirigida, a fin de lograr la fecundación de este óvulo y finalizar con un embarazo implantado en la cavidad uterina.

La cantidad de folículos desarrollados está vinculada con la capacidad de respuesta de los ovarios, del esquema hormonal de estimulación y la dosis de hormonas utilizadas. Se disponen de distintos fármacos para lograr este objetivo, algunos orales o inyectables (subcutáneos o intramusculares).

Existen técnicas de baja y de alta complejidad, dependiendo del grado de infertilidad que la pareja posea.

  1. Técnicas de Fertilización de Baja Complejidad: Estas técnicas se efectúan una vez que se ha terminado el estudio de ambos miembros de la pareja y se confirma que al menos una de las dos trompas se encuentra permeable y sana, que existe un normal desarrollo de folículos y que contamos con un análisis de espermios normal (espermiograma normal).
  • Estudio de Ciclos: Consiste en realizar monitoreos ecográficos periódicos del ciclo sin o con leve estimulación hormonal del ovario. La idea es precisar el crecimiento de los folículos y conocer el día aproximado de la ovulación, indicándosele a la pareja tener relaciones sexuales programadas durante estos días.
  • Inseminación Intrauterina: Corresponde a un procedimiento con técnica aséptica, ambulatorio, que se realiza en el mismo box de atención y consiste específicamente en depositar el semen previamente procesado en la cavidad uterina a través de una fina cánula pasando por el cuello del útero, acercando los espermatozoides al sitio de encuentro con el óvulo (Trompas de Falopio), mejorando la oportunidad de embarazo.

Los resultados de estas dos técnicas dependen de múltiples factores, pero se espera que por cada inseminación la tasa de embarazo sea entre un 7 – 15 %.

  1. Técnicas de Fertilización de Alta Complejidad: Este tipo de técnicas requiere de un laboratorio de alta tecnología con personal especializado en el que, después de extraer los óvulos y espermatozoides, se lleva a cabo la fertilización, el cultivo y la selección de embriones para su oportuna transferencia al útero previamente preparado. Generalmente, estas técnicas ofrecen mejores tasas de éxitos que las de baja complejidad, sin embargo, son mucho más costosas.

Es importante que con base en su diagnóstico preciso, el especialista determine qué técnica es más adecuada para cada caso. La técnica de alta complejidad requiere la obtención de varios óvulos maduros y de buena calidad. Dentro de esta categoría las técnicas más novedosas y con mejores tasas de éxito son:

  • Fertilización in vitro (FIV)
  • Microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI)

Evelyn Villa Guzmán
Matrona
Diplomado en Sexualidad Humana – Diplomado Gestión en Salud Formación en Fertilidad, Universidad de Concepción.
evillaguz@gmail.com
@matronaevelynvillachillan
Facebook: Evelyn Villa Guzmán

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar