columnasFonoaudiología

Efecto de la digitalización en los infantes ¿Qué es lo que realmente está sucediendo?

Gabriela Mora. Fonoaudióloga
Gabriela Mora. Fonoaudióloga

A propósito de las vacaciones junto a los niños, ¿con qué los estamos entreteniendo?; hoy en día es muy común ver  adultos y niños estar en contacto directo con las pantallas planas, sin embargo, el efecto en  ambas poblaciones es muy diferente. La digitalización fue creada para ser manipulada por los adultos no así por los niños y menos por los lactantes. Estudios recientes indican que el uso de celulares o televisores en menores de dos años debe ser nulo, ya que el cerebro de ellos está en pleno crecimiento, desarrollándose estructuras esenciales entre estas, la ínsula, denominada como la piedra angular de nuestra conciencia. La digitalización produciría disminución de esta estructura produciendo una reducción del desarrollo de las habilidades sociales como empatía y compasión, por ello es que los padres, en ocasiones, consultan por conductas como escaso contacto visual, apatía en situaciones sociales o ya en edades posteriores, a los cinco años, menor desarrollo  de la mentalización, es decir, dificultad para leer las claves de contexto en determinados eventos; además  se ha comprobado que los menores de 18 meses están, en promedio, unos treinta minutos diarios frente a los smartphones, el cual es un tiempo suficiente para producir retrasos del lenguaje, hablando tardíamente y posponiendo las etapas lingüísticas a modo general.

La digitalización tiene sus ventajas pero posterior a los cinco años, donde debe ser controlada, graduada y dirigida por un adulto de forma intencionada; antes de los cinco años, los niños deben aprender a través de la experiencia directa, es decir, a través del juego cara a cara junto a sus pares o familiares y no a través de un juego virtual. Estos pequeños aún no son capaces de diferenciar lo real de lo virtual, por ello es que actualmente existen niños con ciertas conductas agresivas o hiperactivas que, en ocasiones, producto de la imitación y descontextualización tienden a ser mal diagnosticados, teniendo en consideración que con un adecuado manejo ambiental estas conductas podrían presentar un volcamiento.

Es importante recordar que los niños aprenden por imitación, por ende, se recomienda que los horarios en que se comparta con ellos, se evite el uso del televisor o celular, ya que por más que impidamos el uso de aparatos digitales, el ejemplo parte por casa, es decir, por uno mismo. El mundo real nos invita y nos permite la interacción cara a cara, desarrollando no solo el lenguaje, sino también el manejo de las emociones, tanto personales como de los otros. Los niños, al observar a los padres, aprenden a tener una conversación y a cómo leer las expresiones faciales de estos.

Volvamos a periodos más remotos, leámosles más cuentos en nuestro regazo, cantémosles canciones, disfrutemos de un juego dentro de casa o mientras vamos en el auto, no olvidando que la imaginación es una de las grandes herramientas que debiesen desarrollar nuestros pequeños en sus primeras etapas y no buscar un desarrollo académico a cabalidad generando la competencia entre estos, sino más bien inculcar la solidaridad y apoyo hacia el otro.  ¿Y tú, qué deseas para tu hijo?

Gabriela Mora

Magíster (cs) en Neurorehabilitación

Diplomado en Trastornos de la deglución y alimentación.

Diplomado en Neurociencia aplicada y clínica neurológica.

Fonoaudióloga en Clínica Chillán y Docente clínico de Universidad del Bío-Bío.

Instagram: Fonoaudiologa.gabrielamora

correo: gmorag88@gmail.com

Fanpage: Fonoaudiologagabrielamora

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar