ColumnaLegal

Protección de los derechos fundamentales de los trabajadores

Darío Araya Torres, Abogado U. de Concepción
Darío Araya Torres, Abogado U. de Concepción

El trabajador es un ciudadano que ingresa a trabajar a la empresa y que, como tal, no pierde dentro de la misma sus derechos fundamentales, los cuales deben ser respetados por el empleador. Esto es lo que se conoce como “Ciudadanía en la Empresa”.

Los trabajadores gozan de derechos fundamentales dentro de la empresa, que actúan como límite al poder de dirección y administración del empleador. A los derechos de los trabajadores se contraponen las obligaciones que debe cumplir. Es importante destacar esto último, porque muchas veces nos acordamos solo de los derechos más no de los deberes. Así las cosas, en la medida en que derechos y obligaciones, tanto de los trabajadores como de los empleadores, encuentran un equilibrio, se consigue un objetivo fundamental del derecho del trabajo, como lo es la paz social.

La ley no se limita a reconocer simplemente esos derechos, sino que, para que su protección sea efectiva, establece acciones para reclamar cuando estos son vulnerados. En efecto, en los artículos 485 y siguientes del Código del Trabajo, se regula el Procedimiento de Tutela Laboral, que es el que se utiliza cuando se vulnera algunos de los derechos fundamentales de un trabajador, ya sea durante la vigencia de la relación laboral o con ocasión del despido. Estos derechos son los siguientes: el derecho a la vida y a la integridad física y psíquica; el respeto y protección a la vida privada y a la honra de la persona y su familia, y la protección de sus datos personales; la inviolabilidad de toda forma de comunicación privada; la libertad de conciencia, la manifestación de todas las creencias y el ejercicio libre de todos los cultos; la libertad de emitir opinión y la de informar; la libertad de trabajo y los actos de discriminación que el mismo Código señala en el artículo 2.

Los derechos y garantías mencionados resultan lesionados cuando el ejercicio de las facultades que la ley reconoce al empleador limita el pleno ejercicio de aquellos sin justificación suficiente, en forma arbitraria o desproporcionada, o sin respeto a su contenido esencial. De igual modo son consideradas las represalias del empleador cuando un trabajador ejerce alguna acción judicial, declara como testigo en juicio o bien como consecuencia de una fiscalización de la Dirección del Trabajo.

Las consecuencias de que una empresa sea condenada por vulneración de derechos fundamentales son graves, pues se arriesga a multas, indemnización de 6 a 11 remuneraciones del trabajador y la prohibición de celebrar contratos con el Estado y sus empresas por dos años, entre otras.

Conocer esta normativa es importante para trabajadores y empleadores. Para los primeros, para que conozcan sus derechos y cómo ejercerlos y sepan que no cualquier acto califica como violación de derechos fundamentales y, para los segundos, para que conozcan estas limitaciones y sus consecuencias, y se abstengan de acciones que podrían constituir algunas de estas vulneraciones.

Darío Araya Torres

Abogado UdeC

Mg en Derecho Laboral y Seguridad Social UAI

Mg en Derecho de la Empresa UDD

dario.araya@sustainavalue.com

www.sustainavalue.com

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar