CoachingColumna

¡Patán, el holgazán!

Patán el Holgazán

¡Qué perro más simpático dirían algunos!

Confían en su carisma y risa singular

Pero es un verdadero Patán y holgazán

Sabe muy bien disimular

Su trabajo es vivir a expensas de los demás

Se ríe de todo y de todos

No deja títere con cabeza cuando su fin es perjudicar

La supremacía del ego le nubla el juicio

Se deleita humillando a las personas

Es el primero en corregir a todo el mundo

Pues según él, nadie sabe nada… Es dueño de la verdad

Desacredita el trabajo de otros y es intolerante a posiciones contrarias

No sabe lo que es la tolerancia y el respeto hacia los demás

Vive enfocado en otros, pero de su vida ni hablar

No se hace cargo de sus responsabilidades y errores

Mucho menos conoce la palabra humildad

Prefiere estafar y lucrar a través de otros

Trabajar no es su prioridad

Robar, prostituirse al mejor postor, traficar, crear estafas millonarias, entre muchas otras acciones que tienen como fin último vivir bien del resto…

Justifica sus acciones, producto de sus circunstancias…

¡Como si nadie más en el mundo tuviera problemas graves con que lidiar!

No sabe hacerse cargo de manera honesta y responsable de lo que le aqueja.

Más fácil es ir buscando a víctimas, desesperados o inocentes, a quienes perjudicar

Ocupa su ingenio para urdir patrañas

Se ríe mientras las planifica

Goza con ello. Se cree más inteligente que los demás.

A través de distintos artilugios busca obtener la confianza de las personas.

Una vez logrado el objetivo, es implacable a la hora de sacrificarlos y quebrantarlos. No tiene asco en ser inmoral

Saca ventaja de toda situación que le sea posible. La gente ya conoce su actuar

Gana dinero y construye su vida sobre las lágrimas de otros.

Perjudicando a todos los ingenuos que encuentre en el camino

No cuestiona sus acciones ni las consecuencias irreparables para las víctimas que desea estafar

¡No tiene honra ni dignidad!

¡Qué lindo perrito dirían algunos!

¡Es un holgazán!, ¡aléjate de patán!

No conoce la meritocracia. El esfuerzo no es su afán.

Ganarse el pan con el sudor de su frente

Eso queda para la prédica de los curas

Él no está para santo ni sacristán

Su lema es » yo nunca pierdo»

Se jacta de sus éxitos y hazañas frente a los demás

Busca vengarse cuando la situación no puede dominar

Ataca por la espalda. La cobardía es parte de su actuar

Todos ya lo conocen

Nadie quiere acercarse a él

No creen en su arrepentimiento ni buen actuar

Solo se ha quedado…

Por ser un triste Patán.

 

Te invito al cambio.

Camila Zarzar Amor

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar