ColumnaSalud

Estrés Laboral

Dra. Carolina Luengo M. Magíster en Salud Pública Departamento de Enfermería Facultad de Ciencias de la Salud y los Alimentos
Dra. Carolina Luengo M. Magíster en Salud Pública – Departamento de Enfermería – Facultad de Ciencias de la Salud y los Alimentos UBB

El estrés producido por el trabajo es un fenómeno bastante generalizado en la sociedad actual, se reconoce que es uno de los principales problemas de los trabajadores y del buen funcionamiento de las organizaciones. Este, ha sido definido como un daño físico y una respuesta emocional, que tienen lugar cuando las características del empleo no se corresponden a las capacidades, recursos y necesidades del trabajador o cuando el conocimiento y las habilidades de este para enfrentar dichas exigencias no coinciden con las expectativas de la cultura organizativa de la empresa.

Las causas que llevan al trabajador a percibir estrés laboral son diversas, de modo general están relacionadas a una mala organización del trabajo, al exceso de exigencia y presiones, falta de participación y control sobre las tareas y a la existencia de condiciones de trabajo inadecuadas. Asimismo, el estrés laboral se ve agravado cuando el empleado siente que no recibe suficiente apoyo de sus supervisores y colegas.

El estrés laboral tiene diversos efectos en el individuo, da lugar a comportamientos disfuncionales, como angustia, irritabilidad, incapacidad de concentrarse o relajarse, sentirse cansado, deprimido, tener dificultades para dormir y problemas físicos como trastornos digestivos, aumento de presión arterial, dolor de cabeza, problemas músculo-esqueléticos, entre otros. Igualmente, este fenómeno tiene efectos en las organizaciones, al desencadenar un deterioro del rendimiento y productividad, un aumento en las tasas de accidentes, ausentismo, rotación del personal y quejas de usuarios y clientes.

Por otra parte, la detección del estrés laboral no es simple, puesto que sus síntomas se suelen confundir con “algo natural” que se siente por las demandas y exigencias laborales. Es habitual, que el trabajador acuda al médico o presente licencia, no directamente por estrés, sino más bien por la sintomatología asociada a este. Es así que, puede pasar bastante tiempo hasta que se descubre que las dolencias físicas y/o psíquicas tienen su origen en el estrés que le produce el trabajo. En este contexto, es relevante, que los empleadores cuenten con una política de gestión de la salud del trabajador, con estrategias centradas en gestionar el estrés a partir de los factores que lo originan.

De igual modo, el estrés laboral, puede prevenirse con horarios de trabajos que permitan la conciliación de la vida laboral con la personal; favoreciendo la participación del trabajador, permitir su opinión, ideas, sugerencias; equilibrar la carga de trabajo; crear un entorno de trabajo cómodo y agradable; fomentar el desarrollo profesional; mejorar la prestación de servicios de salud ocupacional, favorecer las relaciones sociales en el ámbito del trabajo y el apoyo entre supervisores y trabajadores.

Dra. Carolina Luengo M.

Magíster en Salud Pública

Departamento de Enfermería

Facultad de Ciencias de la Salud y los Alimentos UBB

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar