ColumnaLiderazgo

¡Cuando la plata habla, la boca calla!

Camila Zarzar Amor Coach de liderazgo Directora HappyEmotions
Camila Zarzar Amor. Coach de liderazgo – Directora HappyEmotions

El soborno, cohecho o coima como se llamaría de forma coloquial, es recurrente en el mundo en que vivimos.

Lamentablemente aceptable por una sociedad carente de valores.  Muchos le han puesto un precio a su silencio.

Esto lo podemos observar tanto en nuestra vida privada como pública.

Existen muchísimas formas de sobornar. Algunas explícitas y otras muy elegantes e imperceptibles.

Hacer las cosas de buena manera, ponderando la ética es una ardua tarea solo para los incorruptibles. Tiene un gran costo ser íntegro.

Todos nos hemos equivocado en nimiedades y hemos tenido que pagar las consecuencias de no ser ético. La ética no es exclusiva. Es decir, está en todas las partes de tu vida, o no está.

Todos en algún momento hemos carecido de ética. Quizás el aprendizaje de ese error  llega tarde. En algunos casos no llega nunca.

La integridad implica renunciar diariamente a muchísimas cosas por mantener nuestra posición. No ser ciegos, ni mudos frente a lo que evidenciamos.

Ser incorruptible ha llevado a muchos líderes a la muerte. El miedo y la ambición son los guardianes del silencio.

Por lo general,  las personas ejercen una acción determinada, esperando una recompensa de vuelta. ¿Y yo qué gano? Es la frase más utilizada.

El soborno ha causado daño a muchos inocentes. Ha encubierto muchas injusticias, abusos y asesinatos.

Cuando la plata habla, la boca calla. Así ha sido nuestra historia. El soborno no se encuentra solo en  las altas cúpulas de poder. Este también se encuentra en el día a día. En la gente común.

Ensuciamos nuestras palabras con mentiras, si es que eso nos favorece. También ocupamos nuestro silencio si este es conveniente. O somos partícipes de acciones dolosas por parte de terceros haciéndonos cómplices. Aunque aquella acción signifique perjudicar a un inocente.

La gente por dinero es capaz de hacer lo que sea. Incluso matar. ¿Cuánto dinero vale tu integridad, ética, tu paz? Pareciera ser que la plata ha callado a muchos. Ocultando el dolor de la gente, abusos, mentiras, asesinatos, corrupción, entre otros…

Una triste realidad que está presente en todo el mundo. Vemos como los valores  se han perdido. La integridad, honestidad, lealtad, moral, están sujetas a lo material…

Mientras sigamos creyendo que con plata baila el monito, seguiremos siendo corruptos. Porque pondremos al dinero como el fin. Creyendo que el fin justifica todos los medios.

Muchas víctimas se callan porque han comprado con regalos, comodidad, estatus, su silencio. Es una forma falsa de reparación que han aceptado.

También hay falsas víctimas que lucran con sus falsas lágrimas y falsos dolores para aprovecharse de la gente. Le pone un precio a su dolor. Convirtiendo su historia en un circo pobre donde el morbo es protagonista.

La gente digna. Honra sus lágrimas. Quiere sus dolores y no lucra con ellos.

Respetan esa herida que tanto dolor causó. No buscan sacar una ventaja de aquella situación.

No dejan que la plata sea la protagonista de su experiencia traumática o dolorosa. El apoyo silencioso es un apoyo cobarde.

Ponerle un precio a tu silencio o a tus acciones diarias solo te traerá infelicidad coartando tu libertad.

Venderás tu dignidad, silencio y ética  por dinero. Eso se llama ser corrupto.

Dañarás con esa acción a muchas personas que pagarán el precio de tu injusticia o negligencia.

¿Y si tú fueras la víctima,  tus hijos o familia?

¿Te gustaría que gente corrupta guardara silencio y se hiciera parte de una acción que tiene como objeto perjudicarte, causarte dolor, o la muerte?

¿Cuánto dinero vale las lágrimas de tus hijos, madre, padre, hermanos, o las tuyas?

¿Les puedes poner un precio a tus lágrimas?

No dejes que la plata te calle. Mañana podrías ser tú la víctima

Camila Zarzar Amor

Coach de liderazgo

Directora HappyEmotions

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar