Bienestar y Salud

Dietas modernas y sus mitos

¡Yo quiero adelgazar! (sin arriesgar mi salud)

Llega el tiempo más caluroso y comenzamos a utilizar ropa más liviana lo que nos coloca una disyuntiva, ¿qué hacer con nuestros kilos demás? En la mayoría de casos esto lleva pensar en las dietas milagrosas que buscamos por Internet, lo que puede significar un grave error para nuestra salud. 

Por tal razón, conversamos con la profesional Isabel Astudillo, Nutricionista, Licenciada en Nutrición y Dietética, y Postgrado en Nutrición y Dietoterapia infanto-juvenil.

¿Cuánto de mito existe en las dietas que circulan por los medios de información?

Isabel-Astudillo-GaeteHoy se puede afirmar que hay mucho mito. Es por esto que han sido numerosos los alimentos a los que se les han atribuido características y propiedades falsas, por ejemplo, «Las frutas al final del día engordan”, “Tomar agua tibia con jugo de limón ayuda a quemar grasa”, entre otras, son creencias que se mantienen a consecuencia de numerosas fuentes que carecen del más mínimo aval científico. Sin embargo, en la actualidad y gracias a la base científica de la que disponemos, es posible deshacer esas creencias, a veces muy arraigadas, recurriendo a las opiniones y consejos de verdaderos profesionales de la nutrición y la salud.

¿Qué aspecto es fundamental en las dietas adecuadas?

Es importante conocer qué características deben tener las dietas; principalmente deben ser completas, es decir, aportar todos los nutrientes que necesita el organismo: hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas, minerales y agua, tienen que ser adaptadas a la edad, al sexo, a la talla, a la actividad física que se realiza, al trabajo que desarrolla la persona y a su estado de salud.

Dices que en los medios de comunicación hay muchos mensajes erróneos, ¿qué dietas mediáticas los tienen?

Los medios de comunicación tienen gran influencia en el comportamiento de la población en general; sus mensajes pueden ser potenciadores o perjudiciales para su salud, es por ello que hay cierto tipo de dietas que son más populares y atractivas por lo “maravilloso” que ofrecen, una de ellas es:

  • El ayuno intermitente: Es un término general que describe un periodo en el que se realizan ciclos regulares de ayuno y alimentación, no es una dieta en sí misma, aunque puede ser utilizado junto con una restricción calórica para la pérdida de peso. En palabras simples, el más popular es el 16-8, con él puedes comer durante 8 horas y ayunar durante 16 horas, puedes saltarte el desayuno y hacer la primera comida al mediodía y seguir comiendo hasta las 20:00 horas. Puede resultar fácil, pero a la larga no te enseña hábitos ni disciplina en tus horarios, además no se recomienda para gente que tenga diabetes, hipertensión, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.
  • Batidos detox o detoxificante: Se llaman así por su mezcla de ingredientes naturales repletos de vitaminas, fibra y minerales que ayudan al organismo a depurar, desintoxicar y eliminar toxinas de nuestro cuerpo de una forma sencilla, rápida y eficiente. Suena maravilloso también que un batido haga todo eso, pero La OMS aseguró que estos batidos no tendrían dichos beneficios para el organismo pues argumentó que es el contenido en oxalatos, sales presentes en verduras como espinacas o acelgas que, si bien en cantidades normales no son un problema, un aumento del consumo puede incrementar el riesgo de cálculos renales. Además, consumir la fruta como jugo en vez de comerla entera aumenta la ingesta total de azúcares libres y disminuye la cantidad de nutrientes que podríamos absorber, ya que se eliminan muchos de sus componentes, como la fibra.
  • Método Grez: Se propone una ingesta importante de grasas y proteínas y una disminución de los carbohidratos, a los que se culpa de los altos índices de obesidad que hay en nuestro país. Cabe señalar que las dietas altas en grasas y proteínas y con bajo aporte de carbohidratos existen desde hace mucho tiempo, la más conocida es la dieta Atkins, la cual propone eliminar los hidratos de carbono casi en su totalidad y reemplazarlos por una alta ingesta de proteínas y grasa. El Método Grez, entonces, es una dieta Atkins. Sin embargo, el error es hacer creer que la glucosa no tiene ninguna función en nuestro organismo y que sería la causante del aumento de peso, esto es falso ya que la glucosa es el único combustible que usa el cerebro, por lo que es fundamental en nuestra alimentación. Si se consumen solo grasas y proteínas, no tenemos una dieta equilibrada, teniendo como consecuencia problemas de salud asociados, como mayor riesgo de diabetes, lo que se ha observado en estudios que han comparado pacientes que mantienen una dieta mediterránea versus una alta en grasas, además de problemas cardiovasculares (cardiopatías, hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, accidentes cerebrovasculares, infarto al miocardio, entre otros) y/o cáncer de colon (debido a la disminución de la flora bacteriana por la falta de fibra).

¿Cuál es el consejo para alimentarse saludablemente y cuidar la figura?

Personalmente creo que ningún método que suprima algún tipo de macro y micronutriente puede ser beneficioso para el organismo. Lo que nosotros necesitamos es un cambio de estilo de vida que podamos mantener a lo largo del tiempo y que nos permita asegurar el mejor estado de salud posible, no una dieta que suprima vitaminas, minerales y fibra, esto es fundamental para que las nuevas generaciones tomen conciencia para abordar la obesidad que va en aumento evidenciando que de verdad es un estado de riesgo, ya que tiene un componente hereditario (padres a hijos). La dieta mediterránea es la gran ausente en muchas familias chilenas. La mayoría de los niños son alimentados de forma desequilibrada y calórica, recurriendo demasiado a alimentos procesados altos en azúcar, sodio y grasas saturadas, el nombre de dieta mediterránea  se debe a que se complementa con la práctica de ejercicio físico y el clima de los países colindantes con el mar Mediterráneo, y que tiene múltiples beneficios para la salud.

Simplemente no se trata de comer menos, sino de comer mejor.

Isabel Astudillo Gaete

Nutricionista, Licenciada en Nutrición y Dietética

Postgrado en Nutrición y Dietoterapia infanto-juvenil (Universidad Finis Terrae)

www.nutricionistaiastudillo.cl

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar