Bienestar y Salud

Bebidas energéticas e isotónicas: El combustible a la hora de hacer ejercicio

¿Estás listo para hacer actividad física?, ¿tienes todo lo necesario?, y ¿qué hay de las bebidas energéticas e isotónicas? Sin duda que están mucho más presentes a la hora de ejercitar los músculos, tanto en los deportistas como en las personas que se preocupan por su estado físico, pero su reinado se ha extendido no solo a esos grupos sino también a quienes desean estar con todo el power a la hora de realizar sus actividades diarias, pero ¿qué tan saludables son?

Lo primero que hay que señalar es la confusión que generan las bebidas energéticas e isotónicas, ¿dónde radica su diferencia?, para explicarlo de manera sencilla y clara, las primeras son elaboradas con altas dosis de cafeína, azúcar y otras sustancias estimulantes como la taurina, que actúan sobre el sistema nervioso central inhibiendo los neurotransmisores encargados de transmitir las sensaciones de cansancio o sueño y potenciando aquellos relacionados con las sensaciones de bienestar y la concentración, lo que trae como consecuencia un cerebro activo. En cuanto a las segundas, son bebidas que contienen sales minerales, sodio y glucosa para compensar la pérdida de estos compuestos durante la actividad física.

Frente a esto, es necesario hacer un análisis de cada tipo de bebida para determinar sus reales beneficios, así como las consecuencias por dependencia y/o abusos.

Mirada nutricional

Daniela Romero, nutricionista

Para la nutricionista Daniela Romero, diplomada en obesidad infantil, es fundamental establecer la diferencia de ambos tipos de bebida para medir su incidencia en el organismo. “Las bebidas isotónicas son bebidas hidratantes que contienen azúcares, sales minerales, electrolitos y agua. Por su parte, las bebidas energéticas son estimulantes del sistema nervioso ya que suelen contener cafeína, azúcares y vitaminas; entre las sustancias estimulantes que contienen está la taurina y la gluconolactona, que hacen que la respuesta del cerebro ante los estímulos se potencie y, por lo tanto, el cuerpo quede más activo”, asegura.

¿Cuáles son sus beneficios?

“Las bebidas isotónicas ayudan a reponer rápidamente lo que se pierde en el sudor al hacer ejercicio. Esto se consigue porque este sistema de hidratación en ejercicio intenso se absorbe rápidamente y en seguida pasa a la sangre. Así se consigue mejorar la hidratación y, a la vez, mantener la funcionalidad digestiva. También ayuda a mejorar el rendimiento, porque al contener glucosa se evitan las bajadas de azúcar en sangre y la fatiga muscular. En cuanto a lo laboral no es tan recomendable ya que no es ese su objetivo. Las bebidas energizantes ayudan a reducir la sensación de cansancio y aumentan la atención”, indica Daniela.

¿Cuándo son recomendables?

“Las bebidas isotónicas son recomendables para deportes de intensidad y duración media-alta. Específicamente las recomendaría para ejercicios intensos como: montañismo, triatlón, ciclismo, atletismo, etc., en los cuales se sude mucho o se esté en condiciones de mucho calor en donde se pierda una gran cantidad de líquido. Para una persona sedentaria es más recomendable hidratarse con agua y llevar una alimentación balanceada.

Las bebidas energéticas son buenas al principio de una carrera, porque así llenamos nuestro organismo de energía. En cuanto al querer incorporarlas a nuestra rutina de trabajo o estudio, se recomendaría con moderación y solo en algunas ocasiones de estrés, mucho cansancio o sueño, ya que puede traer efectos adversos su consumo diario”, menciona la profesional.

Cantidades y posibles riesgos

“En las bebidas isotónicas la cantidad dependerá del tipo de ejercicio. Con las bebidas energéticas hay que ser moderado en su consumo porque pueden provocar deshidratación por su efecto diurético. Por ello, su consumo debe ser con cuidado, ya que además posee contraindicaciones por enfermedades. Asimismo, no son recomendables para los deportistas que son sometidos a doping, ya que algunas contienen sustancias que pueden dar positivo.

En cuanto a las bebidas isotónicas su contraindicación va dirigida a personas con enfermedades características en su alimentación, por ejemplo, pacientes  diabéticos, renales, hipertensos, entre otros, debido a que por su enfermedad no deba consumir algún ingrediente que estas bebidas contengan. Obviamente que el daño dependerá de la cantidad o la frecuencia con que se tomen.

Respecto de los posibles problemas, el mayor de las bebidas energéticas es que provocan efecto rebote: si bien hacen que la persona que las consuma se sienta más enérgica por unas horas, luego, produce efecto rebote en el organismo. No es tan cierto que te den energía; pasado el efecto te sentirás más cansado y se empiezan a sentir los efectos del estrés muscular.

Además hay que considerar que estas sustancias estimulantes pueden traer una serie de efectos secundarios como ansiedad, agitación, dolores de cabeza y en ciertos casos, un grado de toxicidad. Estos químicos son sustancias que alteran el funcionamiento de nuestro organismo de forma brusca, por lo que deben ser ingeridas con moderación.

En resumen las energéticas aceleran nuestro cerebro y nuestras funciones, camuflando la sensación de cansancio. En cambio las isotónicas reponen nutrientes importantes. Cambiar uno por otro puede comprometer la salud y el desempeño de quienes no están atentos a las diferencias. Siempre todo debe ser con moderación y tratar de informarse antes de beber, (por ejemplo, leer los  etiquetados nutricionales)”, asevera Daniela.

Daniela Romero Medina

Nutricionista

Diplomada en Obesidad Infantil

Facebook: Daniela romero nutricionista

 

Dentro del gym

La práctica de ejercicio físico conlleva una serie de efectos en nuestro organismo y uno de ellos es la deshidratación, es normal sentir sed y la necesidad de hidratar el cuerpo. Es en este punto donde se aprecia que un gran número de personas consume bebidas isotónicas, pero ¿son las bebidas isotónicas la mejor opción para hidratarse?

Rodrigo Sobarzo, Profesor de Educación Física

Según Rodrigo Sobarzo, Profesor de Educación Física mención Educación Física Especial y Magíster en Educación Física mención Actividad Física y Salud, para responder esta pregunta es necesario saber que las bebidas isotónicas están compuestas por electrolitos (sodio, potasio, fosfato, calcio, magnesio y cloro), hidratos de carbono y azucares en dosis altas. “Si consideramos que el sudor de nuestro cuerpo está mayormente compuesto por electrolitos que nuestro cuerpo elimina, no es incorrecto pensar que al consumir esta bebida me va ayudar a estar en mejores condiciones mientras me realizo ejercicio.

La condición de uso de estas bebidas es que están recomendadas para deportistas cuyo deporte sea de resistencia como los corredores de fondo, maratones, ciclismo de ruta, ente otros, aun así ellos prefieren restringir el consumo de bebidas isotónicas por el alto porcentaje de azúcar que contienen, el que puede variar entre el 8% y 15%, lo cual a largo plazo puede ser un perjuicio para la salud de la persona siendo uno de los factores que provoque una enfermedad crónica no transmisible”, explica Rodrigo.

Recomendación

Si usted asiste al gimnasio tres veces por semana o realiza una hora de entrenamiento en casa, destinando treinta minutos para hacer bicicleta, elíptica o trotar, no es necesario consumir este tipo de bebidas. Aunque asistiera todos los días al gimnasio, su intensidad de trabajo será moderada en la mayoría del tiempo. Por ello, la mejor manera de hidratar el cuerpo es por el consumo de agua común y de fruta, de esta manera incorporo a mi cuerpo los electrolitos perdidos en el sudor naturalmente.

Se recomienda utilizar este tipo de bebidas en caso que mis entrenamientos sean de intensidad vigorosa y de un carácter aeróbico, así como en caso que se desee realizar un trekking a un cerro (lo que conlleva un esfuerzo más intenso y de mayor duración).

A la hora de la elección de la bebida siempre privilegiar la que contenga menor cantidad de azúcar, en lo posible que no sobrepase el 9% del contenido total. Además, para identificar si estoy hidratado se tiene que monitorear el color de la orina, si es amarilla es que me falta consumir más agua, si veo que se vuele transparente es que estoy en óptimas condiciones, este procedimiento es efectivo siempre y cuando no afecte el color de la orina el consumo de algún medicamento. La hidratación es un pilar fundamental tanto para el logro deportivo como para la salud de cada uno.

Rodrigo Andrés Sobarzo Ruiz

Profesor de Educación Física mención Educación Física Especial.

Magíster en Educación Física mención Actividad Física y Salud.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar