Bienestar y Salud

Apoyo en el embarazo. Doulas, una compañía de puro amor

Son mujeres que acompañan a otras durante su embarazo, parto y postparto, entregando contención física y emocional a través de distintas técnicas. También, las doulas buscan informar a la familia sobre la experiencia de la maternidad, y más aún, regresar el valor de los partos naturales.

Maria Camila Salvo
Maria Camila

María Camila Salvo (31) tenía dos meses y medio cuando comenzó a tener una compañera en su proceso de gestación: María Catalina Gómez, doula y kinesióloga, quienes habían sido amigas desde el colegio. “Ella comenzó a informarme todo sobre las doulas y la labor que realizan, como también del embarazo y sus experiencias por ser madre antes que yo”, comenta.

Al principio, María Camila participó en un taller de plan de parto, donde pudo establecer los procedimientos que quería vivir durante su embarazo y parto; y también las técnicas para mitigar el dolor en las contracciones, como la importancia del libre movimiento, masajes en la espalda, posturas, etc. Además, María Catalina la informó sobre las maniobras que están obsoletas y que no deben realizarse sin consentimiento de la madre, ya que pueden impactar de manera negativa en el nacimiento y vida de la mamá e hijo.

“La experiencia de estar junto a una doula fue buenísima, pude darme cuenta del gran poder e instinto que tenemos las mujeres al momento de ser madres”, señala María Camila, añadiendo que estas mujeres empatizan, acompañan, empoderan e informan en este momento tan mágico de la vida.

Tras los nueve meses, nació Lourdes Miranda Salvo: “Finalmente no fue natural, ya que el equipo médico no respetó gran parte de mis decisiones. Fue una experiencia no del todo satisfactoria, sin embargo, uno puede sacar conclusiones y compartirlas, para así ayudar e informar a mujeres y amigas que estén pasando por su embarazo y quieran vivir una experiencia inolvidable, llena de amor y respeto”.

Eso sí, utilizó las técnicas de caminar libremente, vocalizar al momento de sentir contracciones y posturas que le ayudaron a mitigar los dolores previo al parto. Mientras que en su periodo de postnatal, María Catalina, su doula, aclaró las dudas sobre lactancia y alimentación.

Hoy, su hija Lourdes ya tiene un año y María Camila recomienda de manera absoluta a las doulas, pues cumplen un rol que se ha perdido en la sociedad, donde hay poca red de apoyo y escasas instancias para hablar temas de mujeres, concluye.

Acompañamiento con sentido

Maria Catalina Gomez, doula
María Catalina

María Catalina Gómez se dedica al acompañamiento de mujeres que están en periodo de gestación y postparto hace cuatro años aproximadamente: “No partí como doula, partí como una mamá que acompañaba a otras mamás, porque para prepararme para mi parto leí mucho, busqué grupos de parto natural, que era lo que yo quería. Después, muchas amigas quedaron embarazadas y me pedían apoyo, información, etcétera, ahí empecé el camino de doula sin estar muy consciente de lo que estaba haciendo, hasta que en un momento sentí que me gustaba y me formé como doula. Actualmente soy miembro de la Coordinadora de Doulas Chile”, menciona.

Bárbara Ojeda, también es doula, “comencé porque lo había vivido como experiencia personal, me atendí con doula en mis dos partos naturales en mi casa”. Fue así como decidió hacer un curso de medicina placentaria en Pucón, especialización en postparto denominado cierre de matriz y acomodo de útero y, finalmente, el certificado como doula.

Pero, ¿qué hacen las doulas? La labor se centra en el acompañamiento y la entrega de apoyo emocional, tanto a la familia como a la mujer que está cursando este periodo de su vida, menciona María Catalina, añadiendo que hay mujeres que se dedican a colaborar durante los tratamientos de fertilidad, gestación, parto, postparto y también a quienes tuvieron pérdida durante el parto.

Bárbara Ojeda, doula
Bárbara Ojeda

Entre las técnicas y beneficios de una doula están: entregar información confiable, masajes en el cuerpo, apoyar con aromaterapia y música, ejecutar ejercicios básicos para aumentar el libre movimiento, el uso de compresas calentitas, el tiempo del transcurso del parto es menor, manejo de técnicas de respiración, entre otros.

“Tener una doula no está exento de un equipo médico, hay que entender que las doulas no son parteras, es acompañamiento de parto y para eso se entrega contención y técnicas de manejo del dolor”, aclara Bárbara.

Además de las madres, las doulas brindan apoyo al padre, para que también pueda ejercer su labor como acompañante durante el parto. En síntesis, la doula está para unirse a la familia y hacer esta experiencia lo más amena posible.

 

La OMS sugiere que un país no supere el 15% de partos vía cesáreas. No obstante, de acuerdo al último informe de la OCDE (2017) Chile es el segundo país con mayor cantidad de cesáreas (47,1%).

 

Según las recomendaciones que elaboró la OMS sobre intervenciones de promoción de salud para la salud materna y neonatal (2015) se declara que: “La evidencia respalda el uso de cualquier tipo de compañía culturalmente apropiada, incluyendo esposos y profesionales legos, como doulas”.

 

 

“Últimamente se ha dado que los partos son medicalizados, le han quitado el verdadero sentido de un parto, que es una celebración, un momento mágico, una nueva vida, uno espera que las mamás se sientan así después del parto, realizadas, empoderadas, felices, satisfechas, y para eso está uno, para que las apoyemos en ese sentido”, finaliza María Catalina.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar