Al 100

Squash. El deporte de los reflejos

Squash

Adrenalina, rapidez y mente focalizada. Dos a cuatro jugadores, raquetas y una pelota pequeña de caucho. Así se resume el squash, un deporte indoor donde un jugador golpea la pelota contra el frontón tratando de evitar que su rival responda para ganar el punto. Una disciplina que llegó a finales de los ochenta a Chillán y que hoy cuenta con dos jóvenes con una carrera ascendente.

El objetivo del squash es claro: ser el mejor de los cinco juegos (o set, como se diría en tenis) y cada uno de ellos es a los 11 puntos, un partido que en promedio puede durar 40 minutos. Por su destreza, la reconocida revista estadounidense Forbes eligió al squash como el deporte más saludable por su consumo de calorías, resistencia, bajo riesgos de lesiones, fuerza, entre otros aspectos.

Cristian SchultzSumado a estos factores, el squash es una disciplina que se puede practicar desde los cuatro años en adelante y sin límite de edad. “Es un deporte veloz, que hace que tu cabeza piense rápido producto a que la pelota de caucho da poco bote”, explica Cristian Schulz, dueño del Gimnasio Alquimia y entrenador de squash en Chillán.

Entre los beneficios de practicar este deporte, Cristian comenta que estimula las articulaciones y los músculos, por lo tanto ayuda a desarrollarse mejor, y también trabaja la coordinación y la velocidad, pues la persona corre, salta, frena y eso permite que los niños y jóvenes se desconecten del mundo virtual.

En el squash existen diversas categorías. En el caso de la categoría Junior se subdivide por edad, está la sub11, sub13, sub 15, sub17 y sub19. Mientras que para los adultos se distribuyen por niveles, ya sea la categoría sexta que es el nivel más básico de novicios, hasta la más profesional: la primera categoría. Luego, está la categoría PRO y también existe el dama de novicios.

“Los niños de Ñuble son los mejores de lo que era la antigua Región del Biobío. De hecho, los tres niños que participarán en el Panamericano Junior que se desarrollará en Toronto, Canadá, dos de ellos son de Chillán, por lo tanto son el fuerte de la selección chilena de Squash. En el caso de las niñas también estamos trabajando fuertemente, pero la Federación aún no contempla a mujeres”.

Respecto a este último punto, Cristian aclara que la federación trabaja con muy pocas deportistas, pero es optimista: “Esperamos que pronto se aporten recursos y así dar potencial a las niñas para que puedan competir en el extranjero. Hace poco la federación apoyó a una de ellas y es deseable que sean muchas más”.

Y es que se trata de un deporte que está muy bien posicionado en la Región de Ñuble, pues existen más de cien jugadores adultos de Squash, 25 a 30 niños en las escuelas de menores recreativos en Alquimia y una escuela de selección compuesta por ocho niños, entre ellos Camilo Cifuentes (15) y Yuyo Arelmann (17).

Exponentes chillanejos

Camilo CifuentesCamilo Cifuentes (C) tenía once años cuando decidió aventurarse en el mundo de la raqueta y la pelota de caucho, mientras que Yuyo (Y) con tan solo nueve años comenzó a practicar el deporte de los reflejos, como se suele conocer. Ambos son apasionados por el squash, un camino que los ha logrado posicionar como los máximos exponentes chillanejos y que, por lo mismo, representarán a Chile en el Panamericano Junior que se desarrollará en junio 2019 en Toronto, Canadá.

¿Qué les gusta del squash?

C: A mí desde chico que me gustaban los deportes con raqueta, de hecho, jugaba con mi papá ráquetbol en Temuco, pero cuando nos mudamos a Chillán comenzamos con el squash, que es lo más similar al deporte que practicaba. Me gusta porque es rápido, muy físico y hay que estar bien mentalizado. Además, es para todo tipo de edad, se puede jugar en familia y el ambiente que se genera en los campeonatos es muy amistoso.

Y: Antes jugaba fútbol pero sentí que este era mi deporte y empecé a entrenar más, así me di cuenta que es un deporte súper físico, me mantenía en forma y que la mente juega mucho.

¿Cómo son sus rutinas deportivas?

C: Tenemos preparación física por lo menos tres veces a la semana, puede ser trabajo de pesas o trabajo anaeróbico, y, como tres veces a la semana también, entrenamos en cancha, realizando ejercicios de movimientos y desplazamientos.

Y: Y a eso agregarle que la preparación antes de los campeonatos siempre es más fuerte, haciendo turnos de mañana y tarde.

¿Qué loYuyo Arelmanngros han disfrutado con este deporte?

C: En el Panamericano de hace dos años, que se realizó en Paraguay, obtuve tercer lugar en categoría sub15 y en doble competimos Yuyo y yo juntos, donde  logramos el segundo lugar. Después, ese mismo año, fuimos al Sudamericano en Cochabamba, Bolivia, y en esa oportunidad ganamos el primer lugar por equipo, algo histórico para Chile.

Y: En el campeonato de Paraguay obtuve el primer lugar sub15 y, lo que dice Camilo, ganar el primer lugar por equipo en Bolivia fue algo maravilloso. También,  he participado en hartos sudamericanos, en Estados Unidos, Alemania y Holanda.

Cuando participan en conjunto, ¿cuál es la clave de un buen partido?

C: El trabajo en equipo, si el otro falla poder hablar para solucionar el problema, y también la garra, el esfuerzo y darlo todo, eso es lo importante.

Y: Por ejemplo, la experiencia que tuvimos en Paraguay como pareja y poder obtener el segundo lugar, la clave fue la comunicación, entender el juego de cada uno y tratar de formar un partido conveniente para los dos.

¿Cómo es el ambiente en cada competencia?

C: Viajan jugadores de muchos países y el ambiente que se genera es muy bueno, porque pese a que es competitivo, después de los partidos todos somos amigos.

¿Y la experiencia de competir en otros países?

Y: Es muy gratificante, previo a la competencia está el nerviosismo pero eso se controla cuando uno está jugando. Y sí, los campeonatos son increíbles, ver a jugadores de alto nivel y cómo se ha masificado poco a poco este deporte es genial.

¿Quiénes son sus ejemplos a seguir en este deporte?

C: Miguel Ángel Rodríguez, un jugador de Colombia que llegó a ser el cuarto del mundo, ahora está en la sexta posición a nivel mundial. Es un deportista muy dotado físicamente y también a nivel mental, que es lo principal.

Y: En mi caso, me gusta Ramy, un egipcio que se dice que él cambió la forma de ver el squash, es tres veces campeón del mundo y ganó una vez el British Open, que es el campeonato más grande que hay en squash. Más que nada me gusta su juego, también se dice que hacía magia mientras competía, es alguien que a uno lo motiva.

¿Qué aprendizajes les ha traído este deporte?

C: Primero que todo, la perseverancia y la constancia, entrenar todas las semanas, organizarse bien con los tiempos, seguir siempre con el entrenamiento porque son duros, pero todo da fruto a futuro.

Y: La constancia es súper importante, porque si uno quiere tener logros realmente debe ser constante, sin esta no se podría seguir.

Durante este mes de junio se presentarán ambos en el Panamericano Junior en Toronto, ¿cómo se están preparando y cuáles son sus expectativas?

Y: Yo me vine a Nueva Zelanda de intercambio, así que me encuentro entrenando para la preparación a Toronto con un club que se llama Squash XL y también en el colegio.

C: Mi expectativa para el Panamericano Junior es dar lo mejor de mí. Este es un campeonato sub19 y yo tengo 15 años, por lo tanto no voy con las expectativas altas de ganar, sino que de sumar experiencia, conocer a nuevas personas, ver distintos estilos de juegos y aprender.

Por último, ¿cuáles son sus proyecciones?

C: Seguir con el entrenamiento hasta que egrese del colegio e idealmente estudiar en otro país y poder representar la universidad en algunos campeonatos. Y si es que se da la posibilidad, poder competir a nivel profesional.

Y: En mi caso, seguir entrenando hasta egresar de cuarto medio, luego postular a becas y la idea es mudarme a Alemania ya que allá se juega una serie de liga europea que te permite estar en el ranking profesional. Eso sí, siempre mantener el lado académico y nunca dejar el área deportiva que es lo que a mí me encanta.

Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar