Al 100

Marcelo Troncoso: un triatleta todo terreno

Este joven deportista maulino ha comenzado a destacar en la práctica de este exigente deporte. Con talento, dedicación, esfuerzo y mucho amor propio se instaló en Europa para poder competir en pruebas de alto nivel y en su debut en la distancia Full Ironman (3,8 km. de natación, 180 km. de ciclismo y 42,2 km. de trote) tuvo una exitosa participación, incluso sorteando un accidente donde rompió su bicicleta y debió recibir atención médica. Mientras, acá en Chile sus papás recibieron su título de profesor de Educación Física, carrera que a la par y con mucho trabajo, logró sacar adelante. “Solo aquellos que se arriesgan a ir demasiado lejos, pueden descubrir qué tan lejos pueden llegar”, es la frase que refleja el espíritu de Marcelo.

Marcelo Romario Troncoso Silva tiene 23 años, es hijo de Marcelo Troncoso Encina y Lilian Silva Villagra y es el menor de tres hermanos. Su familia es del sector de Bobadilla, comuna de San Javier en la Región del Maule. Acaba de recibir su título de profesor de Educación Física, carrera que estudió en la Universidad Autónoma de Chile, y es triatleta.

Por estos días, Marcelo está en Europa, hasta donde viajó con mucho esfuerzo para poder competir en pruebas más exigentes. Una forma de probarse y vaya que lo consiguió. “Hace 37 días ni siquiera pasaba por mi cabeza correr un Ironman. No tengo la edad, el desarrollo muscular ni las lucas para pagar una inscripción, pero me llegó una invitación para competir en el Challenge Roth de Alemania. No supe al principio si tomarla, pero no podía darme el privilegio de decir que no. De la nada fueron dándose las cosas, Ángelo Hettich Klan me recibió y entrenó conmigo compartiéndome su experiencia en carreras Ironman. No tenía el entrenamiento así es que dije si corro en Kazajistán, donde obtuve un primer lugar, y siento buenas sensaciones podría llegar a meta en este Challenge. Si me hubiesen dicho que con una preparación de 35 días iba a ser finisher de un Ironman quizás lo hubiese creído, pero si me hubiesen dicho que haría mi primer Ironman sin jamás haber nadado los 3,8 km de una vez, hacer una contrarreloj de 180 km. en bicicleta a más de 35 km/h y después correr mi primera maratón de 42.2 km. y todo eso en menos de 10 horas, no lo hubiese creído nadie. Menos si al primer kilómetro de ciclismo me estrello contra un árbol porque una persona se cruzó y destrocé la rueda en tres partes, sufrí múltiples heridas y quedé con un dedo fuera de lugar, perdí 20 minutos entre asistencia médica y la búsqueda de una nueva rueda, y además con la organización pidiéndome abandonar la carrera, pero ellos no sabían todo lo que me costó llegar hasta allí, así es que seguí adelante con el temor que al bajarme de la bicicleta no pudiera correr, pero intenté mantenerme concentrado y pude hacerlo, quedando a escasos ocho minutos del podio”, relató Troncoso.

Sin duda, una historia que demuestra la entereza de este joven deportista y sus ganas por conseguir logros y cumplir sus sueños, unos que comenzaron desde muy pequeño cuando quedó maravillado con este deporte.

 

¿De dónde surge el interés por la práctica del triatlón?

Una vez mi mamá fue a Pucón por trabajo y fui con ella. Tenía unos siete años y fue justo la semana de la carrera del Ironman allí. Desde ese día jamás olvidé lo que tuvieron que hacer los atletas. Más tarde, mientras cursaba mi tercer año de universidad en la carrera de Educación Física veía que tenía dos opciones, carretear y estudiar, o volver a entrenar y estudiar, ya que mientras estaba en la enseñanza media me dediqué al atletismo en el último año, pero decidí ir más allá, aprendí a nadar, la bicicleta era relativamente fácil y el trote era mi fuerte. Ahí comenzó todo.

 

¿Cómo tomó forma la idea de dedicarte a tiempo completo a este deporte?

Hubo meses que entrenaba, sacaba mis estudios universitarios y trabajaba part time haciendo talleres deportivos. Nunca me he dedicado a tiempo completo a este deporte, me gradué de Educación Física a fines de junio, ceremonia a la que no pude asistir ya que estoy en Europa, y si logró juntar el dinero que estamos tratando de reunir estaría 24/7 con mi cabeza en el triatlón preparando el mundial que es los primeros días de septiembre en Sudáfrica.

 

¿Cómo has complementado la práctica del deporte con los estudios?

No es fácil, en la universidad me las arreglaba para cumplir con todo y salí con distinción máxima. Si uno de verdad quiere siempre habrá tiempo, es cosa de ser organizado. Mi lema era un proyecto sin planificación es solo una idea.

 

¿Cómo es la preparación física y mental para la práctica de este deporte?

El triatlón es un trabajo duro, no son solo tres deportes, tienes que hacer preparación física, kinesiología, respetar los tiempos de recuperación, entre otras cosas. Físicamente tienes que planificar muy bien para no caer en sobrecarga y terminar lesionándote.

 

¿De qué forma enfrenta Marcelo Troncoso un día normal de entrenamiento?

Un día puede ser de dos a tres deportes y se va alternando con preparación física. Un sábado o domingo, que es donde hay más tiempo, suelo hacer las transiciones, unos 100 km. de ciclismo con series fuertes de 20 minutos y descanso de tres minutos. Luego dejo todo arreglado y me cambió al running, ahí pueden ser 5 km. muy intensos o ya hacer una transición larga de unos 15 a 23 km. A esto se le puede agregar la natación en la mañana muy temprano.

 

¿Qué apoyo has tenido para entrenar y competir?

Mis padres y mi trabajo han sido las principales fuentes para cubrir los gastos económicos, pero también hay marcas que me han ayudado con sus productos como BMC Sportxperts que me presta un bicicleta de competición, Erdinger Alkoholfrei con ropa deportiva, Apax con algunos suplementos, también me ahorré el dinero del traje de agua Xterra Wetsuits y ahora último la Municipalidad de San Javier me apoyó para llegar a Europa. Sin embargo, los gastos que me dejan fuera de competencias importantes son cubrir inscripciones, pagar tickets aéreos y los hoteles en cada parte que haya que competir, eso es lo que no me deja avanzar hoy.

 

¿Cuáles han sido los principales logros que has obtenido?

A nivel nacional tengo muchos logros conseguidos, pero los últimos conseguidos fuera del país, principalmente en Europa, son los que más me han hecho darme cuenta que esto es lo mío. Por ejemplo, el segundo lugar AG Ironman 70.3 en Ecuador, el campeonato nacional fecha 1 Duatlón Federado, el primer lugar AG Ironman 70.3 en Astana, Kazajistán, el cuarto lugar AG en Challenge Roth, Alemania, que fue además mi debut en la distancia Full Ironman (3,8 km. de natación, 180 km. de ciclismo y 42.2 km de trote).

 

Con esos logros, ¿cómo te proyectas en este deporte?

Tengo miedo a decir mis proyecciones ya que el factor económico me tiene en las cuerdas. A poco del mundial no consigo financiamiento ni siquiera para el ticket aéreo. Lo que sí tengo claro es que oportunidad que tenga de poder competir me la tomaré muy profesionalmente y daré lo mejor de mí.

 

¿Piensas de alguna manera vincular lo que estudiaste con la experiencia obtenida en la práctica del deporte, ahora, a mediano o a largo plazo?

Sí, claramente van de la mano mis estudios con el triatlón. Cuando yo empecé a hacer triatlón no tenía a quién preguntarle cómo debía empezar, los materiales que debía comprar, cómo entrenar cada disciplina. Nada, todo lo busqué en Internet y mi intención es que esto no le pase a nadie en la región por lo que ya me encuentro trabajando en abrir un team de triatlón en Talca con entrenamientos integrales para quien tenga las ganas de conocer y deleitarse con este lindo deporte. Tendré gente desde los ocho años en adelante y sin tope de edad, porque mientras más seamos mejor y más rápido avanzaremos según los objetivos de cada persona, que pueden ir desde salir del sedentario, terminar un triatlón ya sea de corta o larga distancia y por qué no tener alguno que nos represente en el alto rendimiento.

 

¿Qué has aprendido de este deporte y qué es lo que te ha permitido hacer?

Me hizo madurar principalmente en no ser tan ambicioso y planificar todo lo que hago. También aprendí que todo lo que uno se propone en la vida es posible en la medida que sea responsable y persistente. El triatlón me ha enseñado el mundo, tener la necesidad de aprender idiomas, al menos las cosas básicas, pero el inglés no puede fallar. Me permite también demostrarle a mucha gente que independiente de donde uno venga, con trabajo serio es posible lograr cualquier cosa.

 

¿Cuál sería el mensaje que podrías transmitir a quien quiera dedicarse a este deporte?

Lo primero es concretar la idea, no pensarla mucho y ponerse a entrenar, ese es el paso más difícil. Una vez inscrito en una carrera no hay vuelta atrás y no se podrá salir tan fácil de este deporte ya que no se toca un techo, siempre hay algo más que mejorar. Mi frase es ‘solo aquellos que se arriesgan ir demasiado lejos, pueden descubrir qué tan lejos pueden llegar.

 

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar