Al 100

David Rojas y Priscila Alvarado, fisicoculturistas

La pasión por el cuerpo perfecto

Esta pareja de deportistas talquinos ha cosechado triunfos importantes a nivel nacional en una especialidad que si bien no goza de la atención y recursos de otros deportes, ha ido ganando terreno fundamentalmente gracias al esfuerzo y la dedicación de quienes compiten. David y Priscila definen bien aquello con la conocida frase “por amor al arte”, una afirmación que a pesar de todo encierra el deseo de estos deportistas que el fisicoculturismo se masifique, se difunda y se apoye cada vez más.

¿Cuándo parten interesándose por esta disciplina?

David: “Yo empecé a alrededor de los 21 años. Había salido hace poco de enseñanza media y justo abrió un gimnasio al lado de mi casa. Empecé a entrenar tres veces a la semana y luego cinco, con lo que comencé a generar pequeños cambios en mi cuerpo, pero llegó un momento en que quedé estancado y ahí empecé a involucrarme más en este tema y a invertir para que una persona me guiara en las comidas y en el entrenamiento. Ya no lo miré como un pasatiempo”.

Priscila: “Yo llevo cinco años y me inicié más que nada por generar un cambio de hábito. En ese momento tenía algo de depresión e insomnio y antes de ocupar medicamentos, fue un psiquiatra quien me aconsejó que hiciera algún deporte. Busqué un gimnasio y el primer año quise bajar de peso, harta máquina y trabajo cardiovascular pero nada de musculación, hasta que conocí a una chica que ya se había dedicado a este tema y me enamoré de su cuerpo y dije ‘quiero tener un cuerpo así’, pero todo partió por un tema netamente de salud”.

¿Qué les llamó la atención de esta disciplina?

David: “Siempre me llamó la atención y siempre quise como llevar mi cuerpo al 100 %, ver lo que estaba escondido detrás de esa capa de grasa que tenía. Ahora he visto buenos resultados en la competencia, me ha ido bien y quiero seguir mejorando”.

Priscila: “Yo me inscribí en un gimnasio donde hombres y mujeres se dedican al tema competitivo y por eso empecé a engancharme de eso y del desarrollo del cuerpo. Empecé de a poco a probar que el entrenamiento anaeróbico, de gimnasio, me dejaba una satisfacción personal, una energía renovada, salía mucho más alegre, para mí el gimnasio es una droga accesible porque constantemente me entrega bienestar, me siento con otra mentalidad”.

¿Pero imaginaron cómo iban a ser desarrollar esta disciplina que exige mucha constancia y organización?

David: “Sí, es verdad, exige disciplina y una vez que logras superar tantas pruebas para llegar al subirte al escenario cuando compites, que eso ya como lo más difícil que vas a hacer en tu vida y ya después cualquier cosa que te propongas lo vas a lograr. El culturismo no solamente te entrega un físico llamativo sino que también te entrega otro valores como la disciplina, el orden, un método, es decir, factores que pueden ser positivos en tu vida”.

Priscila: “Hay un orden que le das a esta estructura de dieta que tenemos que llevar diariamente más el trabajo en el gimnasio. Hay un orden completo y ese orden lo pasas a tu vida normal, en general, en todas las cosas que tienes que hacer”.

¿Y cuándo sienten la necesidad de competir y probarse arriba del escenario en que se presentan?

David: “Llevaba tres o cuatro años en el gimnasio y ya había construido un físico llamativo, entonces la gran mayoría de la gente me decía que compitiera, pero no me llamaba la atención. Un día fui a ver una competencia y ahí fue como que me picó más el bichito y empecé a competir”.

Priscila: “Hay una satisfacción personal solamente, que todo tu trabajo y esos obstáculos que se van presentado en la preparación durante el período competitivo se ven recompensados al lograr llegar a la tarima, y competir con más atletas y obtener buenos es solo una satisfacción personal, como se dice `por amor al arte` porque en Chile está claro que este deporte no es tan valorado por temas específicos que ocurrieron hace mucho tiempo cuando las cosas se hacían de otra forma, pero hoy no se sabe que hay una evolución, no hay riesgo de salud, por ejemplo, nosotros tenemos un preparador que es nutricionista deportivo que se preocupa de todos los aspectos para competir adecuadamente”.

¿Cuáles han sido los logros que han tenido compitiendo?

David: “Yo empecé compitiendo en el año 2007-2008 y en mi primer torneo saqué tercer lugar. Luego seguí compitiendo y empecé a ganar, siempre primeros lugares en mi categoría. En este tipo de torneo, luego juntan a todos los ganadores de las respectivas categorías y sacan a un campeón general. Los tres primeros años gané mi categoría y después, por siete años consecutivos, gané el overall, y en 2018 gané el campeonato nacional e internacional que se hizo el mismo día en Santiago, es decir, soy el actual campeón nacional. Como premio no recibí nada monetario, pero sí un carnet que certifica que soy culturista profesional, que finalmente no acepté porque tampoco tengo el nivel como para competir con los culturistas profesionales que ya tienen un nivel mucho más alto y donde se necesita otro tipo de dietas, donde hay que invertir más plata porque para tener un buen físico hay que hacerlo. Ese ha sido mi mayor logro”.

Priscila: “Yo partí mi primera competencia en una federación más chiquitita. Yo soy personal trainer, recibí una certificación de entrenador personal y partí por ahí primero y luego compitiendo en 2016 donde igual gané mi categoría. Actualmente estamos compitiendo en la federación más grande de fisicoculturismo y fitness de Chile, la que hace la mayor cantidad de torneos regionales y nacionales, y en la cual el primer año no tuve ningún logro, pero en 2017 logré ganar mi categoría que es wellness, con clasificación y parámetros de lo que yo tengo que crear que es algo similar al cuerpo de la mujer brasileña, así es que me gusta bastante. El año pasado competí en Viña del Mar y Talca, ganando mi categoría, y luego en el Nacional saqué el tercer lugar que para mí igual fue un gran logro porque el nivel de las chicas es muy bueno”.

Pero aparte de competir, también enseñan. ¿Por qué se deciden a entregar sus conocimientos a otras personas?

Priscila: “El motivo principal es lograr que se masifique este deporte y nuestro objetivo siempre hacia la gente que enseñamos es inculcarles que todo esto tiene beneficios de salud, de estética, a la mujer le sirve mucho para mejorar su personalidad. Y lo otro es netamente porque ya estamos ligados a esto debido al mismo tema del gimnasio y nuestro tema competitivo, además que vendemos suplementos nutricionales, ya concretamos nuestro negocio y todo es una relación de lo que vivimos y lo que nos gusta hacer, e impartir clases obviamente nos permite generar nuestro dinero”.

¿Cuáles son las proyecciones que tienen a futuro?

David: “Este año no participamos del campeonato en Talca porque no nos estamos preparando para competir. Hace poco tuvimos un accidente en auto, nos chocaron y perdimos nuestra inversión y eso nos desmotivó y para competir hay que estar 100 % enfocado, tener una buena situación económica y la mente despejada, y en este momento no estamos en esa situación”.

Priscila: Como fue lamentablemente un accidente, obviamente ahora necesitamos dedicarnos a trabajar y recuperar los recursos. En este caso, tener nuestra mente enfocada en continuar con nuestra vida porque el resultado de este accidente deja la competencia un poco de lado.

¿Cómo les gustaría que se desarrollara la disciplina en el país o en la región?

David: “Que hubiera más apoyo para algunos deportistas. En mi caso jamás he buscado alguna ayuda, no soy de esa idea. Si la ayuda llega, bienvenida. De hecho, tengo auspiciadores que me apoyan con suplementos y otros elementos que se necesitan para competir, y que llegaron luego que gané el campeonato nacional. Tengo amigos de otras ciudades que no han ganado muchos torneos y tienen ayuda de las municipalidades; acá jamás alguien se me ha acercado para saber en qué estamos”.

Priscila: “Ni siquiera saben que existe acá un campeón nacional, que se hace fisicoculturismo. Creo que lo que hace falta más que nada para este deporte, en general, en todas las regiones, es la difusión.

¿Están contentos practicando esta disciplina?

Priscila: “De todas maneras, porque es por amor al arte y si lo hago así, con sacrificio, es a pesar  que sabes que no vas a ganar nada, solo un trofeo o una medalla, y el reconocimiento dentro de este submundo de seguidores. Creo que ya después de eso no hay nada que no pueda gustarte”.

David: “Sí, de partida por todos los logros que hemos tenido y porque uno obtiene del deporte solo beneficios, entonces yo llamo a la gente a que haga cualquier tipo de ejercicio, lo que le guste, porque eso lo va a sacar del esquema diario y va a influir de manera positiva”.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar