Al 100

Boxeo. Más allá del KO

Es un deporte tradicionalmente muy estigmatizado, pero que con los años se ha ido abriendo camino dentro y fuera del ring y hoy concita un interés muy transversal, desde niños a adultos, ya que ser boxeador no es sinónimo de ser un golpeador, sino un deportista integral que obtiene grandes beneficios físicos y psicológicos en la práctica de esta disciplina.

Es el caso de dos destacados exponentes, tanto de Maule como de Ñuble, con quienes conversamos para conocer el cuadrilátero desde dentro…

  • Miguel Véliz Correa: “El boxeo me apasiona y quiero proyectarme al boxeo profesional”

Este boxeador de 28 años, categoría 91 Kg., perteneciente a la Federación Chilena de Boxeo – IND e integrante del equipo nacional de la disciplina en el Comité Olímpico de Chile en su Centro Deportivo, es Ingeniero en Ejecución en Informática y Computación de la Universidad Católica del Maule, pero tiene una historia ligada al deporte de los puños muy particular, bajo el seudónimo de “El Ogro”…

¿Cómo comenzó tu gusto por el boxeo?

A los 16 años, recuerdo que fui el típico gordito de la clase y estaba buscando una actividad para realizar que me permitiera bajar de peso. Creo que con tantas películas de “box” que vi me entusiasme con este deporte y, sin que lo supiera mi familia, me inscribí gratis en un gimnasio. Me puse fanático y no dejé de ir más…

¿Qué fuiste aprendiendo?

Al principio lo hice en el anonimato, sin que supieran en mi familia y el colegio. Lo que sucede es que siempre fui de bajo perfil. El primer cambio que noté es que comencé a bajar de peso y a desarrollar confianza para afrontar los desafíos de la vida. Además, con el tiempo, me di cuenta que me ayudaba a concentrarme en los estudios.

¿Cuán importante es trabajar una buena técnica?

Es importante, hay que saber cosas claves, pero es bueno tener en claro que una buena técnica no garantiza ganar. El buen boxeador es una mezcla entre técnica y táctica. Ambas cosas ayudan a una mejor ejecución de los golpes para que tengan efectividad y no se desgaste energía.

¿Cuándo fue tu primer combate?

A los 6 meses desde que comencé a entrenar. Me costó encontrar oponente por la dificultad de mi categoría (peso pesado), pero cuando se dio me puse muy feliz. Fue el comienzo de un amor por este deporte que es mucho más que tirar golpes.

¿Qué dijo tu familia?

Como dije anteriormente, mi familia no sabía, me costó decirles, sobre todo por los estigmas que hay en torno al boxeo, pero cuando le conté a mi mamá y me fue a ver pelear eso cambió. Sentí su apoyo ya que se dio cuenta que la práctica era muy segura, con árbitro, cabezales, cuenta de protección para el deportista. Así que al final no tuve mayor problema.

¿Cuántos combates tienes a tu haber?

Tengo 110 combates, la mayoría son victorias (80%) y aproximadamente 70 de ellos fueron a nivel internacional. Afuera se me hizo complicado porque me he enfrentado a campeones y medallistas olímpicos.

¿Cuáles son las áreas esenciales de un buen entrenamiento?

Hay 3 cosas fundamentales que un boxeador tiene que tener en claro. Correr mucho, pegarle al saco como si no fuera tu amigo y hacer sparring para enseñar las técnicas con diferentes condiciones (contrincantes más altos, chicos, zurdos, más fuertes, más rápidos, etc.).

Aquí en el Centro Deportivo del Comité Olímpico de Chile, practico con Jesús Martínez, entrenador cubano en doble jornada, de lunes a viernes desde las 10:00 a 12:30 horas y desde las 17:00 a 19:30 horas. Sábados en la mañana.

¿Qué rol juega la alimentación en el rendimiento?

Es clave porque uno tiene que hacer un peso y mantenerlo. Lo óptimo es conservar un cierto porcentaje de grasa y no pasarse de los 3 kilos sobre la división en la que se combate.

En cuanto a lo que se debe consumir y lo que no, es un tema bien variado, ya que depende de cada organismo, pero hay elementos generales como dejar el azúcar, los carbohidratos y el alcohol, en cambio sí hay que consumir mucha fruta, verduras y carne.

Cuéntanos brevemente sobre tu trayectoria

Fui Campeón Nacional Juvenil y Adulto en los años 2007 y 2008 respectivamente, además he representado a Chile en diversas competencias internacionales y donde destacan la medalla de plata en los Juegos Bolivarianos de 2013 Trujillo-Perú, medalla de plata en los Juegos Suramericanos de 2014, en Santiago de Chile y la medalla de Bronce en los Juegos Panamericanos de 2015 en Toronto-Canadá.

Asimismo, he competido en diversos países como Venezuela, Perú, Kazajistán, Cuba y Ecuador, por nombrar algunos. Lo importante es que a partir del 2013, cuando terminé mi carrera profesional, me he dedicado 100 % al boxeo con excelentes resultados, donde he ganado oro, plata y bronce; siempre en los primeros lugares. Todo ello gracias también al apoyo financiero de la Federación y al Comité Olímpico.

¿Cómo has logrado compatibilizar estudios y deporte?

Estudié Ingeniería en Ejecución en Informática y Computación y la verdad fue muy complicado compatibilizar ambas cosas por la exigencia que representaba. Fue ahí donde durante el 2012 me dediqué totalmente a sacar mi carrera (hice un paréntesis de un año) y a partir del 2013 retomé el camino del boxeo.

¿Admiras a alguien dentro del boxeo?

Siempre ha habido referentes, pero la verdad es que yo quiero ser un referente para las nuevas generaciones, siendo campeón mundial. Para eso debo ser integral en todos los ámbitos de mi vida. Ese enfoque, con responsabilidad y esfuerzo, se lo debo a mi madre, quien me inculcó todos esos valores a mí y a mis hermanos (tres), quienes también están terminando sus carreras.

¿Tienes algún apodo?

Al principio no tenía sobrenombre y yo mismo me coloqué “El Ogro”, ya que significa que soy temible dentro del ring y me representa mucho.

Además das charlas, seminarios y clases…

Desde mis medallas en los Juegos Panamericanos muchas personas me contactaron a dar charlas a niños de 3º y 4º medio. Ha sido una experiencia maravillosa, ya que además de hablar de boxeo, aprovechaba de contarles sobre mi vida, lo que significa ser deportista, todo ello con el fin de ser una inspiración para los jóvenes. También dicto seminarios para deportistas de otras artes marciales, donde conjugo técnica de boxeo y experiencia de vida. Es una instancia que me gusta y me reconforta.

Por otro lado, actualmente estoy dando clases en un gimnasio santiaguino todos los días, dirigido principalmente a personas que quieren practicar “box” como algo recreativo y entretenido, que cuide su salud.

¿Cuáles son tus metas personales?

Quiero ir a los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020, ya que creo que se me abrirían muchas puertas. Tengo toda la convicción de que puedo lograrlo y estoy trabajando duro para lograr esa meta.

¿Qué mensaje les enviarías a los jóvenes que gustan por el boxeo?

El consejo que siempre doy es que elijan el camino que les gusta. En mi caso yo quise ser deportista y es algo impagable. Cuando se es joven se puede ser lo que uno quiera. La vida es ahora.

http://www.miguelveliz.cl

https://www.youtube.com/channel/UC_WLEDQON0SUl7dbcm8zQMQ

@VelizBoxing

 

  • Francisco Javier Corvalán Andana: “Quiero formar campeones nacionales de Ñuble para Chile”

Este joven púgil de 30 años, nacido en Santiago pero con raíces profundas en Ñuble, no solo ha sido destacado como deportista en esta disciplina sino que además ha cultivado una profunda vocación formadora que lo ha llevado a ser pionero del renacer del boxeo en Chillán.

¿Por qué boxeo?

Partí a los 13 años haciendo deporte ya que siempre me gustaron las artes marciales y en los noventa estaban de moda las películas de ese género. Al principio, practiqué kung fu, karate, pero en un momento me entró el bichito de probar con el boxeo para saber un poco más. Ahí descubrí que no es solamente tirar golpes, sino que se trabajaba una serie de aspectos como el desplazamiento, el trabajo técnico-táctico y lo psicológico.

¿Cómo partiste?

Recuerdo que partí en Talca de niño y a los 19 años me fui a Iquique durante una temporada, después me vine a Chillán donde no había nada, la verdad fui un pionero en esta tierra en relación a trabajar por el renacer de boxeo en Chillán, mientras paralelamente estudiaba la carrera de preparador físico.

Así nació el Club Olimpo Chillán, a través del cual comencé a buscar apoyo para implementarnos, entre eso el apoyo de la subvención municipal. Recuerdo que al principio organizamos veladas boxeriles muy concurridas donde contamos con la visita de Carlos Cruzat y seleccionados nacionales como Miguel Véliz.

Con el tiempo, invitamos a más ciudades para establecer vínculos de cooperación y actualmente somos la Asociación de Boxeo de Chillán, luego de abrir dos clubes más.

Cuéntanos sobre tu trayectoria

Compito en la categoría 6.4 (boxeo olímpico) y he estado en campeonatos nacionales e internacionales, siempre los primeros lugares. Conozco todo Chile y también he competido en Argentina.

Formas boxeadores y das clases a todas las edades

Sí, la edad ideal para partir entrenando es a los 12 años, con el objetivo de proyectar una carrera a largo plazo, pero siento que los jóvenes necesitan de una motivación extra, me ha sucedido con un par de prospectos que han tenido condiciones pero han carecido de constancia. En cuanto a los adultos, estos son todo lo contrario, más entusiastas y responsables. 

¿En qué consiste el entrenamiento?

Calentamiento general, movilidad articular, estiramiento, calentamiento específico (se trabaja la técnica), desplazamiento, parada de combate, rapidez, resistencia, reflejos, sparring, etc., todo muy gradual.

¿Cuál es el aspecto más importante para proyectar una buena carrera?

La coordinación sin dudas, entre más coordinada la persona, más rápido le resultan las cosas, sobre todo si quieren proyectar una carrera exitosa dentro de este deporte.

¿Cómo se manera la presión y la ansiedad de un primer combate?

El primer combate es siempre el más complicado por la adrenalina con que se vive, pero la idea es guiar a los chicos de buena forma, que hagan lo aprendido sin presión. Son tres rounds intensos y exigentes, ya que hay mayor cantidad de golpes.

¿Cuánto entrenas a la semana?

De lunes a viernes, 4 a 5 veces. Es una hora y media de pesas, con pocas repeticiones y harto peso, y el resto técnica con todos los otros aspectos antes mencionados.

¿Cuáles son los beneficios de su práctica?

En cuanto a los resultados físicos, el boxeo entrega resistencia, rapidez, tonificación muscular, pérdida de grasa, reflejos y movilidad. Desde lo psicológico mejora la confianza, además que desestresa y se desarrolla más autocontrol.

¿A quién admiras?

Referente de vida Muhammad Ali, mejor deportista del siglo XX, en cuanto a técnica, Vasyl Lomachenko, boxeador ucraniano y medallista olímpico.

¿Cómo te proyectas?

Quiero ser campeón representando a Chillán, siento que falta más disciplina y talento para conformar un equipo chillanejo que sea competitivo (formar dos o tres campeones), pero no es imposible. Quiero trabajar para llevar a nuestra ciudad a lo más alto. Además ser entrenador nacional.

¿Cuál es la indumentaria que se utiliza?

Básicamente cabezales, vendas deportivas, guantes de 12 onzas más acolchados, protector bucal, zapatillas ligeras y cómodas que no se adhieran mucho a la lona.

Facebook: Boxeo Olimpo Chillán

Facebook: Francisco Javier Corvalan Andana

Etiquetas
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar