Al 100

“Bajo el agua conocí un mundo muy diferente y me fascinó”

Hugo Garrido, buzo y cazador marino

“Un día andábamos con mi papá en el río Itata, él me preguntó si ya sabía nadar a lo que contesté que no, sorpresivamente me lanzó al agua y yo a su sorpresa no salí a flote, pues nadé por debajo. Esa fue mi primera experiencia y desde ese entonces me llamó la atención el buceo”.

Hugo Garrido

Hugo Garrido transformó el buceo en la pasión en su vida, deporte que por 15 años estuvo lejos de sus actividades pero que desde hace tres años volvió a ser parte fundamental de su diario vivir.

Si bien, Hugo a sus 43 años trabaja de manera independiente, su profesión es de acuicultor, una carrera que le permitió desarrollar sus inicios en la práctica de buceo y caza submarina. “En la Universidad del Mar tenía una práctica de buceo, donde nos facilitaban equipo, buses para salir entrenar y todo lo necesario”, explicó el deportista.

Además agregó que “teníamos un club con personalidad jurídica, que nos permitía hacer varias cosas, eso fue entre 1997 y 2000. Tener todas las condiciones necesarias para practicar fue una gran ayuda ya que no teníamos problemas para movilizarnos, tener el equipamiento necesario y el apoyo logístico”.

Gracias al desarrollo que tuvo mientras estudiaba, Hugo logró ser tres años consecutivos el mejor deportista de la casa de estudios viñamarina.

 ¿Por qué decidiste estudiar Acuicultura?

“Entré a esa carrera por la cercanía con el mar, siempre me ha gustado el mar y la carrera en sí, es básicamente hablar de agricultura pero en el agua y para desarrollarla hay que tener dominio de ciertos requisitos, como por ejemplo bucear”.

 Estuviste 15 años alejado del deporte, ¿a qué se debió ese receso?

“Cuando regresé a la región del Biobío continué practicando en la Universidad de Concepción con el profesor Veloso, incluso hicimos un encuentro de buceo apnea en el Tranque de Coihueco, pero después del 2001 me alejé de la práctica, debido al trabajo, la lejanía del mar, aunque tenía el tranque cerca, que es un muy buen lugar para practicar apnea, pero también fui perdiendo la condición física, entre otros factores de ese entonces”.

Ahora, enfocado 100% en continuar practicando este deporte, Hugo, fue enfático en lo que genera esta disciplina en su vida. “Cuando uno toma la decisión de practicar buceo, inmediatamente te fascina, ya que descubres otro mundo, la sensación de libertad es increíble, estar en el fondo del agua es alucinante. Es una pasión que después no se puede dejar”.

 ¿Cómo se divide el buceo?

“Se divide en dos áreas, el buceo apnea y el buceo autónomo. En el buceo de apnea existen subdivisiones, está el de deporte donde hay diferentes categorías dependiendo de la bajada libre vertical u horizontal. La otra subdivisión es la caza submarina o recolección de peces y la apnea estática, en esos casos uno se sumerge y en la misma posición abajo del agua aguantas la respiración, en esa categoría el máximo de tiempo mundial de una persona sumergida es de 24 minutos. Y en el buceo autónomo está el deportivo o de turismo y semiautónomo”.

 ¿Qué implementos se necesitan para practicar buceo?

“Apnea se realiza con un equipo que consta en traje, snorkel, aletas y cinturón de plomo. Esta área se desarrolla sin equipo de respiración, ya que uno logra sumergirse con la respiración propia, es decir, haciendo apnea.

En la caza submarina se utiliza el mismo equipo pero acompañado de un arpón, que puede ser de acción neumática, es decir, con un elástico, y otro por presión por resorte, que va a una varilla de acero o metal rígido que va enganchado en una pistola; una boya, un chinguillo que es un tipo de malla para juntar las especies recolectadas y un chuchillo como equipo básico de seguridad.

En el autónomo se practica con un traje, que puede ser seco, semiseco o húmedo, además se necesita un equipo donde se acumula aire comprimido, que consta de una botella de acero o aluminio comúnmente de 12 litros, va acompañado de las mangueras, reguladores del aire, un manómetro que mide la presión, una brújula y un equipo de flotación o de compensación.

Y en el buceo semiautónomo de tipo cordón umbilical, se necesita una juca encargada de comprimir el aire que queda en la superficie y se conecta una manguera para que la persona respire bajo el agua”.

Antes, uno de los pasatiempos de Hugo era pescar, sin embargo, cuando comenzó a practicar caza submarina la actividad anterior pasó a segundo plano. “Es una pesca 100% sustentable, no es depredadora porque uno elige la presa. En la pesca tradicional uno puede estar toda una mañana tratando de pescar algo, no lo lograrás y te vas a aburrir, sin embargo, puedes estar esa misma mañana intentando cazar bajo el agua, sin lograr atrapar nada, pero no te vas a aburrir”.

 ¿Cuál es la complejidad de practicar caza submarina?

“Principalmente es que los movimientos son más lentos y debido a la sensación de estar en un entorno que no manejas a la perfección te hace estar en desventaja, por eso debes tener la capacidad de sobrepasar al pez que quieres cazar”.

¿Cuáles son los riesgos que se corre al practicar buceo?

“En el buceo autónomo la mala descompresión es el principal riesgo. Al estar mucho tiempo bajo el agua es necesario hacer paradas cada cierta profundidad antes de salir a la superficie, ya que cuando uno respira nuestros pulmones tiene cierta capacidad que varía según la atmósfera, por ende, hay que tener en cuenta que no es lo mismo respirar en tierra que bajo el agua, pues la densidad del aire aumenta en el mar. Si no se hace una descompresión los riesgos más grandes llegan a ser roturas de los pulmones o tener diferentes enfermedades parotraumáticas. Además, por una mala descompresión, se acumulan burbujas de nitrógeno en el torrente sanguíneo que pueden causar dolores o mareos”.

Un deporte que sin duda, Hugo recomienda realizar pero, eso sí, con algunas recomendaciones. “Es importante destacar que el buceo no se debe hacer solo, por temas de seguridad”.

 ¿Cómo es tu entrenamiento?

“Yo practico este deporte pensando en que hay que tener cierta capacidad de resistencia, la posibilidad de que te acalambres es alta entonces hay que tener estado físico para soportar. Lo anterior implica ir al gimnasio para hacer rutinas para mantener la condición de las piernas, ya que en el buceo las extremidades inferiores son las que se ocupa y los brazos muy poco”.

 ¿Qué certificación tienes en buceo?

“Tengo la licencia de Deportivo Autónomo Profesional experto de la Armada de Chile que me permite bucear hasta 30 metros de profundidad. En licencias internacionales tengo la de los operadores CMAS que es la agrupación de deportes que entrega la certificación. También tengo en PADI que es un operador más masivo internacionalmente, en esa tengo la Open Water de 18 metros y poseo una de especialización de Rescate y de Primeros Auxilios y Cuidados Secundarios enfocados al buceo. Además, tengo la certificación de SSI Advanced Open Water Diver”.

 ¿Es importante tener una certificación para practicar esta disciplina?

“El buceo apnea, antiguamente había que certificarse ahora no se necesita, sin embargo, desde mi experiencia creo que para hacer buceo apnea de caza submarina es indispensable hacer curso.

En el buceo deportivo autónomo sí se exige una certificación, incluso ahora se separó en tres categorías, básico, intermedio y experto, y eso está muy bien, porque anteriormente había solo un carnet y abarcaba mucho”.

Física y psicológicamente, ¿qué se necesita para practicar este deporte?

“Teniendo una cierta condición física se puede practicar. Pero, para optar a un curso se necesita un examen médico que apruebe tu estado y que indique que puedes estar en un espacio confinado, es decir, en un lugar donde estás con una máscara y no puedes respirar por la nariz.

Sin embargo, es muy relativo en cuanto a las capacidades de cada persona, ya que cuando hice cursos estando en la universidad y me tocó compartir con personas que por pensar que era muy buenos para nadar no tendrían problema para bucear, pero, lo que tienen en común estos dos deportes es que están en el agua, ya que ocurrió que al ponerse el equipo y entrar el agua se desesperaban completamente, ya que no eran capaces de soportar el encierro que te proyecta el traje”.

¿Cómo crees que es la proyección de este deporte en Chile?

“En la Caza submarina en Chile somos potencia mundial, en Iberoamérica somos los campeones, tanto individual como en equipo, y a nivel mundial estamos en el cuarto lugar, tenemos tres o cuatro campeones. En esta disciplina estamos muy bien posicionados y data desde los años 70 este reconocimiento.

En cuanto al buceo autónomo o deportivo estamos a años luz de otros países, pero que quede claro que no es por costa o equipamiento, más bien es por cultura, pero se ha ido acortando, ya que en lugares como Valparaíso, Viña Del Mar, Papudo, Pichidangui, Quintay y toda esa zona que son bien turísticas hay centros de buceo”.

 ¿Qué lugares has visitado gracias al buceo?

“La quinta región me la conozco completa buceando de forma recreativa o en campeonatos. En la octava región, ahora participo en salidas con un equipo del centro de buceo “Prosur” que están distribuidos desde Punta de Parra, una playa muy bonita donde se hacen iniciaciones, hasta la península de Hualpén. El punto de salida en la región del Biobío es Lenga y se puede llegar a un naufragio a 22 metros de profundidad, también está Ramutcho una playa muy conocida y hay otras bahías muy bonitas en la región para poder visitar, como Bajo la jibia que es un acantilado que tiene 35 metros.

En cuanto a lugares para hacer caza submarina está la caleta Chome, que es una ex ballenera en la península de Hualpén, ideal para practicar esta disciplina.

El año pasado pude cumplir mi sueño de ir a Rapa Nui, llevé mis equipos para practicar caza submarina y buceo autónomo. Le saqué el jugo a esa visita que fue de una semana. Luego volví en abril y me quede hasta junio y puede aprovechar mucho más, conocí casi todos los puntos de buceo de la isla”.

¿Qué lugar en Ñuble recomendarías para comenzar a bucear?

“La costa de Ñuble no es muy apta para el buceo, pero tenemos el tranque de Coihueco que cuando está lleno tiene buena profundidad y visibilidad para practicar apnea, probablemente se puede hacer autónomo para conocer la cortina de piedra o de iniciación para personas y es un lugar muy bonito para entrenar, pero para ir constantemente o para hacer escuela o cursos no es muy factible. Además, en Ñuble tenemos mucho río, y para practicar buceo apnea es una muy buena opción”.

¿Cuáles son tus proyecciones en el buceo?

“En mis proyecciones está realizar dos cursos más que son de buceo profundo y de navegación, que van de la mano para seguir como guía y terminar con el Diver Master e instructor de buceo, así también, satisfacer algunas necesidades que en la región hay frente al buceo, ya que hace un tiempo me acerqué a Sernatur para plantear hacer un tour operador en diferentes áreas de deporte aventura y poder generar un centro de operación turística”.

Desde tu experiencia como buzo, ¿qué les recomiendas a las personas que quieran comenzar a practicar esta disciplina?

“Si se interesan por hacer buceo deportivo y tienen la posibilidad de ir algún centro, yo les recomiendo que lo hagan, porque será una experiencia que no olvidarán y es una sensación única.

Otra recomendación, es que si piensan en practicar buceo en el mar deben tenerle respeto, pues el mar es muy sabio, uno tiene que ser muy cauto para meterse al agua, no ser soberbio y pensar que porque conocen un lugar lo tienen dominado, uno tiene que mirar, ver el ciclo de olas, tener paciencia y ser consciente de las limitaciones propias. Además, yo recomiendo practicar yoga y disciplinas de control mental, relajación y respiración para tener un buen rendimiento bajo el agua”.

Comentarios
Mostrar más
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar